Cómo abrocharte la chaqueta del traje con elegancia

Si tiene más de un botón, el de abajo se llevará siempre suelto, una costumbre que se remonta a un rey con unos kilos de más

19.03.2022 | 16:05
Un hombre viste una americana de dos botones junto a otras personas con traje.

Te invitan a un evento o a una ceremonia a la que tienes que ir arreglado y, si el traje no forma parte de tu vestuario diario, no sabes muy bien cómo debes abrochártelo. Si no eres un usuario habitual de estas prendas, probablemente no sepas que hay americanas de uno, dos o tres botones y, aunque no lo creas, existen también unas reglas no escritas sobre la forma en la que debes abrochártelas.

Si la americana tiene un botón, deberás llevar el botón atado; si tiene dos, solo llevarás abrochado el de arriba y, si tiene tres, deberás abotonarte sí o sí el de medio, el superior es opcional y el inferior no lo abrocharás nunca.

Pero, ¿sabes de dónde viene esta costumbre de llevar suelto el botón de abajo? Hay que remontarse al rey Eduardo VII que gobernó en Reino Unido a principios de 1900. Cuenta la leyenda que el monarca tenía tanta tripa que no podía atarse el botón inferior del traje y sus empleados, para no ofenderle, decidieron llevar también el último botón suelto. La tendencia trascendió al Reino Unido, se extendió por el mundo y ha perdurado hasta hoy.


Un hombre vestido con una americana de un botón. Freepik


¿Qué modelo de chaqueta te sentará mejor?

Elegir el modelo de chaqueta también tiene lo suyo ya que, según cómo sea tu figura, te sentará mejor uno u otro.

Las chaquetas de un solo botón favorecen a los hombres delgados y se suelen utilizar en eventos de etiqueta. También se recomiendan para los hombres altos, ya que equilibrarán mejor sus proporciones. Deberás llevar la chaqueta abotonada cuando estés de pie y soltar el botón cuando te sientes.

La americana de dos botones es la más clásica y sienta bien a la mayoría de los hombres. Ante la duda, esta es tu opción. Si quieres seguir la norma, deberás llevar el botón superior abrochado cuando estés de pie y desabrochado cuando estés sentado. El botón inferior no debes abrocharlo nunca.

Las de tres botones son ideales para los hombres más altos debido a la alineación de los botones. Puedes elegir si te abrochas el botón superior, el del medio irá siempre atado (incluso cuando estés sentado) y el tercero no lo abrocharás nunca.


Un hombre se ata el puño de la camisa bajo una americana con cuatro botones en la manga. Freepik

Los curiosos orígenes de los botones de la manga

Otra curiosidad que tienen las chaquetas de los trajes, y en la que quizás nunca hayas reparado, son los botones que llevan en las mangas. Son entre uno y cuatro y no cumplen ninguna función porque están cosidos y nunca se sueltan. En realidad, solo son de adorno. Algunos modelos de chaqueta optan, incluso, por los ojales falsos, sin botones.

Las chaquetas de estilo más casual llevan dos botones en la manga y las más formales, cuatro. En cuanto a la forma de colocarlos, lo ideal es que los botones se toquen sin superponerse.

El origen de los botones en la manga de las americanas hay que buscarlo en Europa y hay dos versiones, igual de curiosas, sobre el motivo por el que surgieron.

Una de ellas sitúa el origen de estos botones en la Inglaterra victoriana (segunda mitad del siglo XIX), concretamente en la vestimenta de los médicos ingleses. Al parecer, por deferencia con las pacientes femeninas, no se quitaban la levita. Como no podían remangarse y tenían dificultades para hacer bien su trabajo, optaron por añadirle a la manga unas aberturas que podían abrir o cerrar gracias a unos botones.

Otra versión, más pintoresca todavía, apunta al rey de Prusia, Federico II el Grande (segunda mitad del siglo XVIII). Al parecer, los soldados tenían la sucia costumbre de utilizar la casaca como pañuelo, así que el monarca ordenó coserles unos botones a las mangas para disuadirles de quitarse los mocos con ellas.

noticias de noticiasdenavarra