Las universidades, motor de desarrollo de Navarra

10.02.2020 | 06:09

En Navarra acabamos de estrenar nuevo gobierno y contamos por primera vez con una consejería dedicada exclusivamente a las Universidades, a la Innovación y a la Transformación Digital. En los actos de apertura del curso académico en nuestras universidades hemos tenido ocasión de dar la bienvenida a la presidenta y al consejero.

Justamente en estos días, Juan Cruz Cigudosa ha esbozado en el Parlamento las líneas estratégicas en las que piensa asentar su acción de gobierno durante los próximos años. Algunos han cuestionado la creación de una consejería de universidades. Como rectores, pensamos que esta decisión representa un reto y a la vez una gran oportunidad como palanca de desarrollo para nuestra región.

Construir, facilitar, fomentar. Esas fueron algunas de las ideas expresadas en el Parlamento Foral por el nuevo consejero de Universidades. Puede contar con nosotros en esa tarea. Dentro de la pluralidad y diversidad de una comunidad como la nuestra, centrémonos en lo que nos une: un sistema universitario que contribuya al desarrollo económico, social y cultural de la Comunidad Foral.

Recordemos que Navarra posee uno de los mejores sistemas universitarios de España. Lo avala el último informe de la Fundación Conocimiento y Desarrollo, que sitúa a las universidades navarras en segunda posición, solo por detrás de las catalanas.

El informe analiza 73 universidades, 23 áreas de conocimiento y 2.235 titulaciones. Estos rankings evalúan todas las dimensiones de la actividad universitaria. Además de la formación superior (grados y másteres), clasifican según proyectos de investigación, orientación internacional, transferencia de conocimiento y contribución al desarrollo regional. El sistema universitario de Navarra se encuentra casi a la cabeza.

Como en todo, hay que tomar los datos con cautela y evitar la autocomplacencia. Y conviene saber en qué deberíamos mejorar: en aumentar la capacidad de obtener fondos para financiar proyectos de investigación. Si lo logramos, alcanzaremos una posición de liderazgo no solo en España, sino también en Europa y el resto del mundo.

Las universidades en Navarra, además, trabajamos con espíritu de colaboración. Sabemos que juntos podemos ofrecer a nuestra comunidad un servicio que difícilmente prestaríamos por separado. La creación de IDISNA, el instituto para la investigación en Salud en el que participamos las dos universidades, es una muestra de esa sintonía.

Navarra no va a competir ni por economías de escala -no tenemos suficiente tamaño-, ni por costes salariales bajos -afortunadamente los sueldos medios en nuestra comunidad son más altos que en otros lugares del mundo-. Nuestra mejor oportunidad para avanzar -para crear empleo estable y de calidad- la podemos encontrar en la investigación, la creatividad, la innovación y el conocimiento. Y eso significa apostar por el sistema universitario como un verdadero motor del progreso de nuestra región, capaz de impulsar la prosperidad, la cohesión y el desarrollo científico y cultural de Navarra.

Miremos a Madrid, a Cataluña o al País Vasco. En Madrid, la Comunidad ha destinado los últimos tres años 56,6 millones de euros para atraer a 338 investigadores que antes desarrollaban sus proyectos fuera de España.

En Cataluña, la apuesta de la Generalitat por la fundación Icrea (Institución Catalana de Investigación y Estudios Avanzados) ha conseguido 780 millones de euros en fondos para investigación desde que se creó en 2001; en el año 2017 cada investigador ha conseguido 4 veces su coste en financiación externa y ha generado 7,2 puestos de trabajo altamente cualificado.

En 2007, el Gobierno Vasco lanzó Ikerbasque para ayudar a desarrollar la investigación científica en sus universidades. Esta fundación contrata a investigadores permanentes que desarrollan su trabajo en las universidades y centros de investigación de Euskadi. Son 239 investigadores los que integran esta comunidad científica, con 6.429 publicaciones indexadas y 175 millones de euros obtenidos para proyectos de investigación.

¿Qué puede hacer el Gobierno de Navarra? En la línea de las mejores experiencias de otros lugares, puede establecer programas de becas con buenas dotaciones económicas para los estudiantes y fomentar la captación de talento internacional. Esas medidas tienen efecto multiplicador e impacto inmediato.

Junto a la docencia y la investigación, las universidades impulsamos proyectos de promoción social. "Campus inclusivo, campus sin límites" es una actividad organizada recientemente por la Universidad de Navarra y la Universidad Pública de Navarra. Esta iniciativa abre las puertas de las universidades a los más vulnerables: personas con discapacidad o en riesgo de exclusión. María, una de las alumnas participantes, afirmaba hace pocas semanas: "Lo que he aprendido con esta experiencia es que, si quieres, puedes. Que cualquier sueño se puede cumplir".

Las universidades de Navarra aspiramos a servir cada vez mejor a muchas personas. Tratamos de ofrecer una formación de alta calidad e impulsamos avances científicos que benefician a toda la sociedad. Confiamos también en recibir el apoyo necesario para realizar con eficacia estas tareas tan relevantes.

Rectores de la Universidad de Navarra y de la Universidad Pública de Navarra, respectivamente