la carta del día

Toquero, ¿luces para ocultar las sombras?

20.11.2020 | 00:55

Varias sombras se proyectan sobre la andanza del señor Toquero como alcalde del Ayuntamiento de Tudela. Varias de ellas tienen que ver con la gestión de las arcas municipales, concretamente con la ejecución de unos gastos absolutamente prescindibles en la actual coyuntura económica, y podemos hablar tanto de excesos no pertinentes como de alguna apropiación indebida.

Entre los primeros, y coincidentes con el inicio de la pandemia, podríamos incluir la contratación de jefa de gabinete (cerca de 50.000 euros anuales), el puesto de gerencia de Tudela Cultura-Castel Ruiz y el incremento en 7.000 euros en el puesto de la secretaria de la alcaldía. En el epígrafe de apropiación indebida están las dietas percibidas por parte del señor Toquero por asistir como representante de Tudela a reuniones de dos organismos, la Federación Navarra de Municipios y Concejos y la Ciudad Agroalimentaria de Tudela, por un valor de 691 euros.

Pero la cosa no acaba ahí. Con gran perplejidad conocimos hace unos días la cuantía que el Ayuntamiento de Navarra Suma va a gastar en el alumbrado navideño. Los pasados 23 y 27 de octubre DIARIO DE NOTICIAS publicaba detalles sobre este derroche: este año el gasto de dicho alumbrado será un 225% más elevado que el pasado. Se van a sobrepasar los 26.200 euros frente a los 8.000 de los dos últimos años con el siguiente desglose: 17.242 euros en alquiler de material a una empresa de Jaén, 7.962 en la compra de nuevos elementos y 1.000 euros de nada€ en pagar a un ¡asesor de iluminación navideña!

Se trata de un gasto que, junto con otros, este año se podía haber eliminado y en su lugar haber implementado otras acciones como, por ejemplo, la elaboración de unos presupuestos restaurativos. Sin embargo, lejos de ello, este Ayuntamiento ha decidido tirar la casa por la ventana con el objetivo, según dicen, de "potenciar la actividad económica de la ciudad".

Esta brillante y luminosa idea parece una forma un tanto cara e indirecta de influir positivamente en el comercio local. Quizá esa cuantía y otras de las mencionadas se podrían haber invertido en ayudas directas para fomentar las compras entre la ciudadanía mediante bonos, como ya se ha puesto en práctica con éxito en otras ciudades, en la condonación de tasas municipales o en programar actividades culturales que animen la calle, alegren a la ciudadanía y, por ende, fomenten las compras. Y creemos, sin ninguna duda, que también deberíamos estar inmersos en una perspectiva de consumo responsable. Sin embargo, este Ayuntamiento parece vivir de espaldas a la sostenibilidad.

Lo dicho. ¿Pretenderán las luces navideñas ocultar todas las sombras?

La autora es miembro de Geroa Bai Tudela / Tuterako Geroa Bai