ÚLTIMA HORA
El Gobierno foral endurece las recciones en Navarra y confina San Adrián

La adolescencia en once preguntas y respuestas

Una guía que puede servir de ayuda a los padres y arrojar un poco de luz en un periodo complicado

15.09.2020 | 21:41
La adolescencia es una etapa clave en el desarrollo y preparación para la edad adulta.

La adolescencia es una etapa clave para la preparación de la edad adulta. Es un periodo en el que se producen la maduración física y sexual, el desarrollo de la identidad, la capacidad de razonamiento abstracto, etc. Las familias deben de ser pacientes y acompañar a sus adolescentes en este crecimiento personal, adaptándose a los nuevos cambios que se producen en su personalidad.

Los padres con hijos adolescentes se preguntan en muchas ocasiones la razón de ciertos cambios físicos, psíquicos y sociales que experimentan sus hijos al entrar en esa compleja etapa vital. Para ayudar y acompañar a los jóvenes en esos momentos, el departamento de orientación del centro educativo madrileño Joyfe ha preparado una guía con once preguntas y respuestas que pueden servir de ayuda y arrojar un poco de luz en un periodo ciertamente complicado.

¿Por qué quieren dormir hasta tarde?


A los adolescentes siempre les parece pronto para acostarse y pronto para levantarse. Esto es debido a que el reloj del sueño se retrasa en la adolescencia. La melatonina, que es la hormona que induce el sueño, se segrega cada vez más tarde a partir de la pubertad, por eso tienen problemas para conciliar el sueño si se van pronto a dormir.

También influyen factores medioambientales, como los ordenadores y las videoconsolas, porque su luz artificial disminuye la cantidad de melatonina segregada, y por eso no sienten la necesidad de irse a dormir.

¿Por qué comen de forma impulsiva o a deshoras?

El apetito desmesurado y la ingesta de alimentos de preparación sencilla, consumo fácil y saciedad inmediata, es un rasgo muy típico de la adolescencia. En esta etapa hay un incremento muy importante de la masa corporal, ya que se realiza aproximadamente un 25% del crecimiento total. El cuerpo les pide energía y es esa gran necesidad la que hace que estén comiendo constantemente. Los adolescentes necesitan un aporte extra de algunos nutrientes, como calcio, zinc, hierro o magnesio. En torno al 45% de la masa ósea de un adulto se forma en la adolescencia, así que necesitan mucho calcio y ejercicio físico para estimular el crecimiento de los huesos y fortalecerlos.

¿Por qué son 'destartalados'?

Algunos padres dicen que a esa edad sus hijos están más torpes, se les caen las cosas y hasta parece que les cuesta andar€ Los adolescentes sufren una gran transformación física, con muchos cambios y muy rápidos. Crecen mucho y a estirones, y no es fácil acostumbrarse al nuevo tamaño ni a la nueva fuerza. Los movimientos han de ser controlados y reajustados por las neuronas y todo esto requiere un período de adaptación.

¿Por qué pasan tantas horas en el baño o ante el espejo?

El adolescente necesita aceptar y asumir su nuevo aspecto físico, sus nuevas facciones. En este momento es muy importante la aceptación de los demás, pero sobre todo de sus amigos, ya que de ellos dependerá el que sea admirado y aceptado. Otra de las razones por las que se encierran horas en el baño tiene que ver con la necesidad que sienten de distanciarse y aislarse de los padres, así como de descubrir su cuerpo y su sexualidad.

¿Por qué se aíslan en su habitación?

El aislamiento del resto de la familia es uno de los rasgos más comunes en la adolescencia. En esta etapa hay un período de introspección y timidez en el que se encierran en su cuarto y reflexionan sobre sus cambios y experiencias para conocerse mejor. También lo hacen para establecer límites claros de separación frente sus padres; es decir, necesitan diferenciarse de ellos para arrancar con su propio camino y para definir y reafirmar su personalidad.

¿Por qué dan golpes y portazos?

En esta época aflora en los adolescentes una rebeldía y una negatividad hacia todo lo que esté en relación con los padres, lo que en cierto modo es una forma de decir aquí estoy yo, porque construyen su personalidad por oposición y negación del otro. Se sienten grandes, fuertes y con más argumentos, su cerebro es más impulsivo y quieren conseguir lo que desean a cualquier precio. Tienen, además, menos desarrollado el freno a las respuestas inapropiadas.

¿Por qué son tan impulsivos e impacientes?

La impulsividad de los adolescentes se vincula con sus alteraciones hormonales, que les hacen más arriesgados y con menor capacidad para prever las consecuencias de sus acciones. A esa edad lo que quieren lo quieren en el momento, luchan por ello y no están dispuestos a esperar por lo que desean.

¿Por qué tienen tantos altibajos?

Los adolescentes son más sensibles a las emociones porque la dopamina, en exceso, crea inestabilidad y humor cambiante. Los altibajos emocionales y las contradicciones son el precio que pagan por construir su propia personalidad y pasar de ser niños a adultos.

¿Por qué lo cuestionan todo?

Porque en esa etapa vital se desarrolla su pensamiento abstracto, y eso les da mucha más habilidad para argumentar y para pensar simbólicamente, por lo que se creen con razones de peso para casi todo.

¿Por qué influyen tanto sus amigos?

Los adolescentes abandonan el grupo familiar para salir a la sociedad y situarse en el mundo. Los cambios que viven repercuten en la formación de su identidad, y por eso identificarse con un grupo de iguales hace que se sientan acompañados en ese proceso. El adolescente mejora su imagen personal con la opinión de sus amigos, ya que se mira en el espejo de sus compañeros. Es muy importante el hecho de ser socialmente aceptado, apreciado y valorado en el grupo.

¿Por qué cambian tanto en tan poco tiempo?

Sí, cambian demasiado y demasiado rápido. El cerebro humano está diseñado biológicamente para aprender (aunque parezca mentira, nos cuesta más olvidar que aprender) excepto en una etapa de la vida: la adolescencia. En la adolescencia se produce lo que se conoce como poda neural, que hace que muchos hábitos y aprendizajes bien instaurados se olviden. El cerebro necesita resetearse y volver a establecer otra vez nuevas conexiones, que a la postre se traducen en aprendizajes. 

Lo último Lo más leído