Aglomeración de aficionados del Cádiz, que se quedan sin el primer billete a Primera División

Los gaditanos desaprovechan la primera ocasión de ascenso directo

12.07.2020 | 10:41
Un grupo de aficionados ve al Cádiz en un bar, durante el partido

El Cádiz no pudo aprovechar su primera oportunidad y deberá esperar a una nueva jornada para poder sellar el ansiado ascenso a LaLiga Santander, tras caer este sábado por 0-1 ante el Fuenlabrada.

El conjunto gaditano, al que le bastaba con un empate para certificar el ascenso tras la inesperada derrota (1-0) del Huesca en el campo del Racing de Santander, se estrelló ante la solidez defensiva del conjunto madrileño, que apenas concedió ocasiones de gol a los locales.

Consciente de que la fortaleza del Cádiz se cimenta en las recuperaciones de balón y las rápidas salidas al contraataque, el Fuenlabrada no dudó en ceder el balón al conjunto local, concentrado en guarecer su retaguardia.

Planteamiento que, al menos de inicio, tampoco pareció disgustar a los de Álvaro Cervera, conscientes de que el empate inicial les servía para lograr el ascenso

Un panorama que cambio radicalmente en el inicio del segundo tiempo con el gol de Hugo Fraile, que adelantó a los visitantes a los 50 minutos de juego en el marcador, al transformar un penalti cometido por Juan Cala tras tocar el balón con la mano en el interior del área.

Marcador que los visitantes pudieron ampliar dos minutos después, al señalar el colegiado en primera instancia una nueva pena máxima a favor del Fuenlabrada, que finalmente no se lanzó tras rectificar el árbitro su decisión tras consultar con el videoarbitraje.

Pero ni aún así logró el Cádiz el gol del empate que le hubiera dado el ascenso, lastrado por su incapacidad para generar claras ocasiones de gol.

Todo un problema que se vio agravado por la salida del terreno de juego durante el descanso del delantero hondureño Anthony "Choco" Lozano.

Sin su principal referencia ofensiva -el "catracho" había anotado los tres últimos tantos del conjunto gaditano-, el Cádiz no fue capaz de inquietar la portería defendida por Joan Femenías.

Toda una lección defensiva del Fuenlabrada que, a punto, estuvo de desmoronarse en la prolongación, cuando Nano Mesa estuvo cerca de firmar el gol del empate que hubiera dado el ansiado ascenso a los gaditanos con un remate de cabeza, que salvó bajo la misma raya del gol el francés Randy Nteka.

Pero en esta ocasión, la fe que ha permitido al Cádiz lograr valiosísimos puntos en el tramo final de los partidos, dio la espalda a los de Álvaro Cervera, para alivio del conjunto madrileño, que con su victoria en el Ramón de Carranza, se metió de lleno en la pelea por los puestos de promoción, tras auparse de manera provisional a la sexta posición, la última que permite disputar las eliminatorias de ascenso.

Puestos de promoción en los que seguirá ubicado el Huesca, que se complicó notablemente sus opciones de ascenso directo, tras caer de manera inesperada este sábado por 1-0 en su visita al campo del colista, el Racing de Santander.

De hecho, los altoaragoneses podrían perder este domingo la segunda plaza que actualmente ocupan, la última que concede el ascenso directo, si el Zaragoza, tercero, logra vencer en La Romareda, donde los "blanquillos" han perdido sus últimos cuatro partidos, al Oviedo.

Sin nada ya en juego, tras consumarse la pasada semana su descenso de categoría, el conjunto cántabro aprovechó el nerviosismo de un desconocido Huesca, que acusó en exceso la obligación de ganar para seguir dependiendo de sí mismo para lograr el ansiado ascenso.

De hecho, pese a que los oscenses no tardaron en hacerse con el balón, las mejores ocasiones fueron de los locales, que encontró en la figura de Nando el camino para inquietar la portería del Huesca.

De hecho, en una nueva galopada de Nando llegó a los 26 minutos el único tanto del partido, obra de Guillermo que remató a las redes de cabeza un centro de Nando desde la izquierda.

Un gol que acabó por desnortar al Huesca, que a punto estuvo de recibir un castigo mayor antes de llegar al descanso, con un gol de Jordi Figueras, que el colegiado anuló por una supuesta falta del central racinguista sobre Pulido.

Trató de reaccionar el conjunto oscense con la entrada en la segunda mitad de Euegeni Valderrama y Rafa Mir, pero ni la acumulación de hombres de ataque sirvió para que el Huesca inquietase la portería de un Racing, cada vez más sólido en defensa.

Una inesperada derrota que podría hacer perder al Huesca, que hasta ahora dependía de sí mismo para lograr el ascenso, la segunda plaza, última que concede el ascenso directo, en beneficio del Zaragoza, si los "blanquillos" consiguen vencer este domingo en casa al Oviedo.

Por su parte, Las Palmas selló la permanencia, tras imponerse este sábado por 1-0 a un Mirandés, que con esta derrota se complica enormemente sus opciones de poder disputar las eliminatorias de ascenso, con un gol de penalti de Rubén Castro.

El veterano delantero canario, que cumplió 39 años el pasado 27 de junio, ratificó su condición como uno de los nombres propios del campeonato tras la vuelta del confinamiento, tras encadenar su cuarto encuentro consecutivo marcando.

De hecho, Rubén Castro, que acumula un total de once dianas, tan sólo ha faltado a su cita con el gol en tres de los nueve partidos disputados desde el regreso de la competición, tras el obligado parón a causa de la pandemia de coronavirus.