Los celos motivaron el asesinato con sicarios del concejal Javier Ardines (IU) en Llanes

La Guardia Civil detiene en Bizkaia al presunto inductor y a dos argelinos, mientras un cuarto continúa en Suiza

08.02.2020 | 20:22
Pedro Nieva, en el momento de su detención en Amorebieta.

Llanes/Bilbao - La obsesión por una posible relación entre su mujer y su amigo Javier Ardines llevaron presuntamente a Pedro Nieva, empujado por los celos, a idear la muerte del concejal de Izquierda Unida (IU) en la localidad asturiana de Llanes en un asesinato planificado y ensayado minuciosamente que fue ejecutado el pasado 16 de agosto.

Tras una larga investigación bautizada como Operación Strave, la Guardia Civil detuvo la pasada madrugada en Bizkaia al considerado como inductor de este crimen pasional y a otros dos ciudadanos argelinos a los que el primero podría haber contratado para consumar el crimen y a los que se suma un cuarto hombre en Suiza del que se ha iniciado el trámite para pedir su extradición.

Los investigadores habían centrado la investigación en el móvil pasional tras haber descartado, entre otras opciones, una motivación política relacionada con la actividad de la víctima como único edil de IU, con responsabilidad en las áreas de Medio Rural, Playas y Personal, en un gobierno cuatripartito.

El presunto autor intelectual conocía bien a Ardines, con el que era habitual verle en los veranos, cuando acudía con su familia a una casa de su propiedad situada a apenas cien metros de la vivienda del edil en la parroquia llanisca de Belmonte de Pría, donde pasaba las vacaciones y algunos fines de semana, ya que su residencia estaba en Zorno-tza, a poco más de 200 kilómetros. Pedro Nieva, esposo de la prima de su mujer, tiene 48 años, dos hijos y pertenecía a la misma cuadrilla de Ardines en Asturias por lo que además de familiar les unía una relación de amistad. Según distintas fuentes, el sospechoso es el gerente de Instalaciones Mugarra, una empresa dedicada al montaje de sistemas eléctricos situada en Zorno-tza, localidad en la que residía.

fácil seguimiento Las rutinas y horarios que el concejal Ardines mantenía a diario facilitaban los seguimientos y no era difícil calcular sus movimientos, tanto en su actividad de patrón de barco como en su faceta política como concejal. Ardines, de 52 años, casado y padre de dos hijos, salía a diario hacia las 6.30 horas para dirigirse al puerto de Llanes y salir a faenar con su embarcación Brañadoira.

Los días previos a su muerte, Ardines notó algo extraño en el camino rural que pasa cerca de su casa y así se lo comunicó a su mujer: unas vallas le impedían continuar su camino. En aquella ocasión, bajó del coche, retiró las vallas y continuó su recorrido hasta el puerto de Llanes.

Pero unos días después, el pasado 16 de agosto, tres vallas de obra volvían a bloquearle el paso y, esta vez, cuando se bajó de la furgoneta con el motor en marcha para retirarlas fue sorprendido por sus asesinos. Golpeado con un objeto contundente en cabeza y nuca, Ardines sólo se pudo desplazar unos metros hasta caer desplomado, donde fue encontrado por un vecino en torno a las ocho de la mañana.

Ayer, seis meses después y fruto de una minuciosa y hermética investigación, Pedro fue detenido como presunto inductor intelectual del crimen con el móvil pasional como principal hipótesis. Su esposa es prima segunda de la mujer de Ardines y los celos del vecino de Zornotza aparecen como el principal desencadenante del crimen, según fuentes cercanas a la investigación. El supuesto inductor del asesinato del concejal de IU y los otros presuntos sicarios de origen argelino fueron trasladados a Asturias, donde se instruye la causa, tras haber procedido a los registros de sus domicilios en Zornotza, Erandio y en el barrio bilbaíno de Otxarkoaga. Según fuentes de la investigación, los supuestos autores materiales del asesinato del concejal poseen antecedentes por cultivo de marihuana y a ellos se suma el cuarto implicado que se encuentra en Suiza y del que se está tramitando la petición de extradición.

La segunda residencia del familiar político y amigo de Ardines, en Belmonte de Pría, se precintó ayer y agentes de la Guardia Civil custodiaron la vivienda que permaneció todo el día rodeada por una gran expectación de medios de comunicación llegados de Asturias, Madrid o Euskadi. Hasta esta casa está previsto que se desplace en las próximas horas el arrestado para participar junto a los miembros de la Guardia Civil en un nuevo registro tras los realizados en Bizkaia.

declaraciones La juez encargada del caso, que ha ido prorrogando sucesivamente el secreto de sumario para preservar las investigaciones, tomará previsiblemente declaración a los arrestados el próximo jueves. Mientras se efectuaban los registros en Bizkaia, el alcalde de Llanes, Enrique Riestra, y la sustituta de Ardines en el Ayuntamiento de Llanes, Priscila Alonso, agradecieron el "impecable" trabajo de la Guardia Civil para resolver un crimen que ha conmocionado a toda Asturias, ha dejado a una familia "destrozada" y que aún está en plena investigación.

El teniente coronel de la Comandancia de la Guardia Civil de Gijón, Francisco Javier Puerta Muñoz, aseguró que la investigación por la muerte del edil de IU ha sido "muy compleja". Así lo indicó, en declaraciones a los medios de comunicación antes de participar en el Ayuntamiento de Gijón a la Junta Local de Seguridad. No quiso entrar, eso sí, en más detalles, al estar el caso bajo secreto de sumario, aunque apuntó que se han estado tratando "muchísimos datos" y sobre todo "con mucha paciencia y muy buen trabajo". - Pilar Campo/D.N.

asombro

"me he llevado una decepción"

Consternación. Muchos vecinos de Amorebieta-Etxano no se podían creer en la jornada de ayer que Pedro estuviera involucrado en el crimen del concejal de IU en Llanes. "Le conozco de hace muchos años, para mí es una persona muy noble, un gran tío. Después de conocer lo de hoy -por ayer- tengo que reconocer que me he llevado una gran decepción", recordaba un vecino que guardaba relación con toda la familia. "Es un tío trabajador, cercano, muy familiar y muy amigo de sus amigos", así le definía ayer otro zornotzarra que coincidía con él a menudo en un céntrico bar de Gudari kalea. - A. Salterain