Las pruebas cercan a Villacís y la Justicia ronda a Rivera

La portavoz de Ciudadanos en Madrid falsificó el documento del cese de su sociedad patrimonial El presidente será llamado a testificar por “financiación ilegal” del partido

08.02.2020 | 21:25
Los parlamentarios valencianos siguen la intervención del Bigotes por videoconferencia.

pamplona - La campaña de imagen que emprendió Pablo Casado cuando accedió a la presidencia del PP para blanquear al partido, condenado por corrupción e inmerso en un rosario de escándalos, se vio ayer comprometida por el testimonio del exresponsable de Orange Market, Álvaro Pérez. El Bigotes sostuvo en la comisión de Les Corts que investiga la contratación de la Generalitat con la trama investigada en la operación Taula que el líder de los populares, que se considera, dijo, "la regeneración", debería saber que aún "tiene mucha mierda en la mochila". El cabecilla de la trama Gürtel en la Comunidad Valenciana señaló a políticos populares que aún ocupan un lugar significado en el partido, como el eurodiputado Esteban González Pons es "uno de esos gusanos que saben mantenerse en la manzana por los años de los años".

Pérez, quien compareció ayer por videoconferencia desde prisión en la comisión parlamentaria reiteró que el expresident Francisco Camps fue quien le invitó a ir a Valencia a trabajar para el PP cuando era su "amiguito del alma" y que los pocos contratos que le daban de las consellerias eran "a dedo". Aseguró que el expresident era "absolutamente consciente, y conocedor y sabedor, pero absolutamente, cien por cien" de cómo se financiaba el partido en la Comunitat a través de contrataciones de las consellerias, y que Ricardo Costa era un "intermediario" que recibía órdenes de Camps. Pérez puntualizó que Orange Market nunca decidió "cómo se cobraban" esos contratos, sino que siempre eran "las consellerias, las direcciones generales, el PP", quienes les decía cómo tenían que cobrar a través de "intermediarios", como Ricardo Costa, que era "un camarero" y recibía "órdenes" de Camps.

Relató que el primer acto que se le dio a Orange Market en Valencia fue de González Pons, quien formaba parte de la "guardia pretoriana" de Camps, junto a los consejeros Gerardo Camps, "su santidad Juan Cotino, y alguno más", quienes tenían "sus empresas de cabecera" a las que daban los contratos públicos. Pérez sostuvo que los contratos que le daban a Orange Market al margen de los actos del PP era gracias a su "súplica" y su "llanto", pues había empresas "a las que les daban cien concursos al año", como Engloba, y a él "dos o tres".

A su juicio, "la cobardía lleva a ser un desmemoriado casi siempre", como cuando Camps dice que estuvo en su boda porque "pasaba por allí", y consideró que muchos políticos deberían hacer "un repasito de chapa y pintura" a su honradez.

El Bigotes cuestionó las recientes declaraciones de González Pons en las que se desvinculaba de la Gürtel y de Orange Market. Según explicó Pérez a los parlamentarios valencianos, uno de los hombres que trabajan con Francisco Correa, estaba asociado con el eurodiputado del PP. "González Pons vive de maravilla todavía, aunque miente como un bellaco, pues uno de los hombres que trabajan con Francisco Correa, José Luis Ulibarri, era socio del actual eurodiputado del PP en algunas cuestiones", dijo, una relación por la que sospecha que el político popular "puede estar preocupado".

cáncer de próstata También se refirió al exconseller Juan Cotino, un "tipo" del que le "incomoda bastante" hablar, pero del que describió que "hacía lo que le daba la gana" y "quería ser dios" pero "no estaba a la altura", y añadió que por él "pasaba todo, absolutamente todo, lo confesable y lo inconfesable". "Es un tipo deleznable, es amigo del sheriff este que va con boina por la calle y que se tapa con la carpeta", señaló en alusión al comisario Villarejo, y advirtió de que tiene "mucho que hablar" de Cotino, pero lo hará en la pieza del caso Gürtel sobre la visita del Papa a Valencia en 2006.

Pérez agradeció a Les Corts que no le hayan trasladado a Valencia para esta comparecencia, dado su estado de salud y porque es "tremendamente doloroso y complejo", y propuso que lo que ganan los diputados en las comisiones de investigación vaya a la investigación sobre el cáncer de próstata.

El expresident de la Generalitat compareció después para desvincularse de las adjudicaciones y cuestionar su testimonio. "Colaborar con la Justicia supone contar la verdad y mantener esa verdad en el tiempo, y no ir variando en función de las circunstancias", le echó en cara. Para Camps, quienes antes "decían una cosa y ahora dicen la contraria", como el ex secretario general del PPCV Ricardo Costa o el exresponsable de Orange Market lo que hacen "no es colaborar con la justicia, sino colaborar con sus circunstancias personales".

De Pérez, sostuvo era "proveedor del PP, pero no de la Administración" valenciana, y lo fue hasta que se enteraron por la prensa del "lío" que había montado, momento en que se "cortó rápidamente" la relación. - D.N.