Donostia-San Sebastián investiga presuntas agresiones sexuales a seis jóvenes que aseguraron haber sido drogadas

El alcalde afirma que no consta ninguna denuncia por delitos sexuales

08.02.2020 | 20:44
Concentración de los grupos municipales del ayuntamiento de Donostia para denunciar un intento de agresión sexual.

Donostia - El Ayuntamiento de Donostia ha solicitado una investigación coordinada entre la Guardia Municipal y la Ertzaintza para esclarecer las presuntas agresiones sexuales de las que ha tenido conocimiento Duñike Agirrezabala, concejala de Igualdad del Ayuntamiento.

Por su parte, el concejal de Seguridad de Donostia, Matín Ibabe, ha subrayado que ni la Guardia Municipal ni la Ertzaintza han recibido durante las últimas semanas denuncias formales sobre presuntas agresiones sexuales a jóvenes previamente drogadas. 

Media docena de jóvenes han denunciado haber sido drogadas en bares nocturnos de Donostia y algunas de ellas, además de no recordar nada de lo sucedido durante varias horas, aparecieron sin bragas, por lo que no se descarta que hubieran sido violadas, aunque no lo recuerden. En principio, serían dos las chicas en las que existen indicios de agresión sexual.

La concejala de Igualdad del Ayuntamiento de Donostia, Duñike Agirrezabalaga, confirmó ayer que tiene personalmente constancia de que al menos seis chicas han comunicado haber sido drogadas con alguna sustancia en la bebida en locales nocturnos, porque no recordaban lo sucedido desde determinados momentos y durante varias horas. Algunas de las chicas, de entre 17 y 20 años edad aproximadamente, fueron a presentar una denuncia a la Ertzaintza que, en la actualidad, está investigando los hechos. No obstante, otras chicas, según explicó a este diario la corporativa, no han presentado denuncia y algunas "ni siquiera se lo han querido decir a sus padres". A pesar de ello, el Ayuntamiento de Donostia ha puesto a disposición de las jóvenes los servicios jurídicos municipales para estos casos debido a la "gravedad" de los hechos, dijo Agirrezabalaga, que destacó la preocupación del Consistorio donostiarra por la situación, que ha tenido lugar en los meses de enero y febrero.

Según han informado las afectadas, algunos casos tuvieron lugar de madrugada pero otros "no tan tarde". "De hecho, alguna familia llevó a su hija al hospital tras extrañarse por lo tarde que había llegado, en comparación con su costumbre, y verla con un comportamiento extraño. Por ello se supone que la drogaron no muy tarde", dijo la edil.

Los efectos de la sustancia suministrada a las jóvenes son tan fuertes que alguna de las que fue al hospital no recordaba después haber pasado por el centro sanitario, según explicaron sus familiares. Agirrezabalaga añadió que, precisamente por haber sido drogadas, las víctimas de la situación no pueden describir con concreción las situaciones vividas, que han tenido una duración de varias horas. "Cuando recuperan la consciencia no recuerdan nada", destacó la corporativa, que consideró que los servicios públicos deben coordinarse al máximo para intentar evitar este tipo de situaciones, que han comenzado a proliferar.

Por otra parte, recordó que el departamento de Igualdad del Ayuntamiento impulsará una mayor colaboración con los taxistas para que ellos también puedan contribuir a evitar agresiones sexuales. La empresa de autobuses Dbus, por su parte, prevé ampliar las paradas a demanda a todas las líneas nocturnas, con el mismo fin de evitar posibles agresiones a mujeres.

Tras conocer la situación detectada en la capital guipuzcoana, las Juventudes Socialistas de Euskadi condenaron los "dos casos de violación" producidos. "Las zonas de ocio deben ser simplemente eso, lugares donde pasarlo bien y desconectar, no donde temer que alguien pueda agredirte por el mero hecho de ser mujer", dijo la secretaria general de la organización juvenil, Azahara Domínguez.