Navarra tiene 61 personas en la UCI, la cifra más alta de la segunda ola de covid

En la actualidad hay 411 pacientes ingresados por coronavirus en la Comunidad Foral

03.11.2020 | 13:15
Una ambulancia delante de la fachada de la UCI del antiguo Hospital Virgen del Camino del Complejo Hospitalario de Navarra (CHN).

La consejera de Salud del Gobierno de Navarra, Santos Induráin, ha advertido de que "vienen jornadas muy duras en los hospitales" de la Comunidad foral, que tiene en estos momentos 61 personas en la UCI, "la cifra más alta en esta segunda ola" de la pandemia de Covid-19.

En rueda de prensa, la consejera ha remarcado que los altos contagios en las últimas semanas en Navarra "han llevado a una subida en la presión del sistema sanitario con un incremento de ingresos y de gravedad de las hospitalizaciones, también en el nivel tan sensible como las UCI".

En este sentido, ha explicado que en la actualidad hay 411 pacientes ingresados por Covid-19, 289 de ellos en planta, 61 en hospitalización a domicilio y otros 61 en UCI, "la cifra más alta en esta segunda ola".

Según ha señalado Induráin, a diferencia de lo que ocurrió en verano, "las estancias sobre todo en UCI se están alargando, por lo que las altas, algunas de ellas en forma de fallecimiento, no están compensando los ingresos, que duran entre dos o tres semanas".

Además, ha explicado que "esta semana se ha confirmado un incremento de pacientes ingresados de más edad" y ha detallado que seis de cada 100 nuevos casos derivan en hospitalizaciones, de las que 6 de cada 1.000 acaban en UCI y 8 de cada 1.000 fallecen.

En esta línea, la consejera de Salud ha advertido de que "vienen jornadas muy duras en los hospitales", por lo que ha incidido en que "es imprescindible no sólo contener, sino rebajar el número total de contagios esta semana y confirmarlo en la siguiente" para "evitar que el sistema sanitario se resienta definitivamente".

Ha recordado Induráin que actualmente se ha suspendido en torno al 10-15% de la actividad quirúrgica no urgente, pero "habrá que ver qué pasa la próxima semana". Y ha subrayado que "estos niveles de más de 500 casos diarios no son aceptables si queremos evitar volver a un sistema sanitario condicionado totalmente por el Covid-19".

"Nos la estamos jugando ahora, en el presente. El sistema sanitario se está dejando la piel y necesita del apoyo imprescindible de la población", ha expuesto Induráin.

Preguntada por si se ha barajado desprogramar pruebas diagnósticas, la consejera ha afirmado que "todo va a depender de cómo vaya la evolución" y ha asegurado que "la prioridad es que aquello que no sea demorable no se demore".