Las fuerzas progresistas muestran su predisposición a reeditar el cambio en Zizur

Geroa Bai, EH Bildu y AS Zizur podrían lograr una mayoría alternativa a Navarra+

09.02.2020 | 11:58
José Ángel Saiz (EH Bildu) y Ales Mimentza (Geroa Bai), en un momento distendido durante la celebración de un pleno municipal.

zizur mayor - Día uno para negociar. Y mucha tela que cortar en Zizur Mayor. Navarra Suma ganó las elecciones con 2.690 votos, seis concejales -uno más de los que tenía UPN- y un 31,92% de apoyo frente al 25,28% de los regionalistas en solitario en 2015. Entonces, como siempre en una localidad de tradición conservadora, también fueron la fuerza más votada. Y sin embargo les tocó ejercer de oposición. A Geroa Bai tampoco le fue nada mal. Su papeleta fue la segunda más demandada (2.000 sufragios) y ganó 350 votos con un apoyo del 23,74%, casi tres puntos más que en 2015. Conserva los cuatro ediles que han desarrollado la política municipal en la legislatura que acaba de tocar a su fin. Geroa Bai vuelve a presentarse como alternativa a Navarra Suma.

"Zizur Mayor ha avalado el trabajo que Geroa Bai ha hecho estos cuatro años con el tripartito. Y la ciudadanía nos ha situado con 2.000 votos, el récord de la izquierda en la localidad", destacó ayer el alcalde en funciones, Jon Gondán. "Tenemos un aval más que suficiente para presentarnos a la investidura", añadió ante la posibilidad de reeditar un gobierno progresista "que tiene que liderar Geroa Bai" como fuerza más votada. "Hay puntos de encuentro en los programas de Geroa Bai, EH Bildu y As Zizur, como ya los hubo en 2015", dijo sobre la opción más viable para consolidar el cambio. Los 9 ediles de las tres formaciones alcanzarían por los pelos la mayoría. "Si nos centramos en las propuestas y los programas, entiendo que el acuerdo es posible", finalizó Gondán a propósito de una negociación en la que "los grupos tendremos que ser generosos y tener altura de miras".

Aunque todavía es pronto porque los grupos tienen que reunirse para analizar los resultados y definir posturas, lo cierto es que la predisposición inicial es buena. "No queremos que Navarra Suma gobierne. Somos proactivos y partidarios de reeditar el cambio, o al menos de darle los votos a Geroa Bai. Luego ya veremos con qué fórmula, si entramos en el gobierno, etc...", relató el portavoz de EH Bildu, José Ángel Saiz. Como es imposible repetir la fórmula de 2015 (EH Bildu perdió un concejal y se queda con tres, e I-E no logró representación), en la negociación cobra relevancia un nuevo actor. AS Zizur puede ser determinante. También los dos ediles del PSN, que pasó el domingo de 597 a 939 apoyos y de un concejal a dos. "Evidentemente no es suficiente para obtener la Alcaldía, pero vamos por buen camino de cara al futuro", concretó ayer el satisfecho portavoz del PSN, Richard Ocaña, para quien era precipitado pronunciarse sobre pactos. "Tomar decisiones sin analizar qué posibilidades hay y sin hablar con los demás grupos ni con el partido es delicado", añadió. Sobre el papel, no se puede descartar que los socialistas apoyen la investidura de Gondán.

Los dos ediles de AS Zizur -tenía uno en 2015- bien pueden decidir un gobierno. La propuesta estrella de su programa, una empresa pública para gestionar servicios subcontratados, no es negociable. El que quiera sumar sus escaños a la causa tendrá que remar en esa dirección. "No vamos a regalar nuestros concejales", decía el portavoz de la formación, Javier Álvarez, al poco de terminar el recuento. "Siendo realistas, a nivel programático lo tenemos más difícil con Navarra Suma. Pero no nos cerramos a ninguna opción", confesaba. "Seremos proactivos siempre en función de cuestiones de programa", finalizó.