El cineasta Laurent Cantet: "No sé si hay mucho director 'proPutin'"

En su nueva película, 'Arthur Rambo', el cineasta trata el tema de las redes sociales y la asociación de vida y obra de los artistas

20.04.2022 | 00:24
El director Laurent Cantet. Foto: Jesús Hellín

MADRID – El cineasta francés Laurent Cantet, quien estrena el viernes 22 de abril su nueva película Arthur Rambo, se refirió a la cultura de la cancelación, asegurando que hay que tener "cuidado con la propaganda" que puedan hacer algunos realizadores en casos como los de la invasión en Ucrania, si bien poniendo en duda que haya "mucho director proPutin".

"No sé si hay muchos realizadores proPutin, pero sí tengo claro que el cine no está por encima de eso. Si se hace propaganda, y a veces se hace, creo que hay que tener cuidado, sobre todo si la película es una historia que no justifica su esencia", señaló.

Arthur Rambo es la historia de un joven francés de raíces argelinas que alcanza el estrellato literario gracias a su primera novela. Sin embargo, tras ese éxito se descubre que Karim D. tiene una cuenta b en redes sociales con un pseudónimo, a través de la que vierte afirmaciones xenófobas y machistas que supondrán su descenso a los infiernos. "Tengo la impresión de que todavía no somos adultos para las redes sociales y que no hemos madurado lo suficiente como para saber usarlas, aunque poco a poco se va corrigiendo. Sobre todo con las fake news, que aunque siguen siendo eficaces, la gente las detecta cada vez más fácilmente", indicó.

Cantet reconoció que no está en redes sociales. "No encuentro nada en ellas que me interese y tengo la impresión de que te hacen perder un montón de tiempo", remarcó, pero para la película se sumergió en ellas durante un tiempo. Una de las conclusiones reflejadas en la cinta es que "no se perdonan los errores de juventud".

En la película también pone sobre la mesa la asociación de vida y obra del artista. Cantet afirmó que en algunos casos él mismo es "incapaz" de hacer esa disociación, por ejemplo con Celine, el autor de Viaje al fin de la noche que fue un antisemita. "Es difícil separar una cosa de la otra y a mí me cuesta leer a Celine, por mucho que me digan que es gran literatura. También pienso en la libertad de expresión", concluyó.

noticias de noticiasdenavarra