Día Mundial de la Salud Mental Materna

04.05.2022 | 00:41

El primer Día Mundial de la Salud Mental Materna se lanzó en el año 2016 y se conmemora cada año el primer miércoles de mayo, que este año se celebra el 4 de mayo. El objetivo de esta iniciativa es sensibilizar a la población y aumentar la visibilidad acerca de las posibles dificultades en materia de salud mental que pueden darse durante el embarazo, el parto y el postparto.

Los datos indican que una de cada cinco madres llegará a desarrollar algún trastorno mental a lo largo de su periodo gestacional y perinatal, con las repercusiones que esto puede tener a nivel de salud física y mental, pudiendo generar dificultades en los cuidados y en el desarrollo del vínculo.

Porque ya durante el embarazo y en los primeros meses de vida del bebé se establece una relación cálida, íntima y continua entre la madre o cuidador principal y éste. La estabilidad y seguridad de esta relación influirá en gran medida en el desarrollo de los vínculos posteriores del niño/niña y en su salud física y mental a lo largo de su infancia y vida adulta.

Los altos y sostenidos niveles de estrés, la ansiedad y la depresión durante el embarazo pueden afectar tanto a la madre como al bebé. Se ha documentado que el aumento en los niveles de cortisol materno afectaría el óptimo neurodesarrollo fetal (Hernández-Martínez et al., 2008). Así mismo, esto también puede dificultar las interacciones madre-bebé, afectando la calidad del vínculo y la capacidad de la madre para responder adecuadamente a las necesidades de su bebé.

Una adecuada atención a la salud mental perinatal puede promover el desarrollo de un embarazo y postparto sano, a la vez que puede actuar como protector de la salud y desarrollo del bebé.

Por este motivo, queremos reivindicar la importancia de la promoción, la prevención y la atención psicológica especializada en el área de la salud mental perinatal, al considerarlo fundamental para el bienestar de la sociedad:

1. En cuanto a promoción de la salud, incorporar programas de fomento del vínculo madre-bebé, y prestar apoyo continuado en los procesos de gestación, en la maternidad/paternidad son fundamentales para favorecer las condiciones adecuadas de crianza desde el primer momento de la gestación y tras el nacimiento.

2. Respecto a la prevención, la preparación al parto debería incluir información sobre aspectos psicológicos, además de los físicos, lo que permitiría abordar individual y grupalmente las implicaciones emocionales, así como detectar los indicadores de sufrimiento psíquico.

3. En la intervención con madres con problemas de salud mental, se hace necesaria la creación de recursos especializados de atención a la salud mental materno-infantil, donde las madres con algún tipo de patología puedan, en un entorno protegido, permanecer en contacto con sus bebés favoreciendo el vínculo y la recuperación materna.

4. La atención a la salud mental materna es prioritaria y requiere profesionales especializados que puedan detectar problemas de manera precoz y realizar intervenciones interdisciplinares y con un adecuado enfoque transcultural.

5. Estos profesionales necesitan nutrirse de un cuerpo de investigaciones científicas con perspectiva de género en el que se disponga de datos realistas sobre procesos de salud que afectan a las mujeres, y especialmente a las madres. Unido a esto, se debería incluir en el contenido curricular de los estudios universitarios conocimientos especializados en salud mental perinatal, proporcionando una formación adecuada a los profesionales que atenderán a madres, bebés y sus familias.

A modo de reflexión final, el cuidado de la salud mental materna debe ser una responsabilidad compartida. Como sociedad hemos de ser capaces de favorecer entornos cercanos que puedan sostener a las madres y sus bebés, ya que es fundamental contar con apoyos sociales y profesionales en esta etapa, especialmente en situaciones de vulnerabilidad.

Uniéndonos a este trabajo en red, los/las profesionales de la Psicología podemos aportar conocimiento, experiencia y sensibilidad en esta etapa vital tan importante para las madres. La salud física y mental de las mujeres importa. La maternidad y el vínculo con el bebé deben ser cuidados.

Como dijo J. Bowlby: "Si como sociedad valoramos a nuestros hijos/as, debemos cuidar a las madres".

Grupo de Psicología Perinatal del Colegio Oficial de Psicología de Navarra

noticias de noticiasdenavarra