Editorial DE DIARIO DE NOTICIAS

La sociología de la desigualdad

Las cifras de víctimas de violencia de género y violencia doméstica exigen profundizar las medidas directas contra ambas, pero también acompañarlas de otras que logren deshacer la interiorización del machismo

09.02.2020 | 12:05

Las cifras de víctimas de violencia de género y violencia doméstica exigen profundizar las medidas directas contra ambas, pero también acompañarlas de otras que logren deshacer la interiorización del machismo.

las cifras de la Estadística de Violencia Doméstica y Violencia de Género del Instituto Nacional de Estadística son dramáticamente claras. 27.087 mujeres en 2014, 27.624 en 2015, 28.281 en 2016, 29.008 en 2017 y 31.286 el pasado año; el número de víctimas registradas no para de crecer. Y no sirve aludir únicamente al mayor número de denuncias -que sí se produce- consecuencia de la concienciación social contra la doble lacra, de género y doméstica, que victimiza a las mujeres (35.882 frente a 2.792 hombres, 34.946 agresores frente a 1.397 agresoras). O no solamente. Porque la estadística también puede ser escalofriante y revelar que el terror de género no solo no se reduce entre los jóvenes sino que atraviesa generaciones: es en el tramo de edad de los 18 a los 29 años, en el que en principio debería existir un mayor grado de educación en igualdad, donde más crece. Y tampoco sirve, en el caso de la sociedad navarra, escudarse en que la Comunidad Foral registra un aumento de la violencia machista 3,2 puntos inferior a la media estatal (4,7%, por 7,9%), con la referencia de los 295 casos en 2017 y los 309 en 2018, siempre de acuerdo al INE. La aplicación y desarrollo de todas las posibilidades que presenta la legislación -incluida la supresión del delito de abuso para que prevalezca el de agresión sin valorar la intimidación subjetiva de la víctima-, se antoja algo más que exigible frente a una tragedia que solo en los últimos quince años ha superado con creces el número de víctimas mortales que se atribuye al terrorismo. De hecho, hasta 1.017 mujeres han muerto por la violencia machista desde 2003 (veintidós en los primeros cinco meses de este año) según las cifras oficiales, que siempre se quedan cortas. La superación de la sociología de la desigualdad, reflejada en el inverosímil porcentaje del 76% de la población del Estado que cree que ésta no existe cuando el 51% de la misma son mujeres, precisa no únicamente de medidas preventivas directas de las violencias de género y doméstica -que también siguen siendo imprescindibles-, sino de otro tipo de iniciativas más audaces frente a esa interiorización del machismo que continúa generalizada y en ambos géneros además , con nefastas, dramáticas e insoportables consecuencias. Y mientras, el PP y Ciudadanos haciendo el caldo gordo a Vox y su negacionismo misógino para conservar o acceder al poder aun a costa de blanquearlo.