Ciclo 0-3, prioritario y dotado de presupuesto

22.01.2020 | 06:16

señor Gimeno, consejero de Educación del Gobierno de Navarra, en el pleno realizado el día 9 de enero a la interpelación realizada por el grupo parlamentario EH Bildu ha dicho "han dejado muchas cosas sin hacer" y tienes toda la razón.

Comenzaré diciendo que la honradez es un valor muy importante en política como en la vida. Por eso, no tenemos que olvidarnos de que en el año 2000 ustedes, PSN, junto con UPN, pactasteis y establecisteis los cimientos de una gestión muy perversa construyendo escuelas infantiles sin análisis demográficos ni objetivos educativos. Ofrecisteis unos caramelos envenenados a los ayuntamientos construyendo escuelas y luego dejando la gestión al buen hacer del ayuntamiento. De aquí que el personal de las escuelas infantiles dependa de distintas administraciones, distintos derechos laborales y distintos salarios, siendo todas escuelas públicas.

A Jorge Aguirre (PSN) decirle que es muy fácil no traicionar su programa electoral cuando los objetivos son tan abstractos: gratuidad y universalidad del ciclo, sin plantear unos objetivos concretos o una calendarización basada en un análisis económico de la gratuidad del mismo para poder establecer el calendario y el incremento presupuestario anual. Una vez más, las mejoras propuestas, aunque siempre son bienvenidas, no dejan de ser parches sin una estrategia a largo plazo.

En el pleno, para tratar el tema del traspaso de las siete escuelas de Derechos Sociales, se han subrayado los impedimentos y no la oportunidad que brinda; este primer paso posibilita el inicio del camino a la homogeneización. Lo verdaderamente importante es que las escuelas y su personal dependan de Educación. Para su verdadero avance con el objetivo de tratar esta etapa educativa de manera integral.

Me preocupa mucho que ningún grupo parlamentario rechace las ratios insoportables y peligrosas en las que convivimos en las escuelas los niños y las niñas y las profesionales.

Señora Solana (Geroa Bai), has criticado que se obvie el trabajo realizado la legislatura anterior: modelo de gestión de consorcio, el análisis económico realizado y el borrador de decreto elaborado. Quizá sea porque estos documentos, que no olvidemos se han realizado con recursos públicos, no han visto la luz y porque después de comprometeros a ofrecérnoslos, llevemos meses esperando a recibirlos por vuestros representantes.

Pablo González (Navarra Suma) preocupado, ahora sí, por el decrecimiento de matrículas en las escuelas, no por el contrario cuando las construía sin organización ni planificación, tal vez sí con otros intereses, no se ha debido parar a reflexionar sobre un ejemplo muy clarificador; el segundo ciclo de Educación Infantil, la etapa de 3 a 6 años, no siendo obligatoria pero sí gratuita tiene escolarizado a casi el 100% de las familias en Navarra. Es decir, no ponéis en cuestión el agravio comparativo entre el primer ciclo y el segundo de educación infantil, sino que hacéis análisis simplistas a partir de unas realidades ya de por sí muy marcadas por unos criterios concretos.

Ainhoa Aznárez (Podemos), una cosa es impulsar políticas valientes para poder posibilitar vivir la maternidad y la parentalidad de una manera más respetuosa y otra es el derecho de todo niño y niña a una educación pública y de calidad desde el nacimiento.

Marisa de Simón (I-E) ha reclamado objetivos claros y acciones concretas, algo que en mi opinión es necesario. Por ello esperemos, ahora sí, pasar a la acción y exigir haciendo propuestas concretas hacia la integración del ciclo en educación de manera prioritaria.

Bakartxo Ruiz (EH Bildu) ha reconocido los pocos pasos realizados la legislatura anterior, pero ahora este trasvase en su agenda parece que es prioritario por lo que veo positivo. Positivo siempre y cuando se tenga un plan a largo plazo y una visión global del ciclo. La interpelación en el pleno ha obligado a cada partido a mirar de frente la realidad del ciclo para poder argumentar sus posiciones.

La inversión en este ciclo educativo es preventiva para la sociedad del futuro, es la etapa más importante de la vida del ser humano, neurocientíficamente demostrado y socialmente aceptado. Proporciona una salud mental más equilibrada, desarrolla aspectos tanto el ámbito afectivo como en el cognitivo y previene el fracaso escolar, entre muchas otras razones.

Una buena gestión del 0-3 proporciona calidad educativa, criterios pedagógicos unificados, consensuados por profesionales y coherentes con las políticas de igualdad además de feministas porque ofrece modelos dignos para ayudar a que el índice de natalidad aumente.

Desde la Plataforma 0-3 años de Navarra exigimos que se tengan en cuenta las recomendaciones de la Red Europea de la Atención a la infancia. Uno de los objetivos de calidad de los servicios a la infancia es, sin ir más lejos, tener la mitad de la ratio en cada nivel para poder respetar las características propias de la edad y para poder poner la atención en las individualidades que conviven conjuntamente en las aulas.

Para ser un Gobierno honrado es imprescindible utilizar el dinero público para financiar los servicios públicos de forma prioritaria, poniendo en un segundo lugar la financiación de otros servicios como los centros concertados, el pago de la deuda ilegítima de Navarra, la versión más costosa del mal llamado tren de "altas prestaciones" o las macro construcciones que antaño dejaron las arcas de nuestra comunidad en un estado de precariedad evidente...

Hoy se ha visto la voluntad de todos los partidos por mejorar las condiciones de este ciclo, ahora tenemos que ver qué prioridades tiene cada uno a la hora de dotarlo de recursos. Seguiremos socializando el maltrato sistemático que sufre este ciclo en la calle.

¡Bajada de ratio y subida de sueldo!

La autora es trabajadora del sindicato STEILAS y miembro de la Plataforma 0-3 de Navarra