Mariano Esteban / virólogo del centro nacional de Biotecnología

Mariano Esteban: "La naturaleza no se domina con tanques y aviones, sino con antivirales y vacunas"

22.03.2021 | 00:52
Mariano Esteban, director del grupo Poxvirus. Foto: Efe

Virólogo de dilatada experiencia, Mariano Esteban aboga por un mayor apoyo a la ciencia para poder prevenir virus como el SARS-CoV-2 y otros que van a ir apareciendo

madrid – El virólogo Mariano Esteban trabaja en una vacuna contra el coronavirus desde su larga experiencia luchando contra estos bichitos que nos hacen tan vulnerables, porque la naturaleza no se domina con tanques y aviones, sino con armas muy pequeñas y específicas.

Director del grupo Poxvirus y Vacunas del Centro Nacional de Biotecnología (CNB) del CSIC, Esteban dice que del SARS-Cov-2 ha sorprendido su capacidad de contagio y cree que en el futuro habrá ciclos en los que reaparezca, pero con lo que ya se conoce hasta ahora se podrá actuar más rápido y se conseguirá abortar su proceso de extensión.

Los ojos del mundo están mirando a la ciencia

–Los científicos somos gente muy callada y estamos ahí, siempre en la sombra, pero lo que pretendemos es tratar de hacer una labor a la sociedad. Yo, como virólogo, tratando de controlar los procesos infectivos que nos atacan. Es gratificante ver cómo la sociedad y los gobernantes están mirando a la ciencia con ojos más cercanos, pues es la que aporta el conocimiento sobre el virus y los medios de control de la pandemia con antivirales y vacunas.

Usted trabaja en una vacuna contra la covid-19 basada en una variante de la vacuna para erradicar la viruela, ¿por qué ha elegido este enfoque?

–Porque la vacuna contra la viruela sirvió para erradicar la enfermedad más letal que ha padecido la humanidad. Esta variante nos sirve como vehículo transportador, al que insertamos en su ADN fragmentos del coronavirus. Eso nos permite que penetre en las células y produzca las proteínas del coronavirus que van a alertar al sistema inmune para crear anticuerpos que bloqueen el virus. También para activar la llamada respuesta celular de las células sanguíneas linfocitos T, producidos en la médula ósea, que son los encargados de reconocer la célula infectada y destruirla.

¿Para cuándo habrá resultados?

–Estamos avanzando. Primero se trata de tener un prototipo para después caracterizarlo en células en cultivo y después en modelos animales. Después disponemos ya de la información sobre el tipo de respuesta inmunológica que induce en modelo animal y eso nos da la pauta para hacer experimentos de desafío con el coronavirus, es decir, vacunar a ratones que expresan también el receptor humano ACE2 y ver si conseguimos protección después de la infección.

¿Tienen ya experiencia con este enfoque para otras enfermedades?

–Ya habíamos experimentado esta aproximación para otros virus emergentes, como chikungunya, ébola o zika, y ha demostrado su alta eficacia. En estos casos conseguimos, en modelos de ratón, protecciones del 80 al 100% frente a los distintos virus.

El mundo ha conocido otros coronavirus, ¿por qué este ha originado una pandemia?

–Porque nos ha sorprendido en su capacidad de contagiar a la población. Con el SARS, en 2002 y 2003, o el MERS, en 2012, se controló más rápidamente su capacidad de extensión, pero este ha aparecido muy agresivo al propagarse y diseminarse con tanta rapidez. Aún quedan muchas cosas por saber sobre este coronavirus , en primer lugar cómo surgió, cuál fue el animal transmisor al humano, su ciclo infectivo, su interacción con el sistema inmune, tiempo de permanencia en el organismo, dónde reside su debilidad, pero todo ello lo iremos aprendiendo en un tiempo bastante récord si se compara con otras pandemias como la del VIH.

Mucha gente nunca hubiera imaginado que algo tan pequeño como un virus pudiera hacer tantos estragos ¿esto nos tiene que hacer pensar en nuestra vulnerabilidad?

–¡Claro que somos muy vulnerables! No pensemos que dominamos la naturaleza con tanques y aviones y todo este tipo de armas sofisticadas. No, las que necesitamos son armas muy pequeñas, pero muy específicas, como antivirales y vacunas, frente a estos agentes que son muy agresivos y están causando un gran sufrimiento y muertes en la población mundial y estas enormes pérdidas económicas, lo que era impensable en una sociedad tecnológicamente avanzada. Lo que tenemos que hacer es dar más apoyo a la ciencia para que utilice todos sus recursos para prevenir estos virus y otros emergentes y dañinos que van a ir apareciendo cada pocos años.

Habla de apoyo a la ciencia, pero durante años sus presupuestos han sufrido recortes.

–Es indudable que la ciencia es el eslabón más débil a nivel político, porque los científicos no llenamos campos de fútbol, ni cosas por el estilo, estamos en los laboratorios y somos un colectivo al que, finalmente, a la hora de los recortes siempre nos afectan. La ciencia es clave para evitar que todos estos virus, estos bichitos que llamamos, nos estén atacando continuamente, además de las bacterias, que se van haciendo cada vez más resistentes a los antibióticos. La ciencia en España se ha visto muy desfavorecida, pero también ha sido general a nivel mundial, porque se piensa que los científicos, ahí, en los laboratorios, somos elementos raros, como que nos entretenemos, pero trabajamos duramente. Estamos ahí luchando para entender la biología de los virus, cómo actúan y conseguir vacunas y antivirales, pero si no tienes financiación no puedes abordar esos proyectos.

"Este coronavirus, y no otros, ha originado una pandemia porque nos ha sorprendido su capacidad de contagiar a la población"

"Queda mucho por saber sobre este virus: cómo surgió, qué animal lo transmitió..., pero lo iremos aprendiendo en un tiempo récord"