Sindicatos lucharán por invalidar el acuerdo de la enseñanza concertada

SEPNA, UGT, LAB y ELA, que conforman el 99% de la representatividad, tildan el pacto de "regresivo"

30.07.2020 | 00:02
Los cuatro representantes de los sindicatos, en primera fila, ayer en la sesión de trabajo en el Parlamento foral.

Pamplona – Los sindicatos SEPNA, UGT, LAB y ELA comparecieron ayer en el Parlamento foral para denunciar el "inadmisible" acuerdo alcanzado entre el Departamento de Educación y las patronales para la enseñanza concertada e ikastolas y para anunciar que lucharán por invalidar dicho acuerdo y "mantener las condiciones de todos los docentes y no docentes, recuperar la representatividad sindical ninguneada".

En concreto, el pasado 15 de julio Educación aprobó el acuerdo suscrito entre la patronal y los sindicatos CCOO y USO para la enseñanza concertada por el que el Gobierno de Navarra destinará 4,3 millones de euros a los aumentos salariales de los docentes y el personal administrativo. No obstante, este pacto no contó con el respaldo del 99% de la representación sindical del sector, conformada por SEPNA, UGT, LAB y ELA, que ayer denunciaron en la Cámara foral que el Gobierno de Navarra "está actuando de forma sectaria, discriminando a los profesionales de la concertada". "Vamos a demostrar este fraude de ley y a tomar las medidas legales pertinentes para invalidar el acuerdo, además de exigir responsabilidades a quien las tenga. La impugnación se va a producir", subrayaron.

En la sesión de trabajo, solicitada por Geroa Bai, Alicia Azpilicueta, de SEPNA, criticó "la expulsión de los sindicatos en la mesa a tres bandas" para la negociación del acuerdo y censuró que se haya aprobado un convenio extraestatutario, que sólo cuentan con el 1% de la representatividad. Para Azpilicueta, la crisis sanitaria "se ha usado como excusa para impedir una negociación e imponer un acuerdo regresivo y con recortes para los trabajadores del sector".

En la misma línea, Alejandro Gastaminza, de UGT, criticó el "nefasto" acuerdo y lamentó que el consejero de Educación, Carlos Gimeno, "ataque de una manera sin precedentes a los sindicatos de nuestro sector". "No vamos a parar hasta revertir esta injusta situación", defendió, y exigió al consejero y a la presidenta Chivite que "asuman sus responsabilidades".

Por parte de LAB, Txane Senar también fue muy crítica con este acuerdo "con recortes y agresivo" y aseguró que "todos los intentos" que han realizado para reunirse con la presidenta navarra "han fracasado" y advirtió de que la ejecución de este acuerdo "generará situaciones sin precedentes". También Juan Pedro Urabayen, de ELA, manifestó que el consejero "nos mintió" y lamentó que "no se haya negociado en la mesa a tres bandas". En este sentido, pidió a los grupos parlamentarios que "obliguen" al consejero de Educación a "rectificar".

Los partidos En el turno de los grupos parlamentarios, María Solana, de Geroa Bai, fue muy crítica con el acuerdo y aseguró que "la merma de este acuerdo es importante", ya que "no sólo recorta en algunas de las condiciones, sino también porque ha perdido en exigencia de transparencia".

Por parte de Navarra Suma, Pedro González valoró que este acuerdo en la concertada supone "los primeros recortes que se hacen en Educación por parte de este Gobierno" y censuró que "se han recortado unos derechos básicos al profesorado que atiende al 40% del alumnado navarro".

Jorge Aguirre, del PSN, afirmó que no le sorprenden "las coincidencias de Navarra Suma y Geroa Bai porque vemos coincidencias en sus actuaciones" y habló sobre "recortes en el año 2012 y en 2016", mientras que "en 2020 se produce una recuperación".

Desde EH Bildu, Bakartxo Ruiz defendió que "los acuerdos están para cumplirlos" y señaló que los sindicatos "tienen que participar" en la negociación. Así, se mostró a favor de la "mejora de las condiciones de trabajo y de que se deroguen los recortes".

Por parte de Podemos, Ainhoa Aznárez afirmó que la exposición de los sindicatos le dejó "preocupada" por lo que ahora toca "contrastarlo" con el consejero y que éste comente "cómo ha sido esa negociación".

Marisa de Simón, aseguró que en I-E llevan "muchísimos años preocupados por esta cuestión porque no hay manera de saber cómo cada centro privado utiliza los fondos públicos".