El imperio de Santiago Posteguillo

El escritor valenciano escribió su primera novela, 'Africanus', en 2006 y desde entonces se ha dedicado a desmenuzar todo el Imperio Romano a través de sus libros. "Me gusta el género histórico y recomiendo la trilogía de Santiago Posteguillo, me ha alucinado y me la he podido leer tres veces", afirma Iñaki Egurza

04.10.2021 | 08:33
Trilogía Africanus de Santiago Posteguillo

El escritor valenciano Santiago Posteguillo muestra el mismo entusiasmo por Gustav Mahler, Janis Joplin o Billie Elish, icono actual del pop global. Puede parecer una elección demasiado ecléctica y alocada para un hombre que ha dedicado toda su obra literaria a desmenuzar el Imperio romano, periodo del que no se ha movido un solo un milímetro desde que en 2006 publicó su primera novela, 'Africanus, el hijo del cónsul', que reventó las listas de ventas y le enseñó el camino a seguir para atraer lectores: todo empieza y termina en los años gloriosos de la ciudad eterna. Con aquel debut, donde relataba las peripecias del Publio Cornelio Escipión, héroe del asedio de los cartagineses en el siglo III a.C., se hizo un hueco en la novela histórica y se animó a completar una trilogía que continúa con 'Las legiones malditas' (2008) y 'La traición de Roma' (2009).

Sobre el proceso de escritura y la documentación que precede a la publicación de un trabajo literario de estas características, dio algunas claves en una entrevista concedida esta primavera al diario El País. "Suelo empezar por el personaje, en este caso Escipión, luego voy a cómo lo cuento. En Africanus veía claramente que había que contar su historia en contraposición a la de su oponente, Aníbal, que no es su enemigo, porque esos los encontrará dentro de su casa. La narración es la clave en la novela porque puedes poner Escipión en Wikipedia y ya tienes la historia, pero eso no tiene ritmo narrativo, ni humanización del personaje. Cómo lo cuentes es el plus que busca la gente. En Wikipedia lees la historia, en una novela histórica has de vivir la historia".

De lo segundo, de hacer vibrar y entretener a los lectores, sabe un rato. Su fijación por el Imperio romano llega hasta nuestros días. Y últimamente lo hace además a través de un acercamiento insólito o poco recurrente que en 2018 le valió el Premio Planeta por su novela 'Yo Julia'. El díptico sobre la emperatriz romana más poderosa y desconocida hasta entonces se completó el año pasado con 'Y Julia Retó a los Dioses', donde los desastres se acumulan uno tras otro y amenazan con colapsar Roma.

El enfrentamiento feroz y sin concesiones entre los dos hijos de Julia Domna lleva a la todopoderosa dinastía a su fin, pero en medio de un terrible panorama aparece una historia de amor capaz de dar la vuelta a una situación insostenible. Según la editorial Planeta,'Yo Julia' logró nada más y nada menos que "4 millones de lectores" y aupó a Posteguillo, si no lo había hecho ya, a la liga de las estrellas de los escritores de novelas históricas en castellano. Profesor de Lengua y Literatura en la Universidad Jaume I de Castellón, doctor por la Universidad de Valencia, ha impartido seminarios sobre ficción histórica en diversas universidades europeas y de América Latina. Sus libros se venden en Occidente y Latinoamérica y recientemente han sido traducidos al árabe.

El flechazo del escritor también ha llegado a las grandes plataformas audiovisuales: la serie de Movistar+ 'El corazón del imperio', creada por el propio escritor, aúna ficción y documental en un reparto encabezado por Aitana Sánchez-Gijón, que se pone en la piel de Julia Mesa, una mujer que rompió moldes, fue admitida en el Senado y participó en la vida política romana. Dicen los historiadores clásicos que fue "la mujer más poderosa" de aquel periodo en estando al mando, "desde la sombra", del Imperio de Roma.

si pudiera viajar en el tiempo...

'Si pudiera viajar en el tiempo', responde sin moverse de su zona de confort y retrocede al "año 30-33 en Palestina"; eso sí, lo haría "sin intermediarios" y siendo el propio novelista quien vería con sus propios ojos lo que pasó en aquella época crucial de la tradición cristiana en Jerusalén bajo el Gobierno de Poncio Pilato. Escritor empedernido -"el concepto de día libre no existe porque si tengo tiempo escribo, me lo paso bien escribiendo"-, se dedica a sacar petróleo y (re)descubrirnos la Roma imperial. Pero la sorpresa salta cuando uno repasa su vistoso abanico de influencias que abarca tanto a 'Jane Austen', como al Gabriel García Márquez de 'Cien años de soledad', 'El Quijote'€

Ocurre un fenómeno muy parecido al de sus variados gustos musicales, en los que Posteguillo pica de aquí y de allá."Tengo el anhelo de meter en mis libros todo el conocimiento humano posible mezclado en las tramas. Y el punto de intriga que acompaña mis relatos y me ayuda a cautivar al lector es un eco de mis lecturas de Conan Doyle y sus historias de Sherlock Holmes, y las novelas negras de Agatha Christie, Raymond Chandler y Dashiell Hammett". Luego, cuando le toca enfrentarse a una página en blanco ya es otra cosa: habla de Roma y nada más que de Roma, que levantó un imperio y, en paralelo, construyó una leyenda inmortal.

noticias de noticiasdenavarra