Los socios de Gobierno ven "sesgo" partidista en el nuevo lobby memorialista de UPN

A PSN y Geroa Bai les llama la atención que la derecha, que dio plantón al primer plan de convivencia del Ejecutivo, haya elegido recluirse en una asociación privada

25.05.2021 | 00:42
José Suárez y Javier Esparza, en el atrio del Parlamento. Foto: Javier Bergasa

pamplona – La puesta en marcha, por parte de UPN, de una asociación memorialista que reinterpreta algunos episodios sobre la Guerra Civil ha sido vista por parte del Gobierno y los socios del Ejecutivo como una nueva oportunidad perdida para trabajar conjuntamente en la construcción de una memoria histórica plural.

La consejera de Relaciones Ciudadanas y titular de las políticas restaurativas, Ana Ollo, consideró este lunes que todo lo que signifique trabajar por la memoria es bueno, pero esperó que los fines de la asociación, que en su manifiesto fundacional denuncia el "olvido patente e injusto" de los represaliados por el bando republicano, no sean "seguir con una política de obstrucción" de la memoria. Algo que Navarra Suma sí ha hecho, y hace bien poco, cuando decidió de forma unilateral abandonar el primer plan de convivencia del Gobierno de Navarra.

Quizá por esto tanto el PSN como Geroa Bai fueron más allá que la consejera en las críticas contra la derecha, acusando a UPN de "sesgo" político y de "intentar confrontar", como dijo Ramón Alzórriz, o de dar una "respuesta muy pobre" a la espantada del plan de convivencia, como subrayó Uxue Barkos, de Geroa Bai.

explicaciones endebles "Tanto UPN como PP o Ciudadanos lo que han puesto son trabas precisamente a esa recuperación, a esa visión de una mirada crítica con el pasado", comentó Ollo a preguntas de los periodistas. A priori, el anuncio de la asociación es "positivo", ya que quizá "hayan visto la necesidad de avanzar en esa mirada hacia el pasado y memoria critica".

"Luego habrá que ver cuáles son los fines –de la asociación– y si de lo que se trata en el fondo es de seguir con esa política de obstrucción", expuso Ollo, quien recordó que "partidos de derecha en España han dicho que para qué abrir las fosas, para qué volver a sacar a esas personas de las cunetas porque eso era abrir una herida con el pasado". En ese sentido recordó que UPN "se salió a la primera de cambio" del plan de convivencia.

Por parte del PSN, Ramón Alzórriz ve la puesta en marcha de la asociación como un intento de "condicionar y tergiversar" cuando el foro adecuado para asuntos memorialistas es en plan de convivencia.

Tesis similar a la de Uxue Barkos, que lamentó la "oportunidad perdida" de los de Javier Esparza. "Era una oportunidad magnifica" de trabajar en torno a la memoria en el marco del plan de convivencia, por lo que la nueva asociación "parece una respuesta pobre, muy pobre, y con visos de confrontación en un tema en el tema que no debería existir".

Las cosas se ven diferentes desde Navarra Suma. José Suárez, portavoz de la coalición, dijo que todo lo que sea trabajar por la memoria es "enriquecedor".

Hizo, eso sí, hizo una defensa torpe de la asociación cuanto menos torpe desde el punto de vista histórico, ya que más o menos vino a decir que la historia depende del prisma con el que se mire, una idea anticientífica para una disciplina que basa sus investigaciones en evidencias, no en impresiones. "No hay una interpretación histórica única de ningún aspecto de la historia", afirmó, muy seguro, para decir después que todo lo que sea hablar de historia desde diferentes prismas es enriquecedor. E incluso se le escapó la motivación final de sus compañeros de UPN: "La historia es una disciplina muchas veces muy utilizada políticamente, el nacionalismo es algo que maneja y que utiliza de una manera clarísima a su conveniencia. Que haya distintas perspectivas es bueno", manifestó.

"Habrá que ver los fines de la asociación, ver si no se trata de seguir obstruyendo"

ana ollo

Consejera de Relaciones Ciudadanas

noticias de noticiasdenavarra