juan arbizu nafarrate / estellés, 65 años

Juan Arbizu Nafarrate: "Al denunciar me he quitado un peso de encima"

12.07.2020 | 01:11
Juan Arbizu Nafarrate: "Al denunciar me he quitado un peso de encima"

pamplona – Juan Arbizu Nafarrate, estellés de 65 años, guarda cierto rencor a sus padres desde que en el momento de confesarles que el director de su colegio era un auténtico maltratador de menores se quedaron en casa y no acudieron ni siquiera a rechistarle. Es de esas cosas que se le han quedado clavadas a Arbizu, casado, con un hijo y que a los 18 años dejó los estudios –seguramente malinfluenciado por la desgraciada experiencia en El Puy con San Julián– y pasó a trabajar en Agni, la actual BSH. El estellés, ya jubilado, ha decidido denunciar ahora lo que vivió entonces. "Estudié en El Puy desde los 6 hasta los 12 años y recuerdo el pánico que tenía a aquel sinvergüenza de cura. Una vez me rasgó las orejas, me las despellejó, y bajé a mi casa llorando sin parar, como un descosido. Me pegó porque toqué una barandilla y me pareció una injusticia. Y nunca he perdonado a mis padres que ni siquiera subieran a reprocharle nada o a decirle algo. Eran otros tiempos pero lo pasé muy mal". En otro de los episodios que recuerda Arbizu, en junio, "me castigó a limpiar la piscina con una espátula. Me agarré una insolación que me dejó varios días enfermo y pensaba que me moría. Aquel hombre era sádico y torturador", lo describe Arbizu, que no sufrió tocamientos, pero conocedor de que a un grupo numeroso de alumnos les sometía a tocamientos. "Lo sabíamos todos. Pero si lo contabas, era seguro que no te creerían. Tenía un grupo de chavales más sumiso, igual menos rebeldes, a los que metía mano en clase o en el despacho", relata.

En cuanto a la forma en la que le ha condicionado a futuro, el exalumno afirma que "a mí me ha cambiado en que odio la religión. Soy ateo por completo aunque mis padres siempre fueran católicos. Y me afectó a la hora de no estudiar, de desapegarme de los libros. Del Puy me fui a la Oficialía, pero en cuanto pude trabajar, me puse a ello. No quería estudiar". Por los motivos que le han llevado ahora a denunciar, Arbizu relata que "me planteé que si no hacía nada se iba a quedar en agua de borrajas. Tengo mucha rabia aún y por eso quiero plasmar lo que me hizo y me he sentido más aliviado. Me he quitado peso de encima".