Ander Olcoz: "Competir con mis compañeras es un gran paso hacia la igualdad"

Ander Olcoz (Tafalla, 2003) pudo competir por primera vez junto a sus compañeras este fin de semana en el Campeonato de España de Conjuntos, donde logró tres medallas con el Lagunak

22.03.2021 | 20:53
Ander Olcoz, junto a sus compañeras del Lagunak en el Campeonato de España de Conjuntos.

"He disfrutado un montón compitiendo junto a mis compañeras; es algo que el año pasado veía imposible". Después de mucho tiempo luchando por la igualdad en un deporte históricamente femenino, Ander Olcoz García (22/9/2003) pudo competir por primera vez junto a sus compañeras en el Campeonato de España de Conjuntos disputado este fin de semana en Valencia. La normativa cambió el curso pasado para dar cabida a los chicos que, como Ander, van reclamando poco a poco su espacio en el tapiz. Hasta ahora, el gimnasta tafallés, que comenzó a practicar este deporte a los 7 años, entrenaba junto a sus compañeras, pero tenía vetado el acceso a la competición por ser hombre. Este fin de semana, Ander Olcoz puso fin a esta injusticia logrando tres medallas con sus compañeras del Lagunak: oro en categoría mixta y bonce en open y general.

Su equipo terminó tercero en la general y primero en mixto en el Campeonato de España de Conjuntos. Contentos, ¿no?

–La verdad es que sí, porque encima no nos lo esperábamos para nada. Era nuestro primer año en Primera y nuestro objetivo principal era estar al nivel de esta categoría. En ningún momento habíamos pensado en estar en el podio. La verdad es que nos sorprendió bastante y que estamos muy contentos.

Se estrenaron en Primera en un año marcado por el coronavirus. ¿Cómo ha sido esta temporada?

–Ha sido un año bastante difícil. De normal, la temporada de conjuntos dura de septiembre a diciembre y este año se ha prolongado hasta marzo. Ha sido bastante larga y muy dura porque hemos podido entrenar menos horas y en equipos reducidos. Encima, no ha habido torneos y hemos tenido que competir online.

Ha sido la primera vez que usted ha podido competir junto a sus compañeras. ¿Cómo se sintió?

–Al principio, me dio un poco de respeto porque era el primer Campeonato de España de Conjuntos en el que podía participar. Pero al final, después de haber competido, he disfrutado un montón y estoy contentísimo de haber podido vivir esta experiencia con mis compañeras. El año pasado, ni se me pasaba por la cabeza que pudiera competir con ellas: lo veía imposible.

La norma que permite competir a nivel nacional a chicos y chicas juntos se aprobó el año pasado. ¿Qué pensó en ese momento?

–La verdad es que me puse súper contento. Después de tantos años luchando por esa igualdad, era la recompensa de tanto esfuerzo y de todos esos años que no he podido competir en el Campeonato de España. Estoy muy orgulloso por haber podido participar por fin.

En 2019, sus compañeras lograron la medalla de oro en un Campeonato de España en el que no pudo participar. ¿Cómo se sentía al entrenar si poder competir?

–Me daba mucha rabia. Yo ya me preparaba durante la temporada sabiendo que al final no iba a poder competir. Iba ya mentalizado. Era duro no poder demostrar sobre el tapiz lo que había trabajado con el equipo.

Supongo que el apoyo de sus compañeras –Vega Cigudosa, Ane Áriz, Ana Ibáñez y Andrea Herrero–, su entrenadora y su familia habrá sido fundamental.

–Sí, desde el principio me ha apoyado mucho mi familia, mis amigos y todo mi entorno. Además, mis compañeras han estado ahí siempre. Me tratan súper bien, como uno más, y me ayudan siempre.

¿Cómo empezó a hacer gimnasia rítmica?

–Comencé con 7 u 8 años, en 2010, en un club de Tafalla. Fue después de ver a mi prima Maider Fernández. Le vi un día entrenar y, al año siguiente, decidí apuntarme. Estuve cinco años compitiendo en Juegos Deportivos a nivel de Navarra y ya en 2015 decidí dedicarme a esto un poco más en serio y me apetecía competir también a nivel nacional. Fui al club Lagunak, que es donde estoy ahora, y me empezó a entrenar Uxue Almiñana.

¿Cree que ha tenido más dificultades por ser chico en este deporte?

–No. De pequeño, a la gente sí que le extraña cuando le dices que haces gimnasia rítmica, pero al final todo el mundo se acaba acostumbrando. En mi caso, no he tenido dificultades por hacer este deporte.

Usted es uno de los pioneros en un deporte históricamente femenino. ¿Cómo ve el futuro de los chicos en la gimnasia rítmica?

–Ya se está demostrando que cada vez va a más la modalidad de chicos. En 2019 fue el primer Campeonato de España masculino, donde había poquísimos gimnastas y hoy en día ya somos bastantes más. Poco a poco se van consiguiendo cosas. En 2019 hicieron también la primera Copa masculina y ahora hemos conseguido los conjuntos mixtos. Al final, con el paso del tiempo estamos logrando más campeonatos, más visibilidad y se está dando a conocer que hay más gimnastas y más nivel.

¿Qué le diría a un chico que está empezando ahora?

–Le aconsejaría que, si le gusta, siga adelante. Que disfrute de este deporte, que es muy bonito, y que luche por sus sueños.

También es un deporte muy duro. ¿Cuántas horas a la semana entrenáis?

–Esta temporada de conjuntos, estamos entrenando cuatro días a la semana y tres o cuatro horas cada día. La verdad es que es un deporte duro, pero al final todo el trabajo tiene su recompensa.

¿Cómo se compagina el deporte con los estudios?

–Ahora estoy haciendo un Grado Medio de asistencia de asistencia al producto gráfico interactivo y al final siempre te acabas acostumbrando. De pequeño igual si que dejas de quedar con amigos algún día o no puedes ir a algún cumpleaños y te fastidia más. Pero al final te vas acostumbrando a estudiar en los ratos libres. Si te organizas, se puede llevar perfectamente.

¿Qué objetivos le quedan esta temporada?

–En principio, voy a empezar la temporada de individual con el objetivo de estar ahí en la Primera categoría y de dar el mejor nivel posible.

¿Sueña con volver a subir al podio?

–Este año hay mucho más nivel en Primera porque ya es el segundo año que se hace en chicos. Intentaré estar en el podio, por supuesto, pero el objetivo principal es disfrutar.