alerta sanitaria

La Casa de la Misericordia de Pamplona pide que se hagan test a 99 ancianos

Aísla en sus habitaciones a los 520 residentes, y se sigue en observación médica los posibles casos

30.03.2020 | 00:45
Los chantreanos Javier Del Castillo y Conchita Díaz junto a Amaia, una de las doce nietas. Foto: Cedida

pamplona – La dirección de la Casa de la Misericordia de Pamplona sigue solicitando al Gobierno de Navarra la realización de test para identificar a los usuarios con positivo en coronavirus.

"Es algo esencial para atenderlos correctamente", señalan desde la institución, opinión que comparten los usuarios del centro y familiares cercanos. Es el caso de German Del Castillo cuyos padres, Javier de 92 y Conchita 86 años, se encuentran confinados en la habitación donde duermen de manera habitual.

Su padre lleva una semana con picos de fiebre, y desde este viernes está aislado. "Deberían hacer pruebas a todos los que tienen síntomas para aclarar los que están o no contagiados. Sólo se hacen test a los que llegan al hospital. Aquí hay personas que no son matrimonios y que comparten baño, por ejemplo", señala German, para quien sería más efectiva la atención si se conoce el contagio.

"Si un 70% o un 80% de esos casos dan positivos, no vamos a esperar a que tengan tos, fiebre y no puedan respirar porque, en ese caso, a lo mejor les quedan dos días de vida", advierte. "Sabemos que no es un canal prioritario ahora mismo, pero son muchas las residencias que tiene que haber en esta situación. Los empleados y enfermeras se están dejando la piel y lo agradecemos, pero para todos es mejor saber", agrega.

En la información dada a conocer en el blog de la institución pública se señala que este fin de semana eran 99 los "posibles casos" de COVID-19 en un centro con más de 520 residentes. El único caso confirmado es el de un residente que ha recibido el alta hospitalaria y que ha regresado para pasar la cuarentena en la Casa de la Misericordia. Fuentes oficiales de la institución señalan que las últimas analíticas se hicieron el 19 de marzo y que desde entonces no ha habido más reconocimientos en un centro que mantiene, inciden, la atención médica a todos sus pacientes con más de 300 trabajadores.

La residencia está aislada, no se permiten visitas, se han suspendido todas las actividades y también se ha decidido confinar en sus habitaciones a todos los residentes para evitar contagios. "Se les lleva la comida, y los servicios de limpieza y atención sanitaria y médica se traslada a cada habitación", confirman. Además, los casos sospechosos además de aislados se siguen bajo "observación médica y vigilancia, además de los que necesitan cuidados de enfermería".

"Las casuísticas, en el caso de personas enfermas, son variadas y se ha habilitado parte del nuevo pabellón para 14 habitaciones", reiteran. "La Casa de la Misericordia está haciendo un esfuerzo ímprobo en la contratación y refuerzo de personal, para seguir haciendo frente a esta desdichada situación", destacan. "El equipo profesional de la casa continúa cumpliendo con su compromiso de atención a los residentes, con gran sacrificio de su vida personal e incluso de su salud", agregan. Para las familias de los residentes que se encuentren en las plantas el contacto telefónico con las responsables de cada una de ellas se ceñirá a partir de ahora a un horario: de 10.00 a 11.30, y de 16.00 a 17.30. Para los que se encuentren ingresados en la enfermería de 12.00 a 13.00 y de 18.00 a 19.00 en la extensión 336.