la carta del día

Lecciones de democracia

09.02.2020 | 07:53

Mucha gente llega justa a fin de mes, algunas personas ni llegan. Los jóvenes solo encuentran trabajos temporales, sin estabilidad. Los mayores de 50 años no encuentran nada. Los precios de la luz y el gas están por las nubes. Las empresas del Ibex y los bancos nos sacan hasta la sangre. Las grandes multinacionales están esquilmado nuestro planeta, contaminando nuestras tierras, nuestros ríos y nuestros océanos. La educación sigue siendo mejor para quienes más dinero tienen. La sanidad pública necesita mejorar, lo sabemos muy bien la gente de Tudela.

Opino que la culpa la tiene la falta de democracia. Democracia significa poder del pueblo. Pero todas sabemos que actualmente el poder está en manos de las multinacionales, grandes corporaciones, bancos, lobbies, en definitiva, en manos del capital. Los actuales políticos son marionetas que no tienen ganas de plantarles cara. Lo siento si alguien se ofende.

Para solucionar estos problemas existe un único camino. Es un camino difícil, lleno de trabas y obstáculos, un camino que van a tratar de impedir que tomemos. Se trata de que la gente tomemos consciencia del poder que tenemos. Somos mayoría. Tenemos que arrebatar las marionetas a los poderosos.

Las movilizaciones son el único lenguaje que entienden nuestros políticos. No basta con no votarles cada cuatro años. Además, el capital se las apaña para llenarnos la cabeza de pajaritos y bombardearnos con mentiras lanzadas desde sus medios de comunicación, justo antes de las elecciones. Tenemos que ser demócratas activos.

Tenemos ejemplos como: el de los pensionistas de toda España que luchan por la revalorización de las pensiones; la imparable ola feminista por la igualdad; el indispensable movimiento ecologista; la marea blanca por la sanidad pública; la marea verde contra los recortes en educación pública. Ejemplos más cercanos como: la lucha de la plataforma contra la traída de basuras de Guipúzcoa; la plataforma por el autobús de la vida y el laboratorio del hospital de Tudela. Y recientemente hemos vivido el ejemplo de lucha de los padres de Izan y de toda la gente que han conseguido movilizar. La presión social ha obligado al Gobierno de Navarra a pagar el medicamento. La gente preferimos gastar el dinero en mejorar la vida de un niño antes que en trenes bala, o antes que en complementos a ex altos cargos del Gobierno que llevan cobrando desde que en 2007 los introdujo UPN.

Estos ejemplos nos enseñan cuál es el único camino que da resultado, el empuje constante. Tenemos que empujar a nuestros políticos más fuerte que el capital, que los que quieren privatizar las empresas públicas rentables, que los que hacen negocios con medicamentos, que los que quieren apropiarse de nuestros recursos y servicios. No basta con votar cada cuatro años. Eso no es la democracia. La democracia debemos aplicarla cada día.

En Podemos tenemos claro que hay que poner los intereses de la gente por encima de los poderosos. Somos el único partido al que tienen miedo y al que atacan. Por algo será.

Es importante recordar que: "la historia la escribes tú".

¡Sí se puede!

El autor es miembro de Podemos Tudela y del Consejo de Coordinación de Podemos Navarra-Ahal Dugu