El Helvetia, a por el sueño mágico de la Copa (18.30 h)

Sin temor y con ilusión, los navarros inician hoy el torneo ante el liberbank cuenca (18.30, 'etb 1')

06.03.2020 | 01:30
La plantilla del Helvetia Anaitasuna, en Madrid.

pamplona – Hay competiciones que sirven para soñar y escenarios mágicos donde esos sueños, esos anhelos, se pueden hacer realidad. A partir de hoy, en Madrid, se celebra uno de los torneos más ilusionantes del balonmano: la Copa del Rey. Con ocho equipos en liza, en lucha por un cetro copero, aunque con más alicientes en juego a los que nadie quiere renunciar, como un premio europeo. Y ahí estará, sin miedo alguno, el Helvetia Anaitasuna.

Los navarros asumen este reto como una recompensa y como una forma de aparcar la mente, al menos durante unos días, de la complicada situación que atraviesan en la Liga Asobal. Nadie elude que la competición regular es, a día de hoy, el verdadero caballo de batalla. El objetivo más importante. Pero no cabe duda de que participar en la Copa puede suponer también un revulsivo para su confianza.

El primer escollo con el que se encontrará el Helvetia en este torneo será el Liberbank Cuenca, en los cuartos de final. A partir de las 18.30 horas (por ETB 1 y por LaLigaSportsTV), el equipo navarro saltará a la pista de la Caja Mágica de Madrid para enfrentarse, por segunda vez en menos de una semana, al rival conquense. Será una ocasión para resarcirse, para intentar la revancha por la derrota liguera (27-23), en un partido en el que, no obstante, Anaita dio la cara. "Vamos con la idea de ganar. Nos hemos ganado el derecho a estar aquí", aseguraba el técnico Iñaki Aniz esta semana. Y con esta idea, con el convencimiento de ofrecer el "máximo rendimiento", es con el que se medirán al actual subcampeón de la Copa.

18 jugadores y dos dudas El Helvetia viajó ayer a Madrid con 18 jugadores, incluidos Henrik Nordlander y Xabier Etxeberria, que no pudieron jugar el domingo en Cuenca. El portero sueco por un proceso febril y el extremo de Uharte por problemas a la altura del hombro. Hasta hoy no se decidirá la participación de ambos en los cuartos de final y, en caso de no poder hacerlo, les sustituirían Marcos Cancio y Pablo Galech, del filial, que se desplazaron con la expedición.

Anaitasuna deberá aparcar sus miedos, ser más certeros a nivel ofensivo, intensos en defensa y confiar también en la portería para hacerle frente al conjunto de Lidio Jiménez. Aniz considera que jugar dos veces contra el mismo rival en una semana "tiene sus partes buenas y malas, como todo en la vida", aunque entiende que ambos llegarán "más afinados" al duelo. "Vamos con la idea de hacer el mejor partido y de ganar", insistía.

Por su parte, el Liberbank Cuenca se planta en Madrid como subcampeón de la Copa, un premio que obtuvo el año pasado en Alicante tras medirse al Barcelona en la final y que le dio derecho a disputar esta temporada competición europea.

Además, los conquenses llegan en medio de una vorágine de noticias de altas, bajas y renovaciones. Esta misma semana se conoció que uno de sus puntales en el central, Natan Suárez, jugará el año que viene en el Ademar de León. Asimismo, se ha hecho oficial la ampliación de contrato del lateral brasileño Leo Dutra y se espera que en breve ocurra lo mismo con Thiago Alves, el otro lateral brasileño. Incluso, entre las posibles llegadas al Liberbank Cuenca se habla del argentino Pablo Simonet, ahora en el BM Benidorm.

Su entrenador, Lidio Jiménez, ya avisa: "Si nos creemos los favoritos vamos a perder. Tenemos que ir con la modestia que fuimos a Alicante".

el barça, indiscutible favoritoEl Helvetia Anaitasuna afrontará esta Copa del Rey en la parte amable del cuadro, lejos de primeras de los equipos más fuertes. De esta forma, si gana hoy al Cuenca, su rival en semifinales mañana será el vencedor del Bidasoa Irun-Benidorm. Equipos con potencial, sí, en especial los guipuzcoanos, pero ante los que puede tener opciones.

A estas alturas de la película, y aunque todos compitan con la mayor de las ilusiones y ganas, a nadie se le escapa que el claro favorito para alzarse con el título es el Barcelona. Lleva desde 2014 acaparando el cetro copero, es el indiscutible líder de la Liga y el rival al que es casi imposible ganar. No obstante, se intentará. El encargado de hacerlo en estos cuartos de final será el Fraikin BM Granollers, que ya fue capaz de vencer a los azulgranas no hace mucho tiempo. El otro semifinalista del cuadro saldrá del considerado duelo estelar, el que enfrente al Abanca Ademar de León con el BM Logroño La Rioja.

Y es que, aunque adueñarse del título es muy complicado, el premio añadido que lleva implícito este torneo copero merece la pena. En juego hay una plaza de clasificación para la próxima Copa EHF. Si el Barcelona llega a la final y además gana la Liga Asobal –como parece obvio que ocurra–, esa recompensa, ese billete para Europa, recaerá en el equipo que le dispute el título en la Caja Mágica de Madrid.

Con todo esto no es de extrañar el buen ánimo, la ilusión y el ímpetu con el que los equipos afrontan esta 45ª edición de la Copa del Rey. Incluido el representante navarro, el Helvetia Anaitasuna.