La contracrónica

La vuelta que ha dado Osasuna

16.07.2020 | 23:58
Los jugadores de Osasuna celebran la victoria

Decía Torres al acabar el partido que "las vueltas que da la vida". Se refería a la última visita de Osasuna al Camp Nou y la diferencia con la actual. Lo único que fue igual fue su gol.

En el tono del de Arre había cierto tono reconfortante. Y es que todos los rojillos recuerdan lo que pasó en la última visita al campo del Barcelona y, sobre todo, cómo pasó. Ese penalti de Mascherano está guardado en el imaginario rojillo como una falta de respeto tremenda hacia un club que en esos momentos certificaba su descenso con una goleada. De aquel equipo solo quedan Oier, Mérida y...Torres. El karma.

Pero dejando eso a un lado, aunque la frase sea un tópico, no puede venir mejor para explicar el cambio rojillo desde la llegada de Arrasate. Osasuna va a acabar décimo la temporada siempre que gane a un descendido Mallorca en casa para cerrar una temporada casi sin calificativos.

Osasuna salió al Camp Nou con las ideas claras. Como casi todo el año. Y con el equipo a muerte con ellas. No es tontería, ni fácil de conseguir esto último. El mérito de Jagoba es tan alto como el de la temporada del equipo. Marcó Arnaiz, otra vez, y certificó que tras el parón los tres fichajes de invierno han dado varios pasos adelante (seis goles entre los tres).

Empató Messi en la cuarta falta que Sánchez Martínez le regaló al borde del área. ¡Hasta al gafe con este colegiado le ha dado la vuelta Jagoba (primera victoria en siete partidos)! Y eso que pudo aún más de su parte el trencilla expulsando a Gallego a los siete minutos de entrar. El codazo es claro y la única duda es que, claramente, no lo hace aposta, pero eso no fue atenuante.

Y con diez llegó Estupiñán una vez a la línea de fondo y puso un centro muy peligroso. Pero el Barcelona, que no ha conseguido ganar a Osasuna esta temporada, se creyó que los rojillos no iban a hacer más. El árbitro añadió siete minutos. "Hasta que marque el Barcelona", pensó alguno. ¡Pues no!, fue al revés. Barja pilló una contra por la izquierda y puso un centro exquisito para que Torres rematase el partido, la Liga y lo que fuese.