Vacuna anticovid-19: 'Success story' en Alemania

16.12.2020 | 01:17

El lunes 9 de noviembre, BioNTech de Alemania y Pfizer de EEUU anunciaron que una vacuna para el coronavirus desarrollada por el doctor Sahin y su equipo tenía una eficacia superior al 90% para la prevención de la enfermedad entre los voluntarios del ensayo que no tenían signos y síntomas de haber sido infectados previamente. El 18 de noviembre informaron que su vacuna, BNT162b2, es 95% efectiva, sin serios efectos secundarios, y 94% en personas mayores vulnerables.

Durante meses, científicos y expertos en salud pública han estado diciendo que la parte más crucial de desactivar la pandemia de covid-19 sería el desarrollo de una vacuna segura y eficaz. Así que fue motivo de celebración cuando se anunció tal eficacia de la vacuna en un análisis temprano. Vinieron posteriormente los anuncios de las vacunas efectivas de la sociedad americana Moderna y del laboratorio británico AstraZeneca.

Akiko Iwasaki, una inmunóloga de la Universidad de Yale y un referente en la investigación de vacunas, dijo al New York Times: "Es realmente increíble conseguir estos resultados para personas mayores de 65 años". "Resultados increíblemente emocionantes", dijo Wayne Koff, presidente del Proyecto de Vacunas Humanas.

La pandemia covid-19 se ha cobrado ya casi 1,59 millones de vidas en todo el mundo desde diciembre, y se han diagnosticado oficialmente más de 71,08 millones de casos de infección, generando graves problemas sanitarios, económicos y sociales.

La Agencia Británica Reguladora de Medicamentos (MHRA) autorizó su uso el 2 de diciembre y se empezó a dar el 8 de diciembre, llamándole V-Day, siendo Margaret Keenan, a punto de cumplir 91 años, la primera en recibir la vacuna de Pfizer-BioNTech. La Agencia Europea de Medicamentos tiene previsto aprobar su uso a finales de año. EEUU aprobó su uso el 11 de diciembre por la Agencia reguladora de alimentos y medicamentos (FDA).

Hace dos años, el doctor Ugur Sahin salió al escenario en una conferencia en Berlín e hizo una predicción audaz. En declaraciones a una sala llena de expertos en enfermedades infecciosas, dijo que su empresa podría utilizar su llamada tecnología de ARN mensajero para desarrollar rápidamente una vacuna en caso de una pandemia global.

En ese momento, el doctor Sahin y su empresa, BioNTech, eran poco conocidos fuera del pequeño mundo de las empresas europeas de biotecnología. BioNTech, que el doctor Sahin fundó con su esposa, la doctora Özlem Türeci, se centró principalmente en los tratamientos contra el cáncer. La covid-19 aún no existía, pero sus palabras resultaron proféticas.

BioNTech comenzó a trabajar en la vacuna en enero, después de que el doctor Sahin leyera un artículo en la revista médica The Lancet que lo dejaba convencido de que el coronavirus que en ese momento se propagaba rápidamente en partes de China, explotaría en una pandemia en toda regla. Los científicos de la compañía, con sede en Mainz, Alemania, cancelaron las vacaciones y se pusieron a trabajar en lo que llamaron Project Lightspeed.

"No hay demasiadas empresas en el planeta que tengan la capacidad y la competencia para hacerlo tan rápido como podamos hacerlo", dijo el doctor Sahin en una entrevista el mes pasado. "Así que no parecía una oportunidad, sino un deber hacerlo, porque me di cuenta de que podíamos estar entre los primeros en elaborar una vacuna".

Sahin, de 55 años, nació en Iskenderun, Turquía. Cuando tenía 4 años, su familia se mudó a Colonia, Alemania, donde sus padres trabajaron en una fábrica de Ford. Creció con ganas de ser médico y se licenció en Medicina en la Universidad de Colonia. En 1993 obtuvo un doctorado de la universidad por su trabajo en inmunoterapia en células tumorales.

Al principio de su carrera, conoció a la doctora Türeci, que ahora tiene 53 años. La directora médica de BioNTech nació en Alemania, hija de un médico turco que emigró desde Estambul. El día en que se casaron, el doctor Sahin y la doctora Türeci regresaron al laboratorio después de la ceremonia.

La pareja se centró inicialmente en la investigación y la enseñanza, incluida la Universidad de Zúrich, donde el doctor Sahin trabajó en el laboratorio de Rolf Zinkernagel, quien ganó el Premio Nobel de Medicina en 1996. En 2001, el doctor Sahin y la doctora Türeci fundaron Ganymed Pharmaceuticals, que desarrolló fármacos para tratar el cáncer utilizando anticuerpos monoclonales. Después de varios años fundaron BioNTech, buscando utilizar una gama más amplia de tecnologías, incluyendo ARN mensajero, para tratar el cáncer. BioNTech emplea actualmente a más de 1.800 personas con un valor en el mercado de 17.000 millones de euros.

Los dos multimillonarios viven con su hija adolescente en un modesto apartamento cerca de su oficina. Montan en bicicleta para ir al trabajo. No tienen coche.

"Ugur es un individuo muy, muy único", dijo Bourla, el griego director ejecutivo de Pfizer, en una entrevista del pasado mes. "Sólo le importa la ciencia. Es un científico y un hombre de principios. Confío en él al cien por cien".

En Alemania, donde la inmigración sigue siendo un asunto muy sensible, el éxito de dos científicos de origen turco fue un motivo de celebración. "De hijos de trabajadores extranjeros a salvadores del mundo", encabezó el Rheinische Post.

"Con esta pareja, Alemania tiene un ejemplo brillante de integración exitosa", escribió el sitio web de negocios conservadores Focus.

Un miembro del Parlamento, Johannes Vogel, escribió en Twitter que si dependiera del partido de extrema derecha, Alternativa para Alemania, "no habría #BioNTech de Alemania con Özlem Türeci y Ugur Sahin en la parte superior". "Si fuera por los críticos de la globalización", agregó, "no habría cooperación con Pfizer. Pero eso nos hace fuertes: país de inmigración, economía abierta de mercado - sociedad".

El autor es doctor en Ciencias Químicas. Director de Sustainable development over-seas programme

noticias de noticiasdenavarra