buque ‘Haizea Lau’

Piratas atacan por segunda vez en diez días a otro atunero vasco

En declaraciones a ETB, el capitán del buque vasco, Aitor Aberasturi, ha descrito así el incidente: "vimos un esquife blanco, y acto seguido cogimos el viento (a favor), por si acaso; ellos se pusieron a mucha velocidad por la popa nuestra, a todo correr, y nosotros más máquina, y ahí venía, venía, pero venía pegando mucho bote, mucho bote, y entonces, desistió. Cuando vimos que desistió, listo".

09.02.2020 | 07:07
Vista del buque ‘Haizea Lau’, víctima de una persecución por parte de un esquife pirata.

Bermeo - Los grupos de piratas que operan desde la costa de Somalia parecen haber iniciado una nueva ofensiva contra todo buque que navegue por la zona occidental del océano Índico. Al ataque registrado el pasado día 24 de abril por el atunero-congelador Txori Argi cuando faenaba a la pesca de túnidos tropicales en aguas internacionales, hay que sumar el incidente acaecido en la jornada de ayer entre el buque Haizea Lau, embarcación auxiliar de la empresa bermeana Albacora, con una embarcación tripulada por seis presuntos piratas.

Cuando el patrón del buque bermeano avistó la embarcación sospechosa y observó que paulatinamente se iba acercando al pesquero hasta situarse a dos millas náuticas, activó el protocolo de seguridad previsto para estos casos. El Haizea Lau inició inmediatamente la huida a toda máquina en dirección opuesta. Al mismo tiempo, el esquife pirata comenzó a perseguir al buque auxiliar de la empresa Albacora. Afortunadamente, la persecución finalizó a los pocos minutos cuando los piratas decidieron detener su embarcación para cambiar el rumbo y alejarse. A diferencia de lo acontecido en el ataque al Txori Argi, los agentes de la seguridad privada embarcados en el Haizea Lau no se vieron obligados a abrir fuego de intimidación contra el buque perseguidor toda vez que los seis piratas desistieron rápidamente en su intento de aproximarse al buque vasco.

Otro barco de la empresa Albacora, el Albacan se hallaba en la zona donde se produjo el avistamiento y posterior persecución, asi como el atunero-congelador Elai Alai de la naviera bermeana Echebastar.

Preocupación

A pesar de que los dos ataques perpetrados en los últimos diez días se han solventado sin mayores incidentes, el repunte de la actividad de los piratas somalíes comienza a preocupar a las empresas del sector atunero-congelador cuyos barcos faenan en aguas del océano Índico. "En esta época del año la mar está en calma, lo que favorece la actividad de los piratas que operan desde la costa de Somalia. Hemos estado muchos meses sin registrar incidentes en la mar y los barcos han podido faenar con normalidad, siempre, eso si, con personal de seguridad armado a bordo", aseguran fuentes del sector atunero de Bermeo. La flota atunera-congeladora está compuesta por cerca de 25 embarcaciones que faenan en el océano Índico. Estos barcos llevan más de 15 años sin entrar en las 200 millas de la Zona Económica Exclusiva de Somalia tras el inicio de la actividad delictiva por parte de grupos armados establecidos en la costa somalí. La flota vasca desarrolla su actividad pesquera mayoritariamente en aguas internacionales o en aguas de estados ribereños en virtud de los acuerdos alcanzados por la UE. Se da la circunstancia de que buques de bandera china que faenan a la pesca de túnidos mediante el sistema de long line o palangre, han accedido a las aguas territoriales de Somalia tras obtener licencias negociadas con autoridades somalíes.