Osasuna va a remolque

Análisis / Los rojillos han ido por detrás en el marcador en 18 de sus 26 partidos de liga y en 16 de ellos han comenzado perdiendo, adversidad que otorga más valor a los 31 puntos que suma

03.03.2020 | 00:54
Gesto de desolación de Darko y Rubén Martínez tras el tercer gol del Sevilla.

Pamplona – A Osasuna le ocurrió el pasado domingo en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán de Sevilla lo que ha padecido en la gran mayoría de los partidos de Liga que ha disputado en la temporada de su reingreso en la Primera División: que comenzó perdiendo, lo que supone una ventaja más que considerable para el rival y una adversidad de la que luego resulta complicado reponerse, más aún en la máxima categoría del fútbol estatal. Y la mejor prueba de esto último es que los rojillos, en su duelo a domicilio contra el tercer clasificado disputado el pasado fin de semana, tuvieron que realizar un descomunal esfuerzo para nivelar un 2-0 adverso –lo hicieron con un jugador menos, por la expulsión de Sergio Herrera– y al final se marcharon de Nervión sin botín alguno por culpa de un postrero gol del cuadro hispalense.

La estadística revela que el conjunto navarro ha comenzado con desventaja en el marcador 16 de los 26 choques ligueros en los que ha comparecido y son un total de 18 los encuentros de la competición de la regularidad en los que ha ido a remolque en el electrónico. Se trata de cifras preocupantes y que torpedean seriamente el objetivo que persiguen los rojillos, el de la permanencia, aunque una lectura positiva de los datos ofrece como resultado que esta circunstancia otorga un mayor mérito y un valor añadido a los 31 puntos que ha sumado hasta la fecha el equipo de Jagoba Arrasate en su camino hacia la salvación.

Falta de concentración A Osasuna le ha salvado en ocasiones su enorme capacidad de reacción, como la que demostró el pasado domingo en Sevilla –pese a que no le valió para puntuar– y la que le permitió remontar un par de partidos en El Sadar –ante Villarreal (del 0-1 al 2-1) y Valencia (del 0-1 al 3-1)– y otro lejos de Pamplona –en el RCDE Stadium contra el Espanyol (del 1-0 al 2-4)–, pero lo cierto es que ha mostrado una preocupante falta de concentración en el inicio de sus encuentros.

Hasta en siete compromisos ha encajado un gol Osasuna antes de cumplirse el primer cuarto de hora, algo que además se ha repetido en sus dos últimos partidos. Ante el Granada, el equipo navarro ya perdía 0-1 en el minuto 3 un choque que terminó con victoria del conjunto nazarí (0-3), mientras que una semana después En-Nesyri adelantó al Sevilla en el minuto 13 de un encuentro que finalizó con triunfo de los locales (3-2).

Algo similar a lo que le ocurrió el domingo en Sevilla le sucedió a Osasuna contra la Real Sociedad en El Sadar, en un encuentro en el que el cuadro donostiarra goleó en la primera parte (0-3, con tantos en los minutos 15, 18 y 28) y en el que los rojillos estuvieron cerca de rescatar un punto (3-4) pese a quedarse con un futbolista menos en el minuto 70 por la expulsión de Roncaglia. En cambio, los otro cuatro choques en los que el conjunto navarro encajó antes de cumplirse el primer cuarto de hora terminaron con victoria rojilla (ante Villarreal y Valencia en El Sadar) o en empate (en el campo del Levante y contra el Sevilla en Pamplona).

Solo 9 derrotas Pese a que Osasuna ha ido por detrás en el marcador en 18 de los 26 partidos de Liga que ha disputado, lo cierto es que el conjunto navarro solo ha encajado 9 derrotas en lo que va de campeonato, otro aspecto que demuestra la fe de un equipo que ha sabido remar a contracorriente, como ya lo hizo la temporada pasada. Sin embargo, el salto de categoría ha obligado a las huestes de Jagoba Arrasate a redoblar esfuerzos para sumar puntos en la adversidad y la recompensa se ha visto reducida por la creciente entidad de sus nuevos rivales. Y es que Osasuna se codea de nuevo desde el pasado verano con la elite del fútbol estatal e incluso europeo, en una competición, la Liga, donde no existe espacio para la relajación ni la desconcentración.

1,4 goles por partido. A Osasuna le han metido 38 goles en 26 partidos de Liga, lo que arroja una media de 1,4 goles por encuentro, cifra que se eleva a los 2 tantos por duelo si se eliminan de la estadística los 7 choques en los que los rojillos han conseguido dejar su portería a cero. Solo Espanyol (45), Mallorca (43), Betis (42) y Levante (39) han encajado más.