Caja Rural de Navarra gana 85,2 millones, un 6,6% menos, tras destinar 32 a provisiones y dotaciones

La entidad opta por “la máxima prudencia” ante las incertidumbres y destina 83,5 millones a reservas

29.02.2020 | 01:46
Edificio que alberga la sede de Caja Rural en Pamplona.

Pamplona – Caja Rural de Navarra no batió en 2019 su mejor resultado. De hecho, lo recortó en un 6,6% y lo dejó en 85,2 millones de euros de beneficio, después de optar por la prudencia y destinar 32 millones de euros a dotaciones y provisiones ante posibles contingencias. "Hemos aplicado una política de máxima prudencia", explicó la entidad cooperativa, que hizo públicos sus resultados en un momento en que, además, se multiplican las incertidumbres.

El impacto del coronavirus, que amenaza con deja a cero el crecimiento de la Zona Euro, para la que no se descarta ya una recesión, se une a una coyuntura compleja para el sector financiero. Así, los tipos de interés a corto plazo continúan siendo negativos, sin que se haya producido el repunte esperado, y sin expectativas de que se modifique sustancialmente esta tendencia. Asimismo, se multiplican las señales de ralentización general, algo que "puede tener un impacto negativo en el ejercicio 2020 para el sector" y se mantiene, explicaban desde la Rural, la "fuerte presión regulatoria al sector con el objetivo de mejorar su solvencia, la gobernanza y transparencia, factores que deben influir también en suavizar el efecto de la litigiosidad existente en el sector en los años pasados".

Ante ello, Caja Rural ha optado por destinar la casi totalidad del beneficio (83,5 millones) a incrementar las reservas de la entidad, de tal modo que los fondos propios se sitúan ya en 1.177 millones de euros, con lo que la entidad consigue mejorar su solvencia hasta el 16,8%, 0,4 puntos más que el año pasado. "Es uno de los más elevados del sector financiero", explicaba la cooperativa.

La entidad ha conseguido además mejorar tanto el margen de intereses como el margen bruto, que crecen un 5,4% y 7,3%, hasta los 145,5 y los 222,1 millones de euros, respectivamente. Unas cifras que, según Caja Rural, muestran su competitividad , al haber mejorado el sector esas mismas cifras apenas un 3%.

En la evolución del negocio, Caja Rural tampoco se desempeñó mal. Los recursos gestionados dentro del balance crecieron en 2019 un 9%, hasta alcanzar la cifra de 8.741 millones de euros. Los datos disponibles señalan que el sector financiero a nivel nacional ha experimentado un incremento del 3,91% en este parámetro en 2019, lo que significa que el porcentaje de crecimiento de la caja es de cinco puntos superior al del mercado, lo que le ha posibilitado a la caja ganar cuota de mercado en todas las provincias en las que opera. La entidad destacó que sigue "manteniendo el equilibrio en la ratio de créditos concedidos a clientes sobre los depósitos captados de clientes, situándolo en el 93% al cierre del ejercicio", En fondos de inversión el crecimiento alcanza el 7,1%, mientras que en planes de pensiones y similares el crecimiento es del 6,3%.

El crédito total en vigor concedido a clientes de la caja asciende a 8.127 millones de euros, un 4,4% más que el año anterior. Evolución que "se valora positivamente, dado el retroceso que, otro año más, se ha producido en el sector financiero a nivel nacional en lo relativo a la inversión crediticia en vigor concedida al sector privado: -1,5% en 2019".

apunte

29,4%

cuota en depósitos. En el ahorro en recursos gestionados dentro del balance la entidad gestiona ya casi el 30% del dinero con el que cuenta el sector en Navarra.

25,77%

cuota en créditos. La entidad tampoco ha dejado de crecer en este campo (un punto en e último año) y ya ronda el 26% del crédito total concedido al sector privado.

2,1%

Tasa de morosidad. Se encuentra entre más reducidas del sector. La entidad, que abrió una oficina en 2019 (suma 253) y prevé otras dos aperturas en 2020, la valora positivamente.