Evolución de la pandemia en Navarra

Navarra entra en una nueva fase de control de la pandemia sin aislamientos y sin obligación de notificar el contagio en casos leves

Actualiza la vigilancia epidemiológica a partir del próximo lunes tras lo decidido ayer por el Ministerio y las comunidades
Se priorizará a las personas vulnerables y los casos graves y las bajas laborales se tramitarán por los cauces habituales

23.03.2022 | 17:53
Cola de personas que esperan a hacerse un antígeno en Forem.

Navarra comenzará a aplicar a partir del próximo lunes, día 28, la actualización de la Estrategia de Vigilancia y Control frente al covid-19, tras la fase aguda de la pandemia aprobada ayer en la Comisión de Salud Pública. Las elevadas coberturas vacunales (93% mayores de 12 años con pauta completa) y la baja ocupación de los servicios asistenciales (48 en planta y 6 en la UCI) permiten afrontar esta nueva fase de transición hacia lo que más adelante será un sistema basado en la red centinela de enfermedades respiratorias agudas (IRAs) en el que la Comunidad Foral tiene una contrastada trayectoria y solvencia sobre gripe.

A partir de la próxima semana se priorizará esta estrategia en personas y ámbitos de mayor vulnerabilidad y en personas con casos graves de covid-19. Esto se traducirá en cambios importantes de cara a la población general, ya que las personas que no presentan estas condiciones y que estén asintomáticas o con síntomas respiratorios agudos leves no requerirán de aislamiento ni una prueba de confirmación, ya que estos instrumentos y el seguimiento más intenso por parte del sistema sanitario se centrarán en personas con factores de vulnerabilidad (mayores de 60 años, inmunodeprimidos y embarazadas), en los ámbitos vulnerables (personal sanitario y sociosanitario, fundamentalmente) y en los casos graves.


Casos leves y asintomáticos de población general: sin pruebas ni aislamientos ni cuarentenas


El diagnóstico de pacientes con síntomas leves compatibles con covid-19 (la mayoría actualmente) se realizará según las necesidades de manejo clínico del mismo, es decir, ya no primará el criterio de medidas basadas en razones de Salud Pública sino de su propia situación personal (a cuya evolución estarán atentos), aunque sí que se les indicarán recomendaciones como la utilización de mascarilla en todos los ámbitos, disminuir las interacciones sociales y evitar el contacto con personas vulnerables y la participación en actos multitudinarios durante diez días, aunque podrán realizar una vida ordinaria si su estado de salud se lo permite.

Cabe recordar que actualmente es obligatorio un aislamiento de 7 días, aunque ya se había dejado de hacer cuarentenas en contactos estrechos, algo que se suprime definitivamente. En este sentido, los autotest no conllevarán de forma automática una prueba de validación para tramitar una baja laboral como hasta ahora, ya que esto queda en manos del diagnóstico clínico y los cauces habituales.


Casos graves y espacios y personas vulnerables: pruebas y en algunos espacios aislamientos


El segundo gran bloque lo componen los espacios y personas vulnerables y los casos graves, aunque en estos últimos son los criterios clínicos (desde centros de salud u hospitales) los que marcarán la realización de la prueba, el tratamiento, el seguimiento y, si lo necesita, la correspondiente baja laboral. Los síntomas a tener en cuenta para contactar inicialmente con el sistema sanitario siguen siendo el inicio súbito en los 10 últimos días de tos, disnea, odinofagia o rinorrea, con o sin fiebre.

Las novedades se encuentran en los grupos de población que vienen marcados por "espacios" o "situación de vulnerabilidad por edad y otros motivos". Un primer colectivo, según el primer criterio de "espacio", lo componen las personas que residen o acuden, están ingresadas o trabajan en centros sanitarios asistenciales hospitalarios, centros sociosanitarios y centros de día que prestan asistencia sociosanitaria, centros penitenciarios y otros centros con personas institucionalizadas. También personal trabajador que presta apoyo o cuidado a personas vulnerables. A todas ellas sí les está indicado realizar una prueba diagnóstica.

Si el resultado es negativo basta con mantener medidas preventivas reforzadas 10 días tras inicio de síntomas. Si la prueba es positiva, procede un aislamiento de al menos 5 días tras el inicio de los síntomas y llevar 24 horas sin fiebre o mejoría de los síntomas y el estudio de contactos estrechos. Si la prueba es positiva, en el caso de residentes, procede un aislamiento de al menos 5 días tras el inicio de los síntomas y el estudio de contactos estrechos; y si es trabajador, en lugar de aislamiento, la medida es no acudir a su centro de trabajo durante los primeros 5 días desde el inicio de síntomas o desde la fecha de diagnóstico en caso de personas asintomáticas. Precisará, además, prueba diagnóstica para reincorporarse a su trabajo.

El otro gran colectivo lo conforman las personas que forman parte de un grupo de mayor vulnerabilidad por razón de edad o de su situación sanitaria: es decir, las personas con 60 o más años, las personas con inmunodepresión por causa intrínseca o extrínseca y mujeres embarazadas. En este grupo también está indicada una prueba diagnóstica por parte del sistema sanitario. Si el resultado es positivo, no se articula automáticamente como hasta ahora un aislamiento sino que se aplican las citadas medidas preventivas durante diez días y un seguimiento más estrecho para vigilar el empeoramiento o la aparición de nuevos síntomas. En cuanto a las bajas, no se activan tampoco de modo automático por dar positivo (al no haber aislamiento) sino según criterio clínico.


Información de la pandemia con periodicidad semanal


Salud ya ha articulado los diferentes sistemas internos de instrucciones e información para que la organización vaya readecuando sus protocolos de cara a la próxima semana, al tiempo de actualizar formatos y canales de información al público. En concreto, para diferentes tipos de dudas, se mantiene el contacto del consejo sanitario 948 290 290.

En cuanto al seguimiento de la evolución de la pandemia, se continúa con los diferentes flujos de información con el Ministerio y otros sistemas complementarios para seguir la evolución de la pandemia (secuenciación, aguas residuales, etc.), atentos también a los indicadores de la hoja de ruta actualizada que prioriza los niveles de ocupación hospitalaria como claves también para fijar los escenarios de actuación.

En coherencia con el nuevo sistema de vigilancia, el Gobierno de Navarra también replanteará la periodicidad y contenido de la información relativa a los distintos indicadores epidemiológicos, asistenciales y geográficos de la pandemia que se vienen dando, especialmente a través de sus distintas webs. En este sentido, a lo largo de la próxima semana se prevé articular la información con una cadencia semanal (que permite una mayor perspectiva temporal en términos de tendencia), en lugar de diaria, aunque se comunicará previamente el momento del cambio, así como los contenidos.

noticias de noticiasdenavarra