primera división

El Madrid pierde fuelle

derrota el girona remonta el gol de casemiro y el conjunto merengue se queda a nueve puntos del barça

08.02.2020 | 20:00
Los jugadores del Girona festejan la victoria de su equipo ante el Real Madrid tras el pitido final.

Real Madrid1

Girona2

REAL MADRID Courtois, Odriozola, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos, Ceballos (Mariano, m.74); Lucas Vázquez (Vinicius, m.58), Marco Asensio (Bale, m.66) y Benzema.

GIRONA Bono; Pedro Porro (Lozano, m.46), Ramalho, Alcalá, Juanpe, Raúl García; Pere Pons (Aleix García, m.46), Douglas Luiz, Àlex Granell; Portu (Valery, m.84) y Stuani.

Goles 1-0, m. 25: Casemiro. 1-1, m. 65: Stuani de penalti. 1-2, m. 75: Portu.

Árbitro Cuadra Fernández (Comité Balear). Amonestó a Casemiro (88) por el Real Madrid; y a Lozano (48) y Alcalá (87) por el Girona. Expulsó a Ramos por doble amarilla (65 y 90).

Estadio Santiago Bernabéu. 68.099 espectadores.

MADRID - Una lección táctica de Eusebio Sacristán en el Santiago Bernabéu resucitó a un Girona que no ganaba en Liga desde noviembre, y sirvió para remontar a un Real Madrid en cuanto rebajó su intensidad para desplomar la ilusión a una gran reacción en el momento más inesperado.

La mañana se le atragantó a un Real Madrid que llegó lanzado ante un Girona que enlazaba trece jornadas sin ganar, cuatro derrotas consecutivas. Triunfo de entrenador el de Eusebio, que castigó el exceso de euforia madridista castigando a sus laterales y dejando a Marcelo en el foco.

El Girona iba camino de tres meses sin ganar. No parecía el Bernabéu el mejor escenario para lograrlo en el momento de vuelo ligero madridista, pero fue el espaldarazo deseado y lo buscó sin complejos. Comenzó topándose con Courtois que sacó una con la cara y una buena mano al pistolero Stuani.

Se gustaba el Madrid en sus mejores minutos con Marcelo apareciendo en ataque, al que anularon un gol por fuera de juego. Granell con un disparo pegado al poste avisó que la relajación tendría castigo si llegaba. Y se produjo en la segunda mitad. El Girona merecía el gol y lo encontró. El duelo se rompió por la zona de Marcelo. Un nuevo centro desde su banda, otro remate en el segundo palo, en esta ocasión de Stuani al poste, y la jugada calcada acabó en manos de Ramos al disparo de Douglas. Stuani firmó el empate de penalti y el castigo al exceso de confianza llegó con gol de Portu. - Efe