Mesa de Redacción

Reventón de Navarra Suma

31.01.2020 | 06:16

la transferencia de Tráfico ha acabado por atropellar a UPN. Cual conductor suicida, se empecinó ayer en defender contra el sentido común -y su desempeño pasado en el Gobierno foral- el imposible categórico de que Navarra pueda ejercer una competencia exclusiva compartiéndola con la Guardia Civil. Y en ese viaje inexplicable, dado que la Benemérita continuará con el resto de sus funciones intactas, terminó colisionando de frente con los socios de Navarra Suma. Pues PP y Ciudadanos evidenciaron en el Parlamento que prefieren que todo siga igual, sin que se restituya a Navarra la competencia expropiada por el franquismo y con el Estado ingresando las multas incoadas en territorio foral. Lo que se dice un manifiesto contrafuero que confirma la deriva de UPN tras subsumirse a iniciativa propia en el artefacto electoral de Navarra Suma, que ayer reventó por la impronta centralista del 66% de los partícipes de la coalición. Lejos por segunda legislatura consecutiva de los resortes de poder autonómico y sin ninguna capacidad de llegar a acuerdos transversales que le aproximen al Ejecutivo, la desnaturalización de UPN alcanza tal calibre que ya ni siquiera puede presentarse como la sigla adalid del autogobierno que fue en origen. Lo que queda del regionalismo auténtico se diluye a toda velocidad.