Patxiku Irisarri | Presidente de Cederna-Garalur

Patxiku Irisarri: "La montaña ofrece muchas oportunidades laborales y económicas"

Cerderna Garalur busca atraer y mantener la población en el medio rural

29.06.2021 | 15:17
Patxiku Irisarri, presidente de Cederna - Garalur

Cederna Garalur trabaja desde 1991 con el objetivo de impulsar el desarrollo social y económico y poner en marcha estrategias que mejoren la calidad de vida de los vecinos del norte de Navarra, además de mantener la población del medio rural.

El turismo es uno de los pilares de esta zona que ocupa casi 5.000 km2 donde viven alrededor de 80.000 personas en los 120 municipios que la componen. Asimismo, también promueven otros proyectos y negocios que necesitan la ayuda de Cederna Garalur para salir adelante.

¿Qué iniciativas llevan a cabo en Cederna Garalur para impulsar el desarrollo socioeconómico de la zona?

Trabajamos el desarrollo rural con la metodología LEADER que promueve el desarrollo "de abajo arriba". Ayudamos en el desarrollo desde los proyectos, ideas, situación y necesidades de los propios agentes del territorio. Colaboramos en algunos proyectos como el Plan del Pirineo. En Baztán-Bidasoa gestionamos, junto con los ayuntamientos de la comarca, el proyecto de promoción y gestión turística Uraren Bailarak. En la zona de Leitzaldea-Larraun se puso en marcha, también con los ayuntamientos, el proyecto Mendialdea Elikadura que dinamiza el sistema alimentario comarcal, del que ha surgido la creación de Habelarte, una asociación comarcal de productores agroecológicos. Este 2021 echó a andar el proyecto Tejiendo la Despensa en la Merindad de Sangüesa.

¿Cómo se financian todas estas iniciativas?

Algunos de los proyectos que llevamos a cabo reciben ayuda económica con cargo a los Fondos del Programa de Desarrollo Rural de Navarra, y algunos son cofinanciados al 65% por los fondos FEADER de la Unión Europea y al 35% por el Gobierno de Navarra.

Como parte de vuestras actuaciones está la creación de empleo. ¿Cómo lo gestionáis?

Cada año apoyamos la creación de unas 90 empresas en toda la Montaña. Ofrecemos formación a estas personas, les ayudamos a difundir y comunicar su proyecto y tratamos de sensibilizar a la población en esta materia. Nuestro sistema de trabajo está cofinanciado por el Servicio Navarro de Empleo y forma parte de la Red Navarra Emprende. También recibimos ayuda económica de la Fundación Caja Navarra a través de Innova Social.

¿Cuál es vuestro último proyecto?

Acabamos de presentar al Programa de Desarrollo Rural dos nuevas propuestas: la valorización del sector primario (que busca impulsar la imagen del producto local y promover modelos innovadores de gestión colectiva de explotaciones) y la promoción del relevo de negocios en el medio rural (hay negocios y servicios que se cierran por jubilación y no encuentran a personas que continúen con ellos).

Otro proyecto que hemos puesto en marcha, de la mano de la Federación Denok Bat y del Departamento de Desarrollo Rural y Administración Local del Gobierno de Navarra, es TopTopa, un marketplace del comercio local y minorista.

Nos quedan todavía muchas iniciativas por llevar a cabo. En enero de este año nuestra Junta Directiva priorizó para los próximos tres años la realización de proyectos en materia de sistemas alimentarios, relevo de negocios, comercio online, comunidades energéticas, vivienda para jóvenes, recogida de plásticos no envases y espacios de emprendimiento y coworking.

Este año terminará el Programa de Desarrollo Rural de Navarra 2014-2020. ¿Cuál es la valoración?

El proyecto, en el que hemos colaborado Teder, Consorcio de Zona Media y Cederna Garalur y que buscaba la promoción de la eficiencia y el ahorro energético en el medio rural de Navarra, ha tenido tres líneas principales de acción: el asesoramiento y acompañamiento a entidades locales, el asesoramiento y acompañamiento a la ciudadanía y la promoción y difusión del propio proyecto sensibilizando a la población local sobre la oportunidad económica, social y medioambiental de la realización de actuaciones de ahorro, eficiencia energética y promoción de energías renovables.

¿De qué manera se beneficia la montaña?

La zona norte de Navarra se beneficia de tener a su servicio un equipo de profesionales que trabaja desde y para el territorio. Nuestro equipo tiene capacidad de trabajar de manera transversal en varios temas y con una visión de conjunto de lo que son las necesidades y retos del medio rural. Las administraciones públicas supramunicipales (ya sea el Gobierno de Navarra o el central) tienen tendencia a analizar los problemas desde una perspectiva compartimentada. Y, allí donde no llegamos nosotros, tratamos de dar con el agente, público o privado, capaz de ayudar al territorio, como el Gobierno de Navarra u otras entidades.

¿Cuáles son las expectativas de cara al futuro?

Seguir mejorando. Por un lado, vamos a formar al equipo que atiende emprendedores en los nuevos conceptos de negocio digital para poder comprender mejor los nuevos proyectos de emprendimiento con un componente digital. Es difícil que en nuestro territorio surjan proyectos 100% digitales, pero el futuro va por ahí y entendemos que crecerá la necesidad de digitalización de los servicios. También, tenemos por delante el reto de diseñar la nueva Estrategia de Desarrollo Participativo que tendremos que gestionar en el nuevo Programa de Desarrollo Rural a partir de 2024.¿Cuentan con los recursos necesarios?

La respuesta en corto sería que no los suficientes. Desde el territorio se percibe que podrían hacerse más cosas para garantizar unos mejores servicios e infraestructuras en el medio rural. Siempre hay necesidades no cubiertas, pero supongo que habrá problemas individuales en algunos ayuntamientos pequeños de algunas zonas de Navarra.

Lo que sí ocurre tal vez en la montaña de Navarra es que la concentración de pequeños municipios es mayor. En el ámbito de trabajo de Cederna Garalur está el 44% de los municipios y el 15% de la población.

Eso hace que nuestras entidades locales tengan un menor tamaño. Un ayuntamiento pequeño está más cerca de sus vecinos y vecinas, pero su tamaño hace que tenga más dificultades a la hora de reunir y gestionar unos recursos mínimos. Este aspecto lo observamos en nuestro propio trabajo de desarrollo donde prestamos un tipo de apoyo a las entidades locales que, tal vez, el resto de asociaciones de desarrollo no hacen. El mapa local hubiera sido una buena herramienta para paliar la falta de recursos de las entidades locales en materia de desarrollo.

Han impulsado el producto local a través del proyecto Mimukai. ¿Por qué es tan importante consumir este tipo de artículos?

Una parte del proyecto está orientada al coworking y la otra al obrador para la transformación de los alimentos. Dentro de esta última es donde hablamos de impulsar los productos alimenticios locales. Lo que le da valor a Mimukai es que la materia prima provendrá, mayoritariamente, de los/las productores/as de la comarca de Mendialdea. La idea es que estos productos se distribuyan entre la hostelería, comercio y comedores colectivos de la comarca. Cuando consumimos estos productos impulsamos un sistema alimenticio local que se lleva a cabo gracias a las personas implicadas en la producción de la materia prima, su elaboración, distribución y venta.

Debido a la pandemia, el turismo rural ha incrementado su interés.

¿Se debe seguir visitando el norte de Navarra?

El turismo rural en Navarra cuenta con una trayectoria de 30 años, siendo uno de sus fuertes, y esto se ha visto en el año 2020. La necesidad de salir a "respirar" después del confinamiento hizo que los establecimientos situados en nuestra zona estuvieran al 100%, con clientes huyendo de zonas tradicionales de vacaciones como la costa y ciudades turísticas. Contamos con una multitud de posibilidades que muestran nuestra seña de identidad y que son de gran atractivo: paisajes, senderos, patrimonio, empresas de turismo activo y casas rurales. Sin embargo, esto también trajo que alguna zona sufriera aglomeraciones. Ante este problema, este año 2021, ya se han tomado las medidas pertinentes para evitar que no vuelvan a ocurrir estas situaciones.

Las personas tienen que seguir visitando la Montaña porque se puede disfrutar de unas vacaciones tranquilas, frescas, relajantes, familiares, con buena restauración y siempre con un toque de aventura. Las posibilidades son infinitas y las instalaciones para acoger al turista están a la altura de la expectativas del que viene a pasar unos días con nosotros.

noticias de noticiasdenavarra