Bajo la lupa: 4 protagonistas en el sector tecnológico

13.05.2022 | 15:29
Bajo la lupa: 4 protagonistas en el sector tecnológico

H2SITE (Bizkaia)

H2Site aporta soluciones para producción in situ de hidrógeno de alta calidad. Su lema es "ahorrar costes para la industria de hoy y hacer posible la movilidad de mañana". Esta forma de producir H2 evita los costes de transporte y compresión, así como las pérdidas asociadas a la compresión y descompresión. Es decir, permite reducir sustancialmente el coste de disposición versus a la generación centralizada más transporte.

Para conocer el germen de esta 'hightech' ubicada en el Parque Tecnológico de Zamudio hay que remontarse una década atrás, cuando el centro de investigación y desarrollo tecnológico TECNALIA y la Universidad Tecnológica de EIndhoven-TUE empezaron a colaborar en proyectos europeos entorno a las tecnologías de deposición de metales.

Con su tecnología propietaria, soportada por varias patentes y el know-how del diseño de reactores avanzados A-SMR, ganaron el segundo premio de Innovación de EARTO -el máximo representante a nivel europeo en el ámbito de la innovación- en 2018. Pero fue un año después, en 2019, cuando decidieron constituirse oficialmente como S.L. 2020 fue el año de su crecimiento y aproximación al mercado, gracias a la entrada como inversor en la compañía de la empresa Engie por medio de su fondo de capital riesgo corporativo Engie New Ventures.

Durante el año en curso tienen diversos proyectos en desarrollok, como H2SAREA y H2OCEAN, que cuentan con la financiación de HAZITEK, o GREENH2PIPES, subvencionado por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), cuyo objetivo es investigar nuevos materiales y procesos de fabricación enfocados a la generación, almacenamiento y transporte de hidrógeno de manera competitiva.

CTA (Álava)

CTA es un laboratorio de ensayos aeroespaciales especializado en ensayos para el desarrollo y certificación de materiales, sistemas y estructuras aeroespaciales. Ubicada en el País Vasco, en el norte de España, nuestra empresa se estableció en 1996 para satisfacer las necesidades de certificación y tecnología aeroespacial de los fabricantes de componentes para aeronaves. El principal objetivo de CTA en este campo es apoyar las actividades tecnológicas de sus clientes mediante la aplicación del conocimiento tecnológico obtenido a través de proyectos de I+D+i.

CTA tiene una amplia experiencia en proyectos de I+DT a nivel regional, nacional y europeo, incluyendo programas como FP5, FP6 y FP7, Clean Sky (I y II como core partner) y Horizon 2020, todos ellos con una altísima tasa de éxito. Estos proyectos de desarrollo se llevan a cabo con CTA como socio único o como parte de un consorcio de diferentes empresas, centros tecnológicos y universidades para fomentar alianzas estratégicas.

La confiabilidad de los sistemas de control de calidad y las herramientas de mejora continua de CTA le han permitido lograr la certificación como laboratorio ST2S, convirtiéndolo en uno de los cinco laboratorios de ensayo europeos aprobados por Airbus Group para ensayos estructurales y uno de los tres laboratorios de pruebas europeos aprobados por esta entidad para pruebas de fuego. CTA también cuenta con la certificación ISO9001 y EN9100 y ha superado todas las auditorías propuestas por sus clientes. En cuanto a ensayos de fuego y vibraciones, también cuenta con la certificación ISO 17025 y la aprobación por AESA (Agencia Española de Seguridad Aérea) y en 2012 recibió la certificación UNE 166002 para sus actividades de I+D+i.


VICOMTECH (Gipuzkoa)

En el Parque Científico y Tecnológico de Gipuzkoa, Vicomtech realiza una labor altamente tecnológica. Para ello, cuenta con un equipo altamente cualificado. En este sentido, cuenta con un importante capital humano formado por 200 personas y de dicha plantilla, cuatro de cada diez empleados son Doctores. A nivel colaborativo, trabajan con 479 clientes y partners. De sus 13 millones de presupuesto de 2021, un 39% procedió de investigación bajo contrato; un 31% de administraciones locales; un 25% de la Unión Europea y el 5% restante de la Administración Central.

Vicomtech es un centro tecnológico constituido como fundación privada sin ánimo de lucro. Su misión principal es fomentar un entorno de desempeño profesional de excelencia y calidad, que permita desarrollar las habilidades necesarias para trabajar en equipo y ser promotores del cambio tecnológico, y de la innovación en general, tanto en el propio centro, como en su salida a la industria o a otros ámbitos científico-tecnológicos.

Por ello trabajan para responder a las necesidades de investigación aplicada, desarrollo e innovación de las empresas e instituciones del entorno, para afrontar los nuevos retos económicos y sociales, mejorando su competitividad en un mercado global. También impulsan la generación de conocimiento y la transferencia tecnológica, desarrollando prototipos de nuevos productos y facilitando nuevas líneas de negocio en cooperación con la industria. Formar a investigadores y publicar los resultados obtenidos de los trabajos de investigación, así como desarrollar alianzas con socios estratégicos de referencia tanto locales como internacionales, para la promoción de la investigación aplicada en red, la formación de investigadores y generación conjunta de conocimiento.


INGENIALMA (Navarra)

Ingenialma se creó en 2017 en Mutilva Baja, Navarra, para dar respuesta a la necesidad de sistemas de manipulación más complejos por parte del sector. Ofrecen soluciones innovadoras en robótica industrial y están especializados en manos automatizadas o garras robóticas, aunque cuentan también con una amplia variedad de productos, como células robóticas, utillajes industriales y maquinaria industrial para sectores tan diversos como automoción, siderometalurgia, alimentación, vidrio, farmacia, máquina/herramienta y energías renovables. Desde Ingenialma utilizan la alta tecnología para conseguir una mayor autonomía en los robots y desarrollan aplicaciones personalizadas de alta versatividad, incorporando sistemas, tanto mecánicos como electrónicos.

La utilización de garras robóticas conlleva la implementación de procesos con alto nivel de precisión gracias al uso de altas tecnologías. Desde la recolección de materias primas, piezas, productos terminados o paquetes, hasta la verificación de calidad o la supervisión de maquinaria. Por otro lado, las células robóticas aumentan la seguridad y autonomía con máquinas especialmente indicadas para la carga de grandes pesos, temperaturas elevadas o trabajo con productos peligrosos.

Con respecto a la implementación de utillajes industriales permiten optimizar la capacidad de adaptación a los cambios que se puedan producir en la línea de producción o montaje. Todo ello sin necesidad de reprogramación por cambio o posición de la pieza o por incorporación de nuevas referencias en la línea. Y, por último, gracias a la renovación de la maquinaria industrial se mejoran los resultados de producción y se realiza un uso eficiente, tanto de la energía como de la materia prima utilizada.

noticias de noticiasdenavarra