Love Of Lesbian: "Los catalanes nos hemos vendido fatal, ¿por qué caemos mal?"

La banda catalana presenta en Baluarte su disco 'Viaje épico hacia la nada' con dos conciertos que tendrán lugar el sábado y el domingo

20.05.2021 | 19:33
La formación de Love Of Lesbian.

El pasado mes de marzo, Love Of Lesbian fue la primera banda estatal en ofrecer un concierto masivo y sin distancia de seguridad. Fue en el Palau Sant Jordi de Barcelona y ante 5.000 personas, mascarillas de por medio y como experimento pandémico. Ahora, dos meses después continúa la pelea por la cultura segura pero además, a su vocalista, Santi Balmes, ya le ha tocado esto de vacunarse: "Los efectos secundarios los tengo de tara, el problema es el de la jeringuilla, no mío".

Hace seis años, Love Of Lesbian volaba con el disco El Poeta Halley y ahora plantea un Viaje épico hacia la nada con su último trabajo, que vio la luz el pasado mes de abril. ¿Podemos hablar de premonición?
–Es un disco que surgió con anterioridad a la pandemia y no quiero decir que nos aprovechamos de la situación, porque queda feísimo, pero sabíamos el mundo que se iba a encontrar el pobre disco cuando llegara a publicarse... Y como estaba todo mal y revuelto, enfatizamos esta sensación de pesadumbre. Yo en las letras había hablado de temas personales y situaciones que con la banda tuvimos que afrontar y es un disco que creo que habla de dar pasos, de salir de la inmovilidad... Y cuando llegó la pandemia, tuvimos claro que íbamos a empezar el disco a partir de las canciones más claustrofóbicas, para ir abriéndonos paso y que fuera un viaje casi casi como el que hemos vivido.

Habla de inmovilidad y en el disco hay un tema, El Paso, que originalmente iba a ser el título de este nuevo compacto. ¿Se ha dado el paso a una nueva etapa en la banda?
–Sí, han pasado cosas con la industria que nos envolvía. Hemos tenido problemillas con gente de la industria, con agentes y socios que nos han producido mucha tristeza y cuando llegas a temas legales tienes que meterte en follones lentos, embarazosos€ Y tienes miedo a no poder solucionar ciertas cosas y en ese tipo de divorcios al final te desesperas y estás muy atado de pies y manos por ciertas situaciones contractuales. Es muy desesperante. Esa situación claustrofóbica dio inicio al disco. Si a eso le juntamos la desaparición de un amigo en circunstancias voluntarias, pues€ Fue el caldo de cultivo para un disco que empieza bastante enfadado.

Esa muerte cercana es protagonista en la canción Viaje épico hacia la nada, que a su vez da título al disco. Siendo pragmáticos, ¿al final eso es la vida, un viaje lleno de epicidad y heroicismo, para llegar a nada?
–(Suspira). Bueno, claro, queda muy€ muy existencialista y nihilista decir eso, pero yo soy bastante ateo con lo cual pues€ pues sí, para mí la vida es eso, pero es que cualquier cosa acaba siendo eso. Un directo, por ejemplo. Nosotros vivimos mucho en esta emoción extrema que al final se acaba desvaneciendo como es un concierto, ¿no? Y es todo el rato esa sensación de cosas que creas y cosas que son efímeras€ Menos los discos, que los puedes escuchar€ pero una experiencia en directo o cualquier cosa bonita que pasa, siempre tiene esa cosa de desvanecimiento.

Musicalmente, este nuevo trabajo es mucho más directo que su anterior disco, El Poeta Halley (2016). ¿Era uno de los objetivos que se marcaron a la hora de trabajar las canciones?
–Sí, sí, es más directo indudablemente. Salió de una consigna de estar más enfadados y también de ser más concisos, porque en El Poeta Halley había llegado a un límite que no queríamos: que las letras mandaran en el proceso compositivo. Al final es una consecuencia de un trabajo lírico de discos anteriores, pero a partir de ahí, llega un momento que dices vale, dar un paso más allá sería caer en un barroquismo innecesario. Y el aprendizaje se basa en desaprender, en dar pasos atrás y volver cada vez más a una simplicidad que también agradecemos€ Así habremos dado también toda la vuelta al círculo.

En las canciones, nos encontramos con conceptos cercanos: por ejemplo, en Eterna Revolución apunta hacia el extremismo y a una polarización que parece ya instaurada.
–Sí, está pasando por ejemplo con esto de Marruecos con España. Es un caldo de cultivo ideal para que alguien coja y diga una verdad fácil que no contempla la multiplicidad de razones que pueda tener lo que está sucediendo y señalas con el dedo a un enemigo en concreto. Y tienes a mucha gente que necesita señalar, es la necesidad humana de tener identificado a un enemigo y a partir de ahí... Me da la sensación que cada día va a pasar más y al final pues bueno, hay hasta gente inteligente que está empezando a coquetear de una manera muy peligrosa con ciertos sectores.

Quizá el mejor ejemplo sean las pasadas elecciones en Madrid, que han convertido esa libertad de la que también habla Eterna Revolución, en algo bastante diferente a tal y como la conocíamos€
–Buf, es que a mí cuando me hablan de libertad los políticos, me pongo a temblar. Hay una confusión de términos bastante bestia y es fácil que si te pillan con la entraña abierta, te puedan colar más de un gol... Como nos la han colado a todos, eh. Libertad para mí no es populismo, es otra cosa diferente€ Para mí, libertad es responsabilidad. La queja que hacemos en el disco es sobre esta peña que está mirando el golpe de efecto continuo en el club de la política, cuando para mí el verdadero patriotismo, si hay alguno, es una buena gestión y velar por el ciudadano... Lo demás, intentar contagiar a tu parroquia€

Como dice su tema Los Irrompibles, ¿las redes sociales han convertido a cualquier idiota en policía moral?
–Sí, lo cierto es que todos algún día hemos caído en la tentación, ese cualquier idiota se podría referir incluso a mí, no tengo ningún problema en aceptarlo€ Es muy tentador poder soltar tu opinión, pero las opiniones ahora mismo... Yo tiendo más al aislamiento y a poder arreglar las cosas dentro de mi entorno más cercano y hablar positivo es como una€ lo punk en estos momentos es hablar positivo de algo en las redes sociales. Es lo vanguardista. Soltar la bilis... Y soltarla sin información, solo leyendo el titular, no indagar€ Volviendo al tema, no sé qué se cuece entre Marruecos o España y me parece muy kamikaze poder opinar de ciertas cosas que no sean las que atañen directamente a la emoción humanitaria de decir: madre mía, hay niños que están intentando no ahogarse en el mar, la única verdad para mí es esa. Nosotros como músicos hablamos de la política desde un punto de vista emocional, porque ha habido cosas que nos han afectado. Y si no fuera por ese punto, no las incluiríamos, porque sería entrar en un debate y entrar en el mundo de la política y para eso dejamos la música y nos metemos a la política.

Pues visto que por Catalunya todavía no se ponen de acuerdo, igual está a tiempo€
–Ah, sí, yo me voy a presentar, algún escaño ya sacaré (risas).

Políticamente, ¿Catalunya es una masoquista que ansiaba que le dieran gratis, como escuchamos en la canción Catanlunya Bondage?
–Sí, somos masoquistas y para mí es irrefutable, es algo que ni siquiera nos damos cuenta nosotros. Es digno de reflexionar lo mal que nos hemos vendido durante siglos. ¿Por qué caemos mal? ¿Qué mitología se ha creado a partir de nosotros y qué mitología ha creado Catalunya respecto a España? Hay un juego de espejismos peligroso, sobre todo por las narrativas de cada parte. Y entonces cuando estoy en Madrid y veo la información que les ha llegado de lo que ha pasado aquí, entiendo que puedan existir ese tipo de opiniones y cuando alguien de Madrid viene para aquí, puede llegar a empatizar€ Es una situación complicada pero como catalán, me da la sensación de que nos vendemos fatal.

De hecho, hace semanas, en Instagram y a raíz de una entrevista que hizo con una radio catalana, le increparon que hablase en catalán...
–Cuando leo estas opiniones, tengo que contar hasta diez y pensar, vale, pues ya está, es oficial, no hay futuro para este país porque el nivel de cretinismo es alucinante. Pero luego intento ser coherente y pensar que es una opinión entre ¿cuántas? Es lo que tiene Internet, a veces hace un efecto lupa muy peligroso sobre lo negativo respecto a comentarios positivos y toda la gente que ha visto la publicación y que ni ha comentado porque ni fu ni fa. Poner en perspectiva las cosas que pasan en la red es la gran asignatura de todos.

Viajemos al 27 de marzo, fecha en la que tuvo lugar el concierto más comentado del año: Love Of Lesbian actuando en el Palau Sant Jordi ante 5.000 personas y sin distancia de seguridad. Cuando se bajaron del escenario, ¿qué sucedió?
–Es algo que se nos seguirá recordando durante mucho teimpo. Estábamos ahí en un espacio físico, delante de 5.000 personas, era algo terriblemente emocionante. Hubo gente que estuvo escuchando el concierto por la radio, era como seguir el alunizaje del Apolo. Y cuando ves la dimensión que ha tenido, estamos contentos en pensar humildemente que hemos sido parte de la solución. Tras el concierto me tuve que salir de las redes sociales durante una semana, porque fue un aluvión y hubo mucho conspiranoico del sector absolutamente alarmista y casi de profeta de Jerusalén de 2.000 años antes, de "va a venir la catástrofe mundial por vuestro concierto", "ojalá se muera tu familia antes que nadie"€ Luego ha habido gente que ha rectificado. Cuando das pasos que son ciertamente atrevidos, es imposible que cuentes con el apoyo de toda la sociedad. 

noticias de noticiasdenavarra