Un coche, un viaje y ‘10146 ruidos’

El músico Cabezafuego iniciará el 4 de julio un periplo cuyo destino es Ereván (Armenia). Sin ruta fija, irá registrando todo tipo de sonidos que encuentre, para crear música con ellos en una residencia artística que realizará en la capital armenia.

09.02.2020 | 18:09
Imagen de la ruta de viaje de Cabezafuego, con Pamplona como punto de oirgen y Ereván como destino final. A la derecha, Cabezafuego, con el material de grabación que utilizará en el proyecto.

El músico Cabezafuego inicia un periplo cuyo destino es Ereván Sin ruta fija, irá registrando todo tipo de sonidos que encuentre, para crear música con ellos en una residencia artística que realizará en la capital armenia.

alrededor de 5.073 kilómetros separan Pamplona de la ciudad de Ereván (Armenia). Una distancia que el músico navarro Iñigo Cabezafuego va a recorrer en coche, atravesando media Europa y registrando los sonidos que encuentre durante su viaje-investigación, como él mismo lo llama. Viaje e investigación porque, en colaboración con el Centro de Arte Contemporáneo de Huarte, va a realizar una residencia artística en el Nest Institute for Contemporany Art de la capital armenia. Durante cinco semanas se dedicará a crear música a partir de los sonidos registrados hasta entonces y, una vez finalizada la estadía, regresará a Pamplona también en coche y registrando sónicamente su periplo. Serán, así, un total de 10.146 kilómetros de sonidos registrados que darán lugar al proyecto 10146 Ruidos.

Será el próximo 4 de julio cuando Cabezafuego se lance a la carretera. "No he querido prepararme mucho el viaje, me parece fundamental no tener planes previos", explica el productor y músico, que ha formado parte de bandas como Half Foot Outside, Jugos Lixiviados, Atom Rhumba o Bizardunak. Y sin una hoja de ruta excesivamente cerrada, en principio, Francia, Italia, Bosnia, Hungría, Rumanía y Turquía serán algunos de los países que planea atravesar.

sonidos no buscados Sí ha fijado una regla: todo sonido registrado debe llegar por casualidad. Sonidos ambientales, música accidental, -músicos callejeros, actos culturales, radio, TV-, palabra hablada... "Estoy preparado para grabar todo lo que me encuentre, dependerá de la suerte y de la valentía que tenga para entrar en determinados ambientes", apunta. De ahí que opine que "será un reto quitarme ideas preconcebidas y ver mundo a través de mis oídos".

En ese sentido teme que "en este terruño tan globalizado, no haya mucha diferencia entre un barrio de Kosovo y la Milagrosa". Pero las grandes urbes aquí quedan a un lado. "Mi idea es empaparme del país real, que sigue siendo más puro en el campo y en las pequeñas aldeas", cuenta.

El fin artístico del proyecto es "hacer música con los sonidos registrados" y para facilitar la experimentación sonora una vez instalado en Ereván, a lo largo del viaje Cabezafuego irá, libreta y página en blanco de por medio, catalogando, pasando a limpio y archivando los sonidos grabados durante cada día. Será un reto personal -"siempre he sido un desastre en cuanto a organización y orden"- que le permitirá llegar a Armenia "con la tarea bien preparada" y poder lanzarse de lleno a experimentar.

En cuanto a los medios de grabación, durante el viaje trabajará con un equipo cedido por el artista Miguel Ayesa, al que agradece "su cariño e interés demostrado con el proyecto". Y además, no será sólo un viaje sonoro, ya que ha previsto realizar grabaciones de vídeo y fotografías. De hecho, la idea final es poder presentar una serie de piezas audiovisuales abiertas a la interactuación con el público.

residencia en Ereván (armenia) Ochenta y un días después de haber partido de Pamplona, Cabezafuego llegará a Ereván si no hay incidentes por el camino. Ya en la ciudad Armenia el navarro realizará su residencia artística en el Nest Institute for Contemporary Art entre el 23 de septiembre y el 27 de octubre. Éste será el eje central del proyecto ya que por un lado podrá continuar haciendo grabaciones de campo, pero lo hará a su vez con la seguridad de contar con un centro de operaciones estable, lo cual aumenta las posibilidades de experimentación ya que la interacción con el país va a ser clave, opina. Y eso le permitirá profundizar más allá de lo superficial.

"La música armenia es un gran referente en cuanto a folk mundial, pero éso es lo que nos llega a Occidente: veamos qué hay en los sustratos inferiores y qué ofrece la tierra y la gente de ese país", plantea Cabezaguego, además de concretar que su estancia servirá para empezar a armar la música como tal, con una dinámica clara en cuanto a la experimentación sonora: "No voy a tocar ningún instrumento, sólo jugar con la biblioteca sónica que haya ido recogiendo".

Calendario en mano, el 27 de octubre finalizará su residencia y emprenderá el viaje de vuelta, ésta vez con una ruta que le llevará hacia el sur, por Líbano, Grecia, Macedonia... En principio, según apunta, está previsto que llegue a Pamplona antes de Navidad, aunque la cuestión temporal es una partida relativa en este proyecto. "Tras 25 años dando tumbos con la música, me he dado cuenta que he viajado mucho, pero he viajado mal. El tiempo, un enemigo en las giras, va a ser ahora mi mejor aliado", concluye. Sin reglas y sin ruta fija para recorrer 10.146 kilómetros de sonidos registrados. ¿Se podrá ver el mundo a través de los oídos?

en corto

10.146 kilómetros. Cabezafuego recorrerá los 10.146 kilómetros entre Pamplona y Ereván -ida y vuelta- en coche, grabando aquellos sonidos que encuentre. Ha previsto su regreso a Pamplona para Navidades.

Residencia en Ereván (Armenia). EL Nest Institute for Contemporrary Art de la capital armenia será el lugar donde realice una residencia de cinco semanas.

El viaje, en un blog. El navarro ha abierto un blog en su página web www.cabezafuego.com en el relatará cómo avanza su viaje.

la frase

cabezafuego "VA A SER UN todo un reto QUITARME IDEAS PRECONCEBIDAS Y VER MUNDO A TRAVÉS DE MIS OÍDOS"