Una multitud volverá a reclamar este sábado los derechos de los presos

EH Bildu, Podemos y todos los sindicatos vascos apoyan las marchas de hoy en Bilbao y Baiona

El PNV da libertad para acudir

ERC, JxCat y la CUP también secundan la movilización

11.01.2020 | 06:17
Aspecto de la manifestación por los presos del 12 de enero del año pasado, en Bilbao.

pamplona - Una multitud volverá a inundar hoy las calles de Bilbao y Baiona para exigir el fin de la política de excepcionalidad penitenciaria. Organizada por la red Sare bajo el lema Orain Presoak, la tradicional movilización de enero llega en un momento que los convocantes esperan que suponga un punto de inflexión en las condiciones de los presos de ETA. Hace sólo cuatro días que Pedro Sánchez fue investido "por dos fuerzas políticas que, en el ámbito vasco, han venido manifestando su voluntad de cambiar esta política penitenciaria", recuerdan desde Sare, de ahí que haya motivos para cierto optimismo.

"Y si a ello unimos los partidos que, con su voto favorable o su abstención, tanto vascos como catalanes, han propiciado esta elección, y han venido manifestando esa voluntad de avanzar hacia la convivencia, poniendo fin a esta vulneración de derechos, estamos ante la oportunidad de avanzar en positivo", añaden desde la red ciudadana, que repiten que "ahora es el momento" de cambiar la situación.

APLICAR LA LEGISLACIÓN La movilización vuelve a concitar los mismos apoyos de los últimos años. EH Bildu, Podemos y delegaciones de todos los sindicatos vascos, incluidos CCOO y UGT, ya han anunciado su apoyo y participación en la marcha de Bilbao, donde reclamarán el final de la dispersión de los presos de ETA, la puesta en libertad de los reclusos enfermos y que se aplique "la legislación vigente" para la progresión de grado de las personas encarceladas.

Como en años anteriores, el PNV no asistirá a la manifestación, pero da libertad a sus militantes para que participen en ella, si así lo desean.

En la movilización también habrá representación de ERC, JxCat y la CUP. Además, han mostrado su adhesión, a través de redes sociales, el expresident de la Generalitat, Carles Puigdemont, el exlehendakari, Juan José Ibarretxe, y el exlíder de los republicanos catalanes Josep Lluis Carod Rovira.

Esta previsto que en el documento que se lea antes de poner punto y final a la marcha, se haga una mención a los dirigentes independentistas encarcelados por el procés y a los huidos. Serán Rosa Rodero, viuda del sargento mayor de la Ertzaintza asesinado por ETA Joseba Goikoetxea, y Asun Lasa, hermana Joxean Lasa, víctima del GAL las que procedan a la lectura del texto, en el que se reclamará el fin de la "política de excepcionalidad" penitenciaria. Asimismo, se espera que asistan a la manifestación, como en años anteriores, las exconsejeras del Gobierno Vasco Gemma Zabaleta (PSE-EE) y Ester Larrañaga (EA), además del filósofo Javier Sádaba, entre otros.

La manifestación partirá a las 17.00 horas del Pabellón de La Casilla de la capital vizcaína. Inmediatamente antes se celebrará otra marcha en Baiona. Sare ha informado de que ambas movilizaciones se unirán de manera simbólica al comienzo de la manifestación de Bilbao, y en ella se recogerá la makila de la marcha de la localidad labortana.

"Es hora de poner freno a tanto sufrimiento y de avanzar sin olvidar, pero sin odiar", dicen desde Sare. "Es hora de crear una sociedad, sino reconciliada, si por lo menos en convivencia", agregan.

detalles

A las 17 horas. La manifestación de Bilbao partirá a las 17 horas desde La Casilla y finalizará en el ayuntamiento.

Víctimas. La lectura del manifiesto que pondrá fin a la marcha correrá a cargo de víctimas de distintas violencias: Rosa Rodero, viuda del sargento mayor de la Ertzaintza asesinado por ETA Joseba Goikoetxea, y Asun Lasa, hermana de Joxean Lasa, víctima del GAL.

la frase

sare "AHORA ES EL MOMENTO. PORQUE SI NO ES AHORA, ¿CUáNDO VA A SER?"

La red Sare cree que el nuevo Gobierno del PSOE y Podemos, dos partidos que en Euskadi son contrarios a la dispersión, debe ayudar a conseguir el final de la excepcionalidad penitenciaria.