la carta del día

‘El monte Ezkaba en busca de su futuro’

10.02.2020 | 01:49

Con este título escribía en el DIARIO DE NOTICIAS el día 29 de noviembre de 2015, cuando recién iniciada la legislatura anterior, se daba la posibilidad de acometer un plan integral de uso y gestión del monte Ezkaba. Por fin, tras años de intentos desde mediados de los años ochenta, era el momento de acometer un plan de ordenación del llamado Monte de Iruña y su área metropolitana. Hasta ese momento, y en referencia al Fuerte de triste memoria que corona la cumbre, el ministerio de Defensa ofrecía la posibilidad de entregar este patrimonio histórico, si había un acuerdo de todos los ayuntamientos que rodean esta montaña. Incluso hubo un encuentro de representantes municipales con una delegación del ministerio con una visita guiada al interior del fuerte.

Como concejal de Medio Ambiente y Urbanismo del Ayuntamiento de Uharte, y como mendizale de toda la vida, hemos trabajado conjuntamente todos los ayuntamientos y concejos del entorno de esta montaña, desde Unzu y Ballarian hasta Uharte, con el símil del parque comarcal de los ríos Arga y Ultzama. Reuniones tras reuniones para los primeros proyectos con el apoyo de entidades como Imba, Anaitasuna, Sos-Ezkaba, etcétera, donde no podía faltar la Federación Navarra de Montaña que supera los 10.000 federados.

Han sido cuatro años de reuniones de trabajo hasta finalizar el proyecto definitivo con la ayuda de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona, en la redacción del PSIS (Plan Sectorial de Incidencia Supramunicipal), siendo entregado a los departamentos correspondientes del Gobierno de Navarra. Fue aprobado, se añadieron aportaciones necesarias, etcétera. Antes, en las distintas localidades comprometidas se realizaron reuniones participativas, la señalización del sendero GR 220 que rodea el perfil de las montañas que encierran la Cuenca de Pamplona/Iruñerria, en lo que atañe al conjunto del monte Ezkaba, la instalación de paneles informativos, papeleras en áreas de descanso, protección de algún paso comprometido, mantenimiento a cargo de los ayuntamientos...

Se cerraron algunos caminos en desuso para mayor protección de la vida natural en el llamado pulmón de la metrópoli de Iruña. Ya en 1998 un estudio del departamento de Medio Ambiente cifraba la visita anual de 62.500 visitantes, potencialidad que podría alcanzar en unos años a los 380.470 visitantes. Estos visitantes de todas las edades que buscan la naturaleza, la tranquilidad al paso de cada uno, sea pie o en bicicleta? Es cuando surge un plan de ampliación del campo de tiro de los cuarteles militares de Ainzoain. Si antes estas instalaciones son objeto de rechazo de los amantes de la paz y la naturaleza, hoy día, con este proyecto no puede haber mayor contrasentido con el devenir de un parque natural.

Poner puertas a la montaña, entrañable lugar de libertad y encuentro entre las personas y la naturaleza traerá problemas.

El autor es montañero de toda la vida