Cuando solo vale tenerlo todo

Tenerlo todo, ese es el objetivo de Mercedes con el GLC: las carrocerías que demanda el mercado, SUV y SUV Coupé, y motores híbridos enchufables de gasolina y diésel con prestaciones de ensueño y emisiones mínimas. Y lo consigue.

19.09.2020 | 13:27
El elegante y dinámico GLC puede presumir ahora además de una economía de consumo y respeto medioambiental impensables en otros tiempos.

La electrificación llega a uno de los modelos estrella de Mercedes-Benz, el popular, prestigioso y deseado SUV GLC, tanto en su carrocería estándar como en la más deportiva Coupé. Siendo honestos y a la vista de los excelentes números que ha alcanzado este vehículo dentro de la gama del selecto fabricante alemán, el GLC, con sus mecánicas híbridas enchufables de gasolina (300 e) y diésel (300 de), provisto de la sofisticada y eficaz tracción a las cuatro ruedas 4Matic y con un nivel de prestaciones, economía de consumo, eficiencia energética y autonomía eléctrica tan notables, es un automóvil para quienes lo quieren todo en formato SUV y SUV cupé.

Sobradamente conocido por su diseño, dinamismo, capacidad, confort, seguridad, conectividad y elevado estatus, Mercedes hace hincapié en lo verdaderamente novedosos de ambas versiones mecánicas. El gasolina híbrido enchufable 300 e 4Matic cuenta con un propulsor de combustión de 1.991 centímetros cúbicos (cc) del que obtiene 211 CV a 5.500 rpm y 350 Nm de 1.200 a 1.400 vueltas, que combinados con los 90 KW del grupo eléctrico y sus 440 Nm dan una potencia conjunta de 320 CV y 700 Nm, con los que alcanzar los 100 km/h en 5,7 segundos, llegar a los 230 km/h de punta y homologar un consumo combinado de combustible WLTP de 2,3 a 3,0 litros a los 100 kilómetros. La velocidad máxima en modo exclusivamente eléctrico supera los 130 km/h, siendo el consumo medio de 28 a 38,5 kWh/100 km y la autonomía en uso eléctrico, de 38 a 45 kilómetros. Los precios para la carrocería SUV se quedan en 62.375 euros y para la SUV Coupé en 65.325 euros.

Por lo que respecta al diésel GLC 300 de 4Matic, emplea un cuatro cilindros de 1.950 cc que entrega 194 CV a 3.800 rpm y 400 Nm de 1.600 a 3.800 vueltas, a los que se suma el motor eléctrico de 90 KW y 440 Nm, con una potencia conjunta de 306 CV y un par de 700 Nm, que le permiten acelerar de 0 a 100 km/h en 6,2 segundos, estirarse hasta los 230 km/h, gastar un promedio de 1,7 a 2,2 litros de gasóleo, demandar entre 25,8 y 29 kWh cada 100 kilómetros y disponer de una autonomía eléctrica 40 a 45 kilómetros, con una velocidad punta en modo eléctrico superior a los 130 km/h. Los precios se sitúan en 64.200 euros (SUV) y 67.150 euros (SUV Coupé).

Todos estos datos quedan respaldados además por la etiqueta Cero emisiones de la DGT, con el detalle adicional de que Mercedes es el único fabricante que emplea mecánicas diésel híbridas enchufables, sin duda la opción más económica y ecológica, aunque de entrada sea algo más cara de adquisición, si bien sus prestaciones son perfectamente equiparables a las de la variante de gasolina.

Como ya se ha comentado anteriormente en estas páginas y quedó evidenciado con la prueba dinámica del Clase E de, y recalca la marca alemana, "los híbridos enchufables ofrecen a los clientes lo mejor de los dos mundos: en ciudad pueden circular con propulsión exclusivamente eléctrica y en recorridos largos se benefician de la mayor autonomía que permite el motor de combustión; al tiempo que se mejora la eficiencia, pues son capaces de recuperar energía al decelerar y permiten que el motor de combustión interna trabaje en el régimen más favorable".

Asimismo, el tiempo de recarga de la batería oscila entre las cinco horas en una toma doméstica en casa y la hora y media si contamos con una wallbox trifásica de 7,4 kW, con la opción intermedia de 2,75 horas en una wallbox monofásica. Mercedes apoya con medidas adicionales la compra de un vehículo EQ Power (eléctricos e híbridos enchufables) con la instalación sin coste (hasta el 30 de septiembre) de un punto de carga en el hogar o la empresa del cliente, con tres años de garantía, gracias al acuerdo de Mercedes-Benz España con Iberdrola. Para pensárselo seriamente.

En ciudad puede circular con propulsión eléctrica y en recorridos largos se beneficia de la mayor autonomía del motor de combustión