Apuesta por la élite femenina en Navarra

Ambiente de ilusión el que se vivió este martes en la línea de salida de la primera de las dos clásicas internacionales

09.02.2020 | 22:11
La corredora del Movistar Eider Merino espera, junto con sus compañeras, el inicio de la competición.

Ambiente de ilusión el que se vivió en la línea de salida de la primera de las dos clásicas internacionales.

El ciclismo de élite femenino ha vuelto. 19 años han tenido que pasar para que Navarra vuelva a tener una carrera de féminas en categoría profesional. En aquella ocasión, Ziulute fue la vencedora de la última Vuelta a Navarra. Casi dos décadas después, y gracias al trabajo del Gobierno foral junto a K1T -entidad organizadora de la carrera- Navarra se ha vuelto a colocar, por partida doble, en el calendario UCI femenino. La carrera de ayer fue catalogada de extrema dureza por los directores deportivos de los equipos. Agurtzane Elorriaga, directora deportiva del Bizkaia Durango y exciclista, lo tenía claro. "Es una de las carreras más duras que hemos corrido este año". La misma idea tenía en línea de salida otra de las voces de mayor autoridad en el ciclismo femenino, Jorge Sanz, director deportivo y preparador del Movistar Team. "La carrera de ayer y la de mañana no tienen nada que ver. Las corredoras que luchen por la victoria en Lekunberri, lo tendrán difícil el jueves en Lodosa", afirmó.

Las corredoras mostraron su ilusión de competir por las carreteras navarras. Agneta Francke, ciclista holandesa del conjunto local Belori Women's Team, tomaba la salida ayer dispuesta a aprovechar la ocasión. "Aunque el recorrido es muy duro y no se adapta del todo a mis características, intentaré disfrutar de la carrera ante algunas de las mejores corredora del mundo", afirmó. Su director, Héctor Rondán, se mostró prudente en la salida de la competición. "Nosotros somos un equipo amateur, por lo que no podemos estar al nivel que los equipos World Tour. Sin embargo, la suerte de tener una carrera de este nivel nos va a ayudar para aprender y posiblemente, coger ritmo de carrera", afirmó el exciclista uruguayo.

Dos de las corredoras con más opciones de triunfo mostraron sus intenciones antes de la prueba. Eider Merino, ciclista del Movistar, se sintió satisfecha con el recorrido planteado. "Es un perfil bonito. El puerto de San Miguel es una dificultad de la máxima exigencia", reconocía la escaladora vasca. Su compañera de equipo, Mavi García, que reaparecía tras una lesión de clavícula, afirmó que venía a correr en busca de recuperar sensaciones, "aunque la carera es muy dura para sentirse bien", reconoció entre risas la ciclista de Palma.

El director en funciones del Instituto Navarro de Deporte y Juventud, Ruben Goñi, aseveró su orgullo por conseguir sacar adelante las dos pruebas. "Dentro del plan deporte y mujer, uno de los aspectos clave era tener eventos deportivos del máximo nivel que también sean referente para las jóvenes deportistas. Este evento completa el trabajo que se hace en el ciclismo base con el equipo Nafarroa-Ermitagaña-Navarra", reconoció el dirigente.

Fue una lástima que el equipo pamplonés que dirige David Puigdefábregas no pudiese tomar la salida en la prueba de ayer. "En principio, nos confirmaron la posibilidad de correr con dos corredoras júniors. Sin embargo, el reglamento no lo permitía y, como había un mínimo de cuatro participantes por equipo, las ciclistas élite y sub-23 tampoco pudieron tomar la salida con nuestro maillot", afirmó el técnico del Nafarroa-Ermitagaña.