CaixaBank publica el diagnóstico estratégico de la economía de Navarra

El estudio se presentó ayer ante las principales empresas e instituciones de la Comunidad Foral

22.12.2020 | 00:58

Pamplona – CaixaBank presentó ayer el Diagnóstico Estratégico de la Economía Navarra ante los principales agentes económicos y empresariales de la Comunidad Foral. En el encuentro virtual han participado la Directora Territorial, Isabel Moreno; el Director Corporativo de Planificación Estratégica y Estudios de CaixaBank, Enric Fernández; el Director de Análisis Económico de AFI y autor del informe, Diego Vizcaíno; y la consejera de Economía y Hacienda del Gobierno de Navarra, Elma Saiz.

Todos ellos han destacado la importancia de contar con un estudio que, a diferencia, de otros que están basados en datos coyunturales, pretende ir más allá y centra su análisis en el núcleo estructural de la economía navarra. Para Isabel Moreno, Directora Territorial Ebro de CaixaBank "Navarra está bien preparada para el desafío al que nos enfrentaremos a partir del año que viene, tras la pandemia de la Covid-19", y ha destacado "la labor de los empresarios y de las empresas, como piezas clave para la recuperación económica, generadoras de riqueza y empleo estable a largo plazo".

Por su parte, Enric Fernández, Director Corporativo de Planificación Estratégica y Estudios de la entidad, ha afirmado que "la potencia del sector industrial navarro, la solidez del sistema de innovación de la Comunidad Foral y su compromiso con la sostenibilidad constituyen tres ventajas competitivas claves para impulsar la economía en los próximos años". Y ha destacado que Navarra, "que ya es un referente nacional en investigación biomédica e industria farmacéutica, puede aspirar también a serlo a nivel europeo".

El diagnóstico estratégico territorial de Navarra analiza las fortalezas y oportunidades, así como las debilidades y amenazas a las que se enfrenta la Comunidad Foral y forma parte de la Colección Comunidades Autónomas de CaixaBank Research. Siguiendo la metodología de los volúmenes anteriores, a través del apoyo de estadísticas e informes oficiales, programas institucionales en curso, y opiniones de destacados actores empresariales, sociales e institucionales de la región, se han analizado los principales componentes socioeconómicos de Navarra, haciendo especial hincapié en los procesos demográficos, territoriales, económicos, tecnológicos y medioambientales. El objetivo es contribuir de manera efectiva al debate actual de la región y proveer un punto de partida para articular las políticas económicas que permitan aprovechar un futuro repleto de retos y oportunidades.

El encargado de presentar el informe ha sido Diego Vizcaíno, Director de Análisis Económico de AFI y responsable del equipo de analistas que han participado en la elaboración del estudio.

Fortalezas y oportunidades de la economía de Navarra Las conclusiones del mismo ponen de manifiesto los principales retos a los que se enfrenta la Comunidad Foral de Navarra al mismo tiempo que pone en valor sus fortalezas.

Así en materia de infraestructuras estratégicas de transportes, el estudio concluye que la concreción en Navarra del Corredor mixto de alta velocidad Atlántico-Mediterráneo permitiría dar un salto cualitativo en las comunicaciones interregionales, además de ampliar las oportunidades para desarrollar un sistema intermodal y funciones logísticas avanzadas, que redunden en un sector exterior más competitivo. Y añade que la articulación de un territorio con diversas realidades implica progresar en la cohesión socioeconómica, no solo con infraestructuras de transporte convencionales, sino cada vez más a través de las redes telemáticas y los servicios digitales que favorecen la cohesión socioterritorial, mejorando la calidad de vida y ampliando las oportunidades sociolaborales de los habitantes del medio rural.

El mercado laboral se presenta en el estudio como un ámbito crítico para favorecer la citada cohesión y el funcionamiento del sistema económico. El objetivo de Navarra es volver a una situación de pleno empleo, pero sin descuidar la calidad, y combatir la dificultad de inserción que afectan de manera aguda a los colectivos más vulnerables. El informe sitúa la productividad de la Comunidad Foral por encima de la media de la UE-28, muy cerca de economías como la británica, y apunta que el acercamiento al resto de regiones europeas de referencia debe realizarse a través de la capitalización de los progresos realizados en los ámbitos científico y tecnológico, así como del aprovechamiento eficaz de los recursos humanos, incidiendo en la cualificación profesional y la promoción del talento.

Otra de las conclusiones del estudio es que Navarra es líder en apertura exterior, gracias a que sus empresas hicieron frente al desplome del mercado interno durante la crisis reinventándose y proyectándose con éxito en los mercados internacionales. De cara al futuro, los sectores exportadores deben seguir progresando en términos de diversificación geográfica (mercados emergentes fuera de Europa) y de productos (innovadores, singulares, de mayor calidad y valor añadido) que permitan crecer en un entorno cada vez más competitivo y complicado por las tensiones proteccionistas y ser más creativos a la hora de canalizar los flujos de inversión extranjera en proyectos productivos o de reindustrialización.

Además, el liderazgo alcanzado en las empresas del automóvil, eólica y biofarmacéutica son excelentes pruebas de que Navarra puede y sabe competir a escala global. La planta de producción de la multinacional Volkswagen y la especialización en toda la cadena de valor del sector del automóvil son el principal activo industrial y motor económico regional. Navarra también demostró al mundo el potencial de la energía eólica en tierras de interior (onshore), generando al mismo tiempo una potente industria eólica que congrega a los gigantes del sector. El denso ecosistema biomédico y las iniciativas empresariales pioneras han fraguado en prometedoras empresas de base tecnológica.

El informe afirma que la Comunidad Foral debe seguir apostando por los sectores donde exhibe ventajas competitivas claras, es decir, automóvil y mecatrónica, bienes de equipo, agroalimentario y biomedicina. El desarrollo de estas actividades va a depender de la mejora continua del sistema de innovación regional (en términos de excelencia investigadora), transferencia tecnológica, interconexión de los agentes y proyección en el espacio europeo. Asimismo, como en el resto del país, la capacidad de innovación está restringida por la estructura empresarial atomizada y, en consecuencia, las agrupaciones de empresas innovadoras o estructuras clúster son la alternativa. Todo ello debe confluir en empresas más adaptadas o preparadas para asumir los retos disruptivos que conlleva la Cuarta revolución industrial (la digitalización y la Industria 4.0, entre los más prioritarios). La larga trayectoria de entendimiento y colaboración entre el Gobierno Foral y los agentes socioeconómicos, junto con las diversas iniciativas emprendidas, puede hacer que esta carrera esté jalonada por más éxitos que fracasos.

Otros sectores por potenciar se relacionan con la economía circular y el turismo, por sus óptimas perspectivas de desarrollo y contribución a un modelo económico más verde y sostenible. De manera complementaria a la especialización en energías renovables y la meta de un futuro cero emisiones, la estrategia ambiental promueve la economía circular y la gestión sostenible de los recursos. Las actividades turísticas con mayores perspectivas de desarrollo en Navarra se relacionan con la puesta en valor del rico patrimonio natural y cultural, con un enfoque sostenible y un influjo territorial positivo. El turismo rural y natural, el gastronómico y el enológico son algunos formatos ilustrativos.

Todas estas conclusiones son algunas de las recogidas a partir del análisis económico estructural de la comunidad, así como de la opinión de los principales agentes locales hasta septiembre de 2019 y van a ser determinantes para afrontar con éxito la recuperación económica a la que se enfrenta la Comunidad Foral de Navarra como consecuencia del impacto de la pandemia de la COVID-19. El parón de actividad derivado de esta crisis y sus efectos sobre la economía refuerzan la necesidad de replantear y fortalecer las estrategias económicas de Navarra, que logren superar los retos anteriormente descritos, acentuados durante esta crisis, aprovechando el abanico de fortalezas que ofrece la comunidad.

"Las conclusiones del estudio suponen un punto de partida para afrontar con éxito la recuperación económica"

Isabel Moreno

Directora territorial de CaixaBank

"El momento actual exige pensar medidas a corto plazo para aliviar el impacto de la pandemia"

Enric Fernández

Director Corporativo de PLanificación Estratégica y Estudios de Caixabank

"La productividad de Navarra se sitúa por encima de la media de la UE-28, cerca de economías como la británica"

Diego Vizcaíno

Director de Análisis Económico de AFI