Editorial

Navarra Suma provoca con las fiestas

17.05.2021 | 01:21
Procesión de Santa Ana en las fiestas de Tudela en 2019.

La presión que ejercen alcaldes de Navarra Suma para que haya festejos taurinos y actividades en semanas festivas es una burda maniobra para embarrar el debate político que no respeta ni los muertos por coronavirus

No vamos a tener el verano en paz. Y no solo por las ganas de "liberarse" de muchos jóvenes, por las nuevas cepas o por los peligros de los botellones. El nacional-ayusismo, una estrategia que se basa en eludir responsabilidades y tratar de embarrar el debate político, ya se ha movilizado en un tema tan serio como es la organización de las actividades socioculturales en los pueblos a lo largo de este verano con una pandemia que todavía no ha tocado a su fin. En estas estaban ayuntamientos y Gobierno foral, ante la recomendación de Salud de suspender las fiestas, en negociar entre ambas partes un acuerdo que dé ejemplo a la ciudadanía, que permita que se organicen eventos y actividades fuera de las fechas festivas, con todos los protocolos de seguridad, para no hacer un llamamiento a las aglomeraciones y evitar el desmadre. Sin embargo muchos alcaldes de Navarra Suma se han desmarcado del acuerdo y piden libertad para que cada municipio tome sus decisiones de forma autónoma. Lo que quieren en realidad es carta blanca para montar unas seudofiestas y enredar, sobre todo enredar políticamente y enfrentar haciendo uso de la pandemia. En realidad, no es la autonomía lo que pretenden defender, ni siquiera dar una imagen de una derecha permisiva de las libertades que, de paso, se gana a la gente más joven que, claro, está ya muy harta de todo y con necesidad de desfogarse. Lo que subyace en realidad es la defensa del sector ganadero y la necesidad de montar bronca para tensionar el ambiente político utilizando de la forma más torticera la pandemia con la excusa de las fiestas y los festejos taurinos. Desgastar a este Gobierno de Navarra al igual que la derecha lo hizo con Sánchez en Madrid, "Si no quieren fiestas, habrá doble fiestas". Es el mensaje que lanzaba vía WhatsApp el alcalde de Marcilla de Navarra Suma a sus homólogos en diferentes municipios riberos en una larga lista en la que participan también concejales de festejos de diferentes localidades. Un mensaje irresponsable y provocador que coincide con la carta que han enviado alcaldes de Navarra Suma a la Federación de Municipios pidiendo mayor flexibilidad y que se permitan festejos taurinos en la calle durante las semanas de fiestas. Saben que existirá una regulación si finalmente se autorizan este verano y que lo suyo es que no coincidan con las fechas festivas. O a lo mejor prefieren que se líe, lo que denota una absoluta in-sensibilidad con las personas que han sufrido y sufren la pandemia y las fallecidas por coronavirus. Cuanto peor para Navarra, mejor.

noticias de noticiasdenavarra