Pacto verde

Los vasos de plástico de un solo uso dejarán de ser gratis

A partir de 2023, el consumidor deberá de pagar por ellos

05.06.2020 | 12:06
Residuos en la calle durante los Sanfermines. Foto: Archivo

Pamplona – El Gobierno central acaba de anunciar la prohibición a partir de 2023 de la distribución gratuita de vasos de plástico de un solo uso y de recipientes para alimentos, por los que se cobrará al consumidor.

Esta medida que responde a la lucha por la protección del medio ambiente incluye los vasos de plástico de un solo uso que estarán sujetos a dicho cobro se encuentran los vasos para bebidas, incluidos sus tapas y tapones, y los recipientes para alimentos, tales como cajas, con o sin tapa, destinados al consumo inmediato, in situ o para llevar y que normalmente se consumen en el propio recipiente.

El Consejo de Ministros acaba de dar luz verde al anteproyecto de ley de residuos, a propuesta del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto demográfico, que transpone al ordenamiento jurídico español las directivas comunitarias del Paquete de Economía Circular y las de plásticos de un solo uso. El texto incluye que para estos productos se ha de conseguir una reducción del 50% en su comercialización en 2026, con respecto a 2022, y del 70 % en 2030, también con respecto a 2022.

En la misma línea que la normativa europea, el anteproyecto también señala que a partir de julio de 2021 quedará prohibida la introducción en el mercado de una serie de productos de plástico de un solo uso: bastoncillos de algodón, excepto si entran en el ámbito de los productos sanitarios, cubiertos, platos, pajitas y agitadores de bebidas.

Asimismo, se prohibirá la introducción de los palitos destinados a sujetar globos, con excepción de los destinados a usos industriales y profesionales, y los recipientes y vasos para alimentos y bebidas hechos de poliestireno expandido, incluidos sus tapas y tapones.

Otros productos de plástico fabricado con sustancias oxodegradable y el uso de cosméticos y detergentes que contengan microplásticos añadidos intencionadamente también serán vetados.

En relación a las botellas de plástico se regulan objetivos de recogida separada en dos horizontes: el primero en 2025 se debe recoger separadamente el 77% en peso respecto al introducido en el mercado, aumentando al 90% en 2029.