El Parlamento de Navarra rechaza la educación segregada y apoya la ley Celaá

La coalición Navarra Suma no ha encontrado ningún apoyo a una propuesta de declaración institucional

18.01.2021 | 12:01
Caravana de vehículos convocada por la plataforma "Más Libres, Más plurales y más iguales" contra la ley Celáa.

La Junta de Portavoces del Parlamento de Navarra ha mostrado este lunes su rechazo a la educación que segrega al alumnado por sexo y su apoyo a la ley Celaá.

La Junta se ha pronunciado así con motivo de una propuesta de declaración institucional presentada por Navarra Suma que no ha encontrado ningún apoyo.

En ella se pedía que el Parlamento mostrar su respeto al "derecho constitucional de las familia a elegir la educación que quieran" para sus hijos, la oposición al decreto que prepara Educación para la admisión de alumnos en los centros y el apoyo a la educación diferenciada por sexos como "una opción más".

Para Navarra Suma, dice en la propuesta de declaración, hay una "amenaza a la libre elección de centro por parte de las familias navarras" a las que además en muchos casos se "limita las posibilidades de conciliación".

En cuento a la educación diferencia el texto subraya que es "igual de válida" que la coeducativa y por tanto "debe ser financiada a través de conciertos para respetar el derechos de las madres y padres que optan" por ella.

Y en ese sentido el portavoz de la coalición, Carlos Pérez Nievas, ha subrayado que son "tan defensores como el resto de grupos de la red pública" pero también sostienen que "la concertada es un baluarte fundamental que necesita financiación y seguridades".

Ideas que no recogen ni la ley Celaá, "un ataque a la libertad que tendrá que resolverse en parte de la misma en los tribunales", ni el decreto que preoapra el Gobierno de Navarra que provocará "un clima de inseguridad insoportable" cuando por el nuevo baremo para la matriculación, ha afirmado, es posible que tres hermanos estudien en tres centros distintos o que el hijo de un trabajador de un colegio no pueda matricularse en él.

"Lo que se pretende en el fondo" es "un ataque claro a la educación concertada" y "por tanto un ataque a la libertad" cuando las dos redes deben estar "en igualdad de condiciones" y "primando en los baremos la conciliación", ha añadido.

Pérez Nievas ha calificado además de "grave" el trato a la educación diferenciada cuando hay una sentencia de 2018 del Tribunal Constitucional que "deja absolutamente claro que este sistema tiene derecho a concurrir a los convocatorias de concierto exactamente igual que cualquier otro", por lo que ha animado a los padres que lo deseen a prematricular en esos centros.

Para el socialista Ramón Alzórriz sin embargo NA+ "sigue insistiendo en mentir" sobre la ley Celaá, aprobada en las Cortes Generales por la mayoría, ya que "nadie vulnera el derecho constitucional", por lo que les ha acusado de buscar la "confrontación" cuando "ahí no nos van a encontrar".

En ese sentido ha precisado que en el PSN "estamos en contra de la segregación por sexos y apoyamos la distribución del alumnado en los centros", y ha agregado que su "hoja de ruta es ampliar derechos y libertades donde se pueda. Ahí estamos para beneficiar al conjunto de la ciudadanía y no solo a un sector muy reducido" de la misma.

Uxue Barkos, portavoz de Geroa Bai, ha indicado por su parte que su coalición está en "posición contraria" a los planteamientos que defiende NA+ en su propuesta de declaración, y además ha anunciado que su grupo pedirá al Gobierno de Navarra que lleve a cabo campañas de sensibilización entre la población migrante para que opte también a la hora de matricular a sus hijos por los modelos A y D, con euskera o en euskera.

Por EH Bildu, Bakartxo Ruiz ha confiado en que el decreto que prepara el Gobierno de Navarra "asuma la filosofía" de la LOMLOE sobre los centros que segregan por sexo.

Ha criticado además la iniciativa de NA+ por ser "un alegato de un modelo discriminatorio" que se ha "combatido en los últimos años", incluidas leyes como las de violencia machista o LGTBi+, por lo que se ha felicitado porque NA+ se "ha vuelto a quedar solo en contra de la apuesta por la coeducación".

El portavoz de Podemos, Mikel Buil, ha cuestionado los "bulos y mentiras" en torno a la ley Celaá cuando se le acusa de querer terminar con los centros de educación especial, la religión y la enseñanza concertada porque lo que se pretende es "repartir mejor el alumnado" entre todos los centros, ya que ahora hay una mayor concentración en los públicos de quienes tienen dificultades, "un sistema perverso que consolida y perpetúa clases sociales".

También Marisa de Simón, de I-E, ha criticado que NA+ quiera financiar a los centros privados que segregan por sexos y primar la escolarización en el que cada familia desee cuando "la educación privada no debería haberse subvencionado nunca con fondos públicos", que deben favorecer una educación pública "mixta, plural y de calidad".