Cientos de navarros celebran el fin del estado de alarma con un día de playa

Tras más de tres meses sin poder pasar la muga, este domingo ha vuelto la movilidad sin restricciones

21.06.2020 | 16:40
Vista de la playa de La Concha, en San Sebastián, este domingo por la mañana.

Cientos de navarros han podido disfrutar este domingo de un día de playa casi 100 días después de que se decretara el estado de alarma, en el primer día del fin de restricciones de movilidad entre autonomías, con temperaturas muy agradables, que han superado los 20ºC en la costa guipuzcoana, la más próxima al territorio foral.

La movilidad con otras comunidades y con Iparralde se ha autorizado a partir de la pasada medianoche, pero siguen vigentes algunas restricciones: la mascarilla sigue siendo obligatoria si no se mantienen 1,5 metros de separación.

Se trata de la situación más ansiada desde que el pasado 14 de marzo se decretara el estado de alarma y ya está aquí. Tras superar una desescalada por fases que ha durado casi dos meses, la nueva normalidad es ya una realidad. Desde esta medianoche, sin mayores restricciones que la que imponen el sentido común y la sensatez, la vida vuelve a parecerse a lo que era antes de que el coronavirus arrollase con la realidad tal y como la conocíamos.

En las últimas semanas hemos ido recuperando el espacio que el virus nos había arrebatado: se han llenado los bares y las terrazas y las tiendas han vuelto a bullir de clientes. Un primer paso que tendrá a partir de ahora su continuidad con la paulatina puesta en marcha de los cines y otras instalaciones culturales o las discotecas y locales nocturnos –con limitación de aforos y sustitución de las pistas de baile por mesas en las que permanecer sentado respetando la distancia física–. Los niños, uno de los colectivos más agraviados durante la pandemia, vuelven a hacer uso de los parques infantiles, más de tres meses después.


También recuperan la calle los usuarios de las residencias de ancianos, un grupo para quienes el confinamiento ha supuesto una dura prueba de supervivencia, debido al aislamiento al que han sido sometidos por seguridad.

Sin embargo, el principal cambio radica en la ausencia de límites con respecto a la movilidad. Desde hoy ya es posible viajar por todas las comunidades del Estado, así como cruzar la muga hacia Iparralde, una circunstancia que muchos navarros han aprovechado para reencontrarse con familiares y conocidos, así como para disfrutar de sus vacaciones estivales.

No obstante, el virus no ha desaparecido, actualmente solo en el Estado hay al menos nueve focos de contagio activos y dependerá del comportamiento de cada uno que no se desande el camino recorrido en estos tres meses.

RESPONSABILIDAD INDIVIDUAL Por ello, desde las instituciones apelan a la responsabilidad individual para evitar rebrotes que vuelvan a poner en riesgo de colapso el sistema sanitario y aboquen a un nuevo confinamiento cuyas consecuencias sociales y económicas serían irreversibles.

En estos términos se manifestó el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que apeló a "mantener la guardia alta" y a seguir "a rajatabla las reglas de higiene y de protección" en esta nueva normalidad. En este sentido, advirtió que "cada uno podemos ser un muro frente al virus o una vía de contagio, depende de cada uno de nosotros y nosotras". "El virus puede volver y puede sacudirnos de nuevo en una segunda ola", una situación que hay que "evitar a toda costa" porque "seguimos siendo vulnerables".

MASA DE AIRE CÁLIDO La entrada de una masa de aire muy cálido de origen africano, junto con las condiciones de estabilidad atmosférica y a la fuerte insolación, dará lugar a un progresivo y marcado ascenso de las temperaturas que durará hasta el jueves en gran parte de la Península y de Baleares, alcanzándose valores que, en muchas zonas, serán superiores a los normales para esta época del año.

 
Durante el episodio, las zonas afectadas en la Península serán el interior del cuadrante suroeste, ambas mesetas y el valle del Ebro. En estas áreas los valores máximos de las temperaturas oscilarán entre los 35ºC del valle del Ebro y meseta norte, los 38ºC de los valles del Tajo y Guadiana y los 40-42ºC del valle del Guadalquivir. En Baleares se superarán los 30ºC, sobre todo en el interior de Mallorca, donde probablemente se alcancen los 34ºC.
 
Asimismo, las temperaturas nocturnas serán relativamente altas, pero no superiores a las normales para estas fechas. Los valores más altos estarán entre 20-24ºC, en las mismas zonas de máximas altas y también en los litorales del sur y sureste peninsular.
 

EL LUNES: ONCE PROVINCIAS EN AVISO

 
Con respecto al lunes, once provincias estarán en aviso amarillo (riesgo) y naranja (riesgo importante) por temperaturas máximas que superarán los 30ºC e incluso podrán alcanzar los 40ºC.
 
En concreto, estarán en aviso amarillo Almería (con 35ºC de máxima), Huelva (35ºC), Jaén (37ºC), Ávila (32ºC), Salamanca (34ºC), Toledo (37ºC), Badajoz (39ºC), Cáceres (37ºC) y Comunidad de Madrid (36ºC); y en aviso naranja Córdoba y Sevilla, que tendrán máximas de 40ºC y 41ºC, respectivamente.
 
Durante la jornada las temperaturas máximas descenderán en el área del Estrecho e interior sudeste y subirán en la mitad interior oeste de la Península, cambiando poco en el resto. Además, superarán los 35ºC en gran parte de la vertiente atlántica sur y es probable que superen los 40ºC en el bajo Guadalquivir.
 
Según la predicción de la AEMET, en la mayor parte del país predominarán los cielos poco nubosos o despejados. No obstante, en Galicia, Cantábrico y alto Ebro por la mañana habrá nubosidad baja, sin descartar alguna lluvia débil en el extremo oriental del Cantábrico.