Iba yo el otro día corriendo por el campus de la universidad privada cuando me crucé con un niño (unos 12 años), corriendo, seguido por un señor (supongo su padre), en bicicleta dándole órdenes (ahora 20'...).

No es la primera vez que veo algo de este estilo, padre indicándole cómo golpear al balón una, dos, tres veces, o subir una cuesta repetidas veces sin control de velocidad, recuperación, etcétera.

Ante estos hechos, tras más de 50 años en el mundo del atletismo, me permitirán que comparta con ustedes algunas reflexiones y consejos.

El niño, a esas edades, lo que necesita fundamentalmente es divertirse, sobre todo si queremos que tenga continuidad en la práctica deportiva. Por eso necesita realizar la actividad en grupo, necesita tener allí amigos con los que jugar y crear lazos que vayan más allá del propio entrenamiento.

Sus preparadores serán quienes mejor puedan valorar sus capacidades y aplicar las cargas de trabajo a su edad y nivel de desarrollo físico.

No pasa nada porque un niño quiera cambiar de deporte. Él mismo va a ir viendo qué es lo que mejor se le da, sus habilidades, sus carencias, si está a gusto en el grupo, con el entrenador. Todo ello hará que tome la decisión de seguir o de cambiar de actividad, pero debe de ser él el que lo haga.

No dudo que pueda haber padres con conocimientos para entrenar, pero hasta a ellos les aconsejaría que no lo hiciesen con sus hijos, cualquier indicación de su entrenador va a ser mucho mejor atendida que las de sus padres.

Padres, no vayan a los entrenamientos de sus hijos. Su presencia les condiciona y les presiona desfavorablemente. Déjenles ese espacio de libertad donde sean ellos mismos y a través del juego se expresen y se encuentren a sí mismos.

En las competiciones, no les den indicaciones, para eso está su entrenador, y tras las mismas dejen que sean ellos los que hablen, que expresen sus sensaciones y, entonces sí, denles también su opinión y apoyo.

Por suerte existen numerosas escuelas deportivas, con técnicos con la formación adecuada, en los diferentes barrios, donde podéis acudir.