en la zona del puerto deportivo

El portaaviones de Getxo genera gran expectación y protestas por el gasto militar

La jornada de puertas abiertas se salda con colas kilométricas y cortes de tráfico

09.02.2020 | 01:59
Activistas yacen en el suelo cubiertos con pintura roja en la protesta antimilitarista. Fotos: Oskar M. Bernal

Bilbao - Las plataformas Ongi Etorri Errefuxiatuak y por la objeción fiscal denunciaron ayer en el puerto de Getxo, con motivo de la presencia del portaaviones Juan Carlos I, el "creciente gasto militar", y abogaron por la objeción fiscal contra esos gastos. La protesta se desarrolló mientras el portaaviones de la Armada celebraba su primera jornada de puertas abiertas, que continuará hoy y que ayer provocó grandes colas desde primera hora en la zona del puerto deportivo para visitar el buque. Se espera que la nave zarpe a las 18.30 horas.

El portaaviones, que ha participado en un ejercicio en aguas del Cantábrico junto a la fragata Cristóbal Colón, llegó a primera hora de la mañana del viernes al muelle de cruceros, donde ha permanecido atracado. Los convocantes de la protesta, a la que se sumó EH Bildu, llevaron a cabo una parodia para mostrar cómo las instituciones destinan parte de los impuestos a gastos militares con pancartas con lemas como La guerra empieza aquí y Haz objeción fiscal. Con el portaaviones de fondo, varios participantes en la acción de protesta se tumbaron sobre pintura roja esparcida por el suelo, mientras otros vestidos con traje y uniformes militares parodiaban la entrega de impuestos por parte de las instituciones.

En declaraciones a los medios, el miembro de Ongi Etorri Errefuxiatuak y la plataforma de objeción fiscal, Ander Eiguren, señaló que con esta acción han querido denunciar "la guerra y sus consecuencias" como la muerte, la destrucción o los refugiados, "algo que es muy cercano y muy visible para todo el mundo". Además, censuró "la cultura de la normalidad de la guerra" que mantiene el Gobierno español, a través de la ministra Margarita Robles, cuando defendió que la presencia del buque es signo de "normalidad". Eiguren criticó por ello que se vea como algo "normal" que haya "niños que vayan a visitar algo que no es ni un museo ni un escaparate, sino las armas que se utilizan para esa muerte y esa destrucción".

Agradecimiento Por otro lado, la primera de las jornadas de puertas abiertas para visitar la nave provocó desde primera hora de la mañana grandes colas para acceder al barco, con más de cinco horas de espera, y problemas de circulación, con la vía de acceso al puerto deportivo cerrada y las plazas de aparcamiento de la zona totalmente ocupadas. Para entrar en el portaaviones se requería la documentación y no se permitía llevar mochilas.

En su cuenta oficial de Twitter, la Armada Española afirmó que "estamos muy agradecidos de la gran acogida al buque insignia Juan Carlos I en Getxo" tras sus primeras horas abierto al público. "Esperamos poder atender todas las visitas, sin embargo si no fuera posible las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado indicarán el momento en el que finalicen", advirtieron.

En el capítulo de reacciones, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, respondió a las críticas del diputado de EH Bildu Oskar Matute afirmando que "los militares españoles pueden ir a cualquier lugar de España sin pedir permiso a nadie, y mucho menos a batasunos como tú".