Duras cargas policiales derivan en batalla campal Barcelona

Miles de personas protestan en las capitales catalanas
El Gobierno avisa de que intervendrá si siguen los incidentes y Casado pide aplicar la Ley de Seguridad Nacional

10.02.2020 | 07:48
Los manifestantes incendian cartones junto a la Delegación del Gobierno en Barcelona durante los incidentes producidos al finalizar la movilización convocada por los CDR
Un manifestante echa al fuego un cartón junto a la Delegación del Gobierno en Barcelona

Miles de personas protestan en las capitales catalanas - El Gobierno avisa de que intervendrá si siguen los incidentes y Casado pide aplicar la Ley de Seguridad Nacional

pamplona - Las protestas vividas durante este martes y la madrugada del miércoles en Cataluña han dejado 72 agentes heridos y 51 manifestantes detenidos, según ha informado el Gobierno.

Según este balance provisional, 54 Mossos y 18 agentes de Policía Nacional han resultado heridos, en el caso de la policía autonómica algunos agentes sufren "fracturas y lesiones de consideración". Asimismo, cuatro furgonetas de los Mossos han sido inutilizadas.

Además, 51 personas han sido detenidas en las últimas horas, 29 de ellas en las manifestaciones de Barcelona, 14 en Tarragona y ocho en Lleida.

El Ejecutivo informa de que se han producido 157 barricadas con hogueras en la ciudad de Barcelona y las labores de limpieza esta mañana provocarán cortes de calzada en las calles centrales de la ciudad. Las calles principales del centro, permanecen cortadas por destrozos.

DÍA 2 La segunda jornada de protestas contra las condenas del Tribunal Supremo a los líderes del procés dio a nuevos enfrentamientos entre los Mossos d'Esquadra y otros cuerpos policiales manifestantes independentistas de los CDR que se habían concentrado en los aledaños de la sede de la Delegación del Gobierno en Catalunya. Las autoriades catalanas condenó los disturbios y los atribuyeron a un "grupo aislado" mientras que el Gobierno subrayó su compromiso de garantizar la seguridad en Catalunya ante la violencia en las calles y que según denuncia son acciones "coordinadas" para "romper la convivencia". Después de las cargas policiales del lunes durante la movilización independentista que colapsó los accesos al aeropuerto de El Prat, los incidentes se reprodujeron ayer, ante las sedes de las delegaciones del Gobierno en las cuatro capitales de provincia catalanas, especialmente en Barcelona, donde derivaron en una batalla campal. Si en la jornada del lunes en el aeropuerto las movilizaciones fueron promovidas principalmente por la plataforma Tsunami Democràtic, ayer fueron los CDR los que lideraron las protestas en la calle, con la consigna de "romper la normalidad".

Tras finalizar las manifestaciones que se dirigieron de Jardinets de Gràcia y plaza Universitat a los alrededores de la Delegación de Gobierno en Barcelona, los Mossos realizaron varias cargas contra grupos violentos de manifestantes, algunos de ellos encapuchados, que lanzaban botellas, palos y petardos a los agentes que blindaban la zona, en un clima de alta tensión.

El Eixample derecho de Barcelona se acabó transformando en el escenario de una batalla campal entre agentes de seguridad y grupos violentos, que también quemaron mobiliario urbano, construido barricadas y prendido hogueras. En el área comprendida, aproximadamente, entre la Diagonal, paseo de Gràcia, Gran Vía y Bruc, la circulación fue cortada por cuestiones de seguridad, debido a los altercados producidos tras la manifestación de la tarde contra la sentencia y convocada por los CDR. Según pudo constatar Efe, se podían ver hogueras cada cien metros mientras que furgonetas de las fuerzas de seguridad recorrían las calles a gran velocidad para dispersar a los manifestantes. La actuación de algunos grupos violentos llevó a los Mossos a realizar varias cargas de intensidad, provocando estampidas de personas y elevando la tensión en el Eixample, donde la policía detuvo a varios personas. Durante la noche, algunos manifestantes llegaron a lanzar una motocicleta eléctrica de alquiler en una hoguera y rompieron escaparates en las calles del centro.

Unas 40.000 personas, según cifras de la Guardia Urbana, se concentraron en los alrededores de la Delegación del Gobierno en Barcelona, en las dos manifestaciones paralelas convocadas por los CDR y las entidades ANC y Òmnium. A pocos metros de allí y en contraste con la protesta de los CDR, se celebró en paralelo otra movilización de carácter pacífico, impulsada por Òmnium Cultural, también junto a la Delegación del Gobierno, en el cruce de la calle Mallorca con Bruc. Miles de personas realizaron una sentada en ese punto, con velas en la mano, y diversas personalidades cercanas a los líderes políticos condenados leyeron fragmentos de cartas escritas por ellos.

El Ejecutivo en funciones no habló de acciones específicas pero recalcó la labor de las fuerzas de seguridad y valora la coordinación entre Mossos, Policía y Guardia Civil, además de insistir en que actuará con "firmeza, proporcionalidad" y "unidad" con el resto de formaciones políticas. Mientras, el líder del PP, Pablo Casado pidió aplicar la Ley de Seguridad Nacional

Ayer, según el Ministerio de Fomento, no hubo incidencias en el aeropuerto de El Prat, salvo las consecuencias de la jornada del lunes: para ayer había programadas 986 operaciones, de las cuales operaron 649 y se cancelaron 48 hasta primera hora de la noche. Respecto del aeropuerto de Girona, Fomento explicaron que se había producido un corte de la autopista AP-7, que provocó retenciones y dificultades de acceso, incluso para los controladores aéreos. Tampoco se produjeron incidencias reseñables en los puertos de Barcelona y Tarragona, donde se llevó a cabo una breve ocupación de las vías ferroviarias. Se registraron también cortes intermitentes de carreteras en toda Cataluña desde primera hora de la mañana y cortes en varias líneas del tren en Tarragona y Girona.

CINCO MARCHAS El independentismo vuelve a movilizarse este miércoles con cinco "Marchas por la libertad" para protestar contra las condenas a los líderes del "procés", que arrancan a primera hora de la mañana desde Girona, Vic (Barcelona), Berga (Barcelona), Tàrrega (Lleida) y Tarragona y que avanzarán por etapas hasta llegar el viernes a Barcelona.

Las cinco marchas están organizadas por la Asamblea Nacional Catalana (ANC), con el apoyo de Òmnium Cultural, aunque también se han adherido los Comités de Defensa de la República (CDR), que han llamado a "bloquear el país de punta a punta" durante los tres días que durará la iniciativa, con previsibles cortes en la red viaria catalana.

La primera de las cinco movilizaciones en ponerse en marcha es la que arranca en Tàrrega (Lleida), a las 7.00 horas, seguida de la de Tarragona a las 7.30 horas, la de Berga (Barcelona) a las 8.00 horas y la de Vic (Barcelona) a las 8.30 horas.

A las nueve de la mañana se iniciará la que tiene su origen en Girona, en la que participarán familiares de procesados como Montse Bassa, hermana de la exconsellera Dolors Bassa, además de Anna y Montse Puigdemont, hermanas del expresident Carles Puigdemont.

Los manifestantes que participen en las marchas recorrerán los aproximadamente cien kilómetros hasta Barcelona por etapas, una por la mañana y otra por la tarde, y la organización habilitará comidas a precios simbólicos e incluso alojamiento gratuito en las localidades donde terminen las etapas.

El viernes, las cinco marchas confluirán en Barcelona, en una jornada que se prevé agitada en la calle ya que para ese mismo día hay una huelga general convocada por sindicatos independentistas.