Ignacio González se presenta como víctima del espionaje del PP

El expresidente madrileño declara que no ordenó la operación y que sin embargo él fue vigilado por detectives

08.02.2020 | 19:07

pamplona - El expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González afirmó ayer a su llegada al juicio del espionaje político dentro del seno del PP de Madrid que "todo es mentira" en relación a las acusaciones que le apuntan como el instigador de las presuntas vigilancias a Alfredo Prada y a Manuel Cobo, subrayando en su testifical que "jamás" ordenó nada.

"Lo desconozco". Ésta fue la frase que más repitió el expolítico popular durante su interrogatorio, insistiendo en que ni conocía a los acusados ni ordenó realizar ningún tipo de seguimiento. "Yo sí que fui víctima de un espionaje en 2008. Lo denuncié", apostilló.

Nada más entrar en la Sala, la presidenta del tribunal, Mª Paz Redondo, pidió disculpas a González por la confusión que se produjo el lunes con motivo del error de la Sala en su citación. Tras ello, el expolítico madrileño ha querido dejar claro que le parece "bastante lamentable" lo que ocurrió ya que hubo medios que le "acosaron" en su trabajo.

Durante sus declaraciones, los acusados José Oreja y Antonio Coronado manifestaron que el exdirector de Seguridad de la Comunidad de Madrid les ordenó espiar "ilegalmente" a determinados políticos madrileños por "especial interés de González".

A preguntas del abogado del PSOE, el expresidente regional ha recalcado que "nunca" tuvo conocimientos de estos hechos, y que "jamás" ha ordenado ningún vigilancia. "Ni conocía ni ordené jamás nada. Jamás he tenido ninguna competencia en Justicia, Interior y Seguridad", aseveró indicando que tampoco participó en la investigación interna que llevó a cabo la entonces Consejería de Interior.

Asimismo, señaló que muchos de los acusados negaron que se produjeran dichas órdenes para espiar a políticos madrileños. Solo dos de los procesados mantienen la versión acusatoria contra González. "No he sabido nada de esto", reiteró.

Además, subrayó que él sí fue víctima de un espionaje en 2008 en Colombia, hechos que denunció ante los juzgados madrileños. El que fuera mano derecha de Esperanza Aguirre, denunció entonces revelación de secretos por parte de las agencias de detectives Método 3 y Mira. El caso se archivó. - D.N.