Iker Vicente bate el récord de Donato Larretxea

El aizkolari navarro corta 14 troncos de 54 pulgadas en un tiempo de 26 minutos y 46 segundos

14.06.2020 | 14:04
Iker Vicente bate el récord de Donato Larretxea

El aizkolari navarro Iker Vicente ha batido este domingo el récord vigente desde 1995 al cortar 14 troncos de 54 pulgadas en un tiempo de 26 minutos y 46 segundos, lo que supone 31 segundos menos que la actual marca.

Ha superado así el mejor tiempo que desde hace 25 años mantenía Donato Larretxea en 27 minutos y 17 segundos, en un acto que Vicente (Otsagabia, 1997) ha querido que además de deportivo fuera solidario ya que con el lema, #Cortaelvirus #Birusamoztu, los fondos recaudados hoy se destinarán a la investigación sobre el COVID en el CIMA de la Universidad de Navarra.

En un evento desarrollado en el Navarra Arena, en presencia de menos de 200 personas invitadas, entre ellas la consejera de Cultura y Deporte, Rebeca Esnaola, el aizkolari ha conseguido así otro hito en su irrefrenable carrera, en la que es el actual campeón de Euskal Herria de Aizkolaris, además del campeón absoluto de Navarra en los cinco últimos años.

También el pasado año quedó subcampeón en el campeonato mundial de la modalidad celebrado en Australia, un palmarés que salpica con retos como el hoy logrado, pese a que las condiciones no eran las óptimas por el escaso público asistente al que obligaban las restricciones por la pandemia del coronavirus y por afrontar el reto en solitario, sin la referencia de un rival.

Aún así, Vicente ha sabido imponer su ritmo y ganar al cronómetro, con tiempos que han oscilado entre los 2 minutos y 45 segundos que ha tardado en cortar el primer tronco al minuto y 49 segundos que le ha costado el quinto.

Su intenso trabajo quedaba patente por la media de 185 pulsaciones que durante la mayor parte del tiempo ha marcado su corazón, medidas que iban apareciendo en una gran pantalla del Navarra Arena junto al tiempo que marcaba el corte total de cada uno de los 14 troncos.

Iker Vicente, durante su desafío en el Navarra Arena. Foto: PATXI CASCANTE

Finalmente el cronómetro se ha parado en 26'46", un hito que Vicente ha recibido "muy contento" y que ha desarrollado con "sensaciones bastante buenas" y "con el tiempo que tenía pensado", ha señalado a los periodistas tras el esfuerzo.

"Sí que es verdad que pensaba que los troncos serían un poquito mejores, y algunos han sacado nudos, pero no hay que poner excusas y la verdad es que estoy contento con lo que he hecho", ha asegurado para sostener que lo conseguido "es bueno para mí y también para mi deporte".

La dificultad era añadida, tanto por intentar superar un récord con 25 años de vigencia como por hacerlo tras varios meses de confinamiento, que le han impedido al principio de la pandemia a hacer entrenamientos "no demasiado completos" porque estaba acostumbrado a acudir a Pamplona dos veces por semana a realizarlos con un entrenador personal y ahora no ha podido durante un tiempo.

Aun así ha conseguido montar un pequeño gimnasio en casa y hacer bicicleta con rodillo "y he llegado bastante bien" a la cita, ha dicho el aizkolari navarro, quien ha agradecido los aplausos y ánimos recibidos del público presente, todos ellos invitados por él mismo, "gente de mi entorno e importantes para mí, y eso ayuda más".

En cuanto al récord batido, tras 25 años en vigor, Vicente ha señalado que "si ha estado hasta ahora tanto tiempo es porque es una muy buena marca y creo que costará hacerla. Pero puede venir mañana uno y batirlo, nunca se sabe", ha señalado para añadir que incluso él mismo podría animarse.

Noticias relacionadas