46.906 personas, en lista de espera para primera consulta

En cuanto a las intervenciones quirúrgicas, hay 6.675 personas aguardando una operación, frente a las 7.909 del año pasado

27.02.2021 | 00:39
Urgencias y edificios del CHN.

La consejera de Salud del Gobierno de Navarra, Santos Induráin, explicó ayer en el Parlamento que un total de 46.906 personas están en lista de espera para primera consulta en la Comunidad foral, una "mala cifra y un mal momento por pasar una pandemia única en nuestra historia". Evidentemente 46.906 personas son muchas y la tendencia del final de año ha sido negativa tras un inicio de mejoría fruto de un verano que empezaba acercarse a cierta normalidad", señaló Induráin, en respuesta a una pregunta de Navarra Suma en comisión.

En cuanto a las intervenciones quirúrgicas, la consejera de Salud detalló que, a datos del mes de enero, hay 6.675 personas esperando una operación, frente a las 7.909 del año pasado y las 8.125 de 2019. "Es el mejor dato de hace dos años", destacó. Respecto a las pruebas complementarias, explicó que "la realidad es variada, con listas que empeoran como las ecografías u otras que mejoran como los TAC".

La responsable del Departamento de Salud reconoció que las listas de espera es un tema "muy sensible" en el que "detrás hay muchas personas, demasiadas, muchas más de las que deseamos, pero menos de las que podían haber estado a la vista del impacto que ha tenido la pandemia en el sistema sanitario y en las listas de espera".

"Los datos son evidentes y la explicación también", expuso Induráin, quien afirmó que aunque le hubiera gustado presentar otros datos, "no ha sido posible". "Y no porque no hayamos puesto los recursos y energías para recuperar una tendencia que era esperanzadora al inicio de 2020", agregó. En este sentido, recordó que, con la primera ola del Covid, en abril se llegaron a tener 584 pacientes hospitalizados en centros públicos y 182 en los privados, "cifras impresionantes que obligaron a dar la vuelta a toda la organización sanitaria para proteger lo urgente e imprescindible".

"La actividad ordinaria se resintió seriamente", remarcó Induráin, para explicar que "justo cuando habíamos comenzado a retomar unos indicadores de actividad ordinaria, llegó una inesperada y potente segunda ola.